miércoles, 12 de diciembre de 2007

Nos lo cobrarán con sangre. Y ¿quién de nosotros piensa pagarles?

Siempre habrá alguien que lo dijo antes que uno y mejor que uno.
En vísperas (o en pleno comienzo) de la nueva arremetida mediática (mediática, por ahora) de Estados Unidos y sus sirvientes contra el Gobierno de Venezuela, recordé el texto que copio abajo: el extracto de un escrito de Santiago Alba Rico, titulado La pedagogía del millón de muertos. Se trata del prólogo al libro Comprender Venezuela, pensar la democracia. El colapso moral de los intelectuales occidentales, de Carlos Fernández Liria y Luis Alegre Zahonero. Muy esclarecedor.

Lo tomé del portal Rebelión. Este es el enlace:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=37475

_______________________

(...)
Lo que llamamos “transición democrática” en España es en realidad el paradójico y obsceno proceso en virtud del cual, tras un golpe de Estado fascista, una guerra civil que restó brutalmente un millón de vivos y una dictadura de cuarenta años –con sus cadáveres enterrados en las cunetas, sus desaparecidos, sus represaliados, sus miles de exiliados y torturados- los vencedores condescendieron por fin a perdonar a los vencidos, los verdugos se avinieron a ser generosos con sus víctimas. Por contraste con otras latitudes, donde las víctimas son obligadas a perdonar a los verdugos, el caso de España es particularmente ejemplar y quizás por eso se propone una y otra vez como artículo de exportación: los españoles aceptamos mansa y alborozadamente el perdón de Franco y su sucesores y, a cambio, se nos permitió tener la vida nocturna más alocada de Europa, hacer el cine más irreverente y comprar el mayor número de automóviles. No digo esto contra mí mismo y mis compatriotas –o no sólo- sino para iluminar la violencia terrible que los pueblos de España soportaron durante cuarenta años, una cifra que tiene algo al mismo tiempo simbólico y reglamentario. Durante cuarenta años vagaron los judíos por el desierto tras su salida de Egipto y el gran historiador árabe Ibn Jaldún, muerto a principios del siglo XV, atribuía esta concreta duración a una estrategia de Dios, el cual habría querido eliminar de esta forma la generación más vieja a fin de que en la tierra nueva entrase también un pueblo enteramente nuevo, liberado del recuerdo de la esclavitud. En España, de la misma manera pero al contrario, fueron necesarios cuarenta años de dictadura para que los sucesores de Franco gobernasen un pueblo enteramente nuevo que había olvidado –o aprendido a temer- la libertad. Hubo que matar a los viejitos de Teruel que acarreaban sus latas de aceite y enterrar a sus hijos valientes en las cunetas de los caminos y expulsar, encarcelar y aterrorizar a sus nietos para que finalmente, tras hacer de España un desierto, los sucesores de Franco pudiesen permitirse convocar elecciones, a sabiendas de que los españoles habían aprendido ya a votar correctamente; y legalizar incluso al Partido Comunista, con la certeza de que la pluralidad de partidos no iba a poner en peligro la soberanía natural del capitalismo y la gestión del imperialismo estadounidense.

Porque lo que no se explica en nuestras escuelas es que la “transición democrática” comenzó en España el 18 de julio de 1936, cinco meses después de la victoria electoral del Frente Popular, y que la guerra civil española no fue, como se dice, un “ensayo de la Segunda Guerra Mundial” sino más bien un episodio más, dificultado por la resistencia democrática de los pueblos, en la colosal e inescrupulosa obra ortopédica del capitalismo, en su minuciosa, versátil y finalmente sangrienta iniciativa pedagógica destinada a enseñar a votar juiciosamente; es decir, destinada a ajustar la voluntad de los ciudadanos a la reproducción automática de los grandes intereses económicos. Es comprensible, y desgraciadamente inevitable, que en un mundo en el que la Democracia invade países, bombardea ciudades y construye campos de concentración, el sistema mismo de elecciones nos parezca solamente una trampa concebida y fabricada por los poderosos. Pero olvidamos que el derecho al voto, extendido muy recientemente a las mujeres, fue una conquista popular duramente arrancada a los gobernantes; y que la democracia, incluso en su modelo representativo y sufragista, fue ganada en una lucha a muerte con un altísimo coste en vidas humanas; y que el capitalismo, como demuestra el helenista italiano Luciano Canfora, se limita a manejarla mediante una estrategia pedagógica que no excluye ningún método, según las circunstancias y los países: manipulación legal, propaganda, soborno y, llegado el caso, fascismo. Si de algo fue un “ensayo” la guerra civil española fue de las intervenciones estadounidenses en Latinoamérica a lo largo de la segunda mitad del siglo XX, según un principio que ya he enunciado en otras ocasiones: cada treinta años se mata a casi todo el mundo y después se deja votar a los supervivientes. Cien años de levantamientos y revoluciones en Francia acabaron en 1871 con el establecimiento de una república democrática: los 30.000 fusilados de la Comuna de París constituyen el modelo “democratizador” que sesenta años más tarde dará al traste con la República española y que todavía hoy se sigue aplicando en muchas regiones del globo.

La “guerra civil” española, pues, no fue sino una manifestación más de esa “pedagogía del voto” capitalista que la recurrencia estadística ha acabado por asociar a América Latina. No está de más, por tanto, recordar algunos datos de todos conocidos.

En Argentina, entre 1976 y 1983, la dictadura militar produce 30,000 muertos y desaparecidos, como consecuencia del principio establecido en 1977 por el general de brigada Manuel Saint Jean, gobernador de Buenos Aires: “Primero vamos a matar a todos los subversivos, después a sus colaboradores; después a los simpatizantes; después a los indiferentes, y por último, a los tímidos”.

En Chile, entre 1973 y 1988, Pinochet hace desaparecer al menos a 3197 personas y tortura a más de 35.000. Los propósitos “pedagógicos” del dictador, y los límites de la democracia restaurada por él mismo, fueron explícitamente expresados en una famosa declaración en vísperas de las elecciones de 1989: “Estoy dispuesto a aceptar el resultado de las elecciones, con tal de que no gane ninguna opción de izquierdas”.

En El Salvador, entre 1980 y 1991, la guerra civil ocasiona 75.000 muertos y desaparecidos.

Al régimen del general Strossner, que zapateó Paraguay entre 1954 y 1989, se le imputan alrededor de 11 mil desaparecidos y asesinados, además de centenares de presos políticos y exilios forzados.

Según el informe de la Comisión por la Verdad y la Reconciliación, entre 1980 y el año 2000 el balance en Perú es de 70.000 muertos y 4.000 desaparecidos. El general Luis Cisneros Vizquerra, presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas declara en octubre de 1983: "Para que las Fuerzas policiales puedan tener éxito, tienen que comenzar a matar senderistas y no senderistas. Matan a 60 personas y a lo mejor entre ellos hay tres senderistas. Esta es la única forma de ganar a la subversión".

En Guatemala, entre 1960 y 1996 se registran 50.000 desaparecidos y 200.000 muertos, según la comisión de Esclarecimiento Histórico de 1999, que atribuye el 93% de las víctimas a los militares.

En Uruguay, entre Junio de 1973 a Febrero de 1985, uno de cada cinco ciudadanos pasó por las cárcel; uno de cada diez fue torturado; una quinta parte de la poblacion (unas 600.000 personas) se vio obligada a emigrar, cientos desaparecieron; otros sencillamente fueron asesinados.

En Haití, bajo la dinastía de los Duvalier entre 1957 y 1986, son asesinadas más de 200.000 personas, a las que hay que añadir las miles de víctimas del golpe de Estado de Raoul Cedras contra Aristide y las que se han producido en los dos últimos años tras el nuevo derrocamiento violento del presidente electo y antes de la victoria electoral de René Preval.

En Nicaragua, la dictadura de los Somoza produce al menos 50.000 muertos, a los que hay que sumar otras 38.000 víctimas mortales como consecuencia de la guerra de baja intensidad sostenida en la década de los 80, con el apoyo y financiamiento estadounidense, contra el gobierno democrático sandinista.

El caso de Colombia adquiere dimensiones casi dantescas. La magnitud del exterminio es tal que no hay cifras totales, ni siquiera aproximadas, para los últimos 40 años de “pedagogía del voto” capitalista. A partir de los años 80 se calcula en torno a los 20.000 muertos todos los años, 4.000 de ellos relacionados con la violencia política (lo que, extrapolando abusivamente los datos, daría un cómputo global de unos 200.000 muertos desde 1965). Sólo en los últimos años, las Asociaciones de Familiares Desaparecidos han denunciado 7.000 desapariciones; el número de desplazados internos en los últimos 20 años es de 3.500.000. Colombia registra el único caso conocido de un verdadero y sistemático “genocidio” político ejecutado contra una fuerza legal, la Unión Patriótica, 5.000 de cuyos miembros –diputados, senadores, afiliados- fueron asesinados en 10 años, haciendo ciertas las declaraciones de un miembro del ELN, según el cual en Colombia “es mucho más peligroso hacer política que luchar en la guerrilla”.

A los muertos de la “pedagogía del voto” capitalista en los países mencionados, habría que añadir las miles de víctimas en la República Dominicana, Honduras, Brasil, México, Bolivia o la propia Venezuela, ortopédicamente dirigida durante décadas por las dos tenazas del cangrejo adeco-copeyano y cuyo último episodio sangriento fue el llamado “caracazo” de 1989 con sus entre 400 y 2000 civiles asesinados, según las fuentes.

La “pedagogía del voto” capitalista, con sus millones de muertos, ha pretendido que los latinoamericanos supervivientes acudiesen a las urnas, cuando eso se les ha permitido, bajo la amenaza oligárquica de esta alternativa terrible: el voto o la vida. Pero precisamente Venezuela ha demostrado que se puede votar libremente y, del mismo modo que el miedo es contagioso, también lo es la audacia. Los latinoamericanos, a pesar de los muertos, los torturados y los desaparecidos, a pesar del desierto inducido en el que sólo crecen el olvido y el terror, ha perdido el miedo a votar incorrectamente. Es decir, democráticamente. La nueva democracia latinoamericana, como nos lo recuerdan las jornadas de abril del 2002 en Venezuela, expone a un peligro adicional a sus pueblos: cuanto más incorrectamente voten más recurrirán los EEUU (y sus aliados europeos) a “pedagogías” clásicas y extremas. Cuanto más aislados estén sus pueblos, más tentados se sentirán los EEUU (y sus aliados europeos) de recurrir a la violencia “educativa”. Por eso la defensa de Venezuela debe ser epidémica; es decir, bolivariana; es decir, depende del contagio irresistible de la audacia –que ya se anuncia- al mayor número de países, de manera que, como quería Bolívar, una vasta confederación latinoamericana sea capaz, mediante ALBAS o auroras, de disuadir de momento (a la espera del despertar de su propio pueblo) al imperialismo estadounidense y a las fuerzas que lo apoyan.

Pero la “pedagogía del voto” capitalista, con sus horribles cifras de cadáveres, debe ser evocada también a favor de Cuba, obstinada anomalía que se sustrajo al siniestro balance de “la educación para el capitalismo”. El pueblo de Cuba se autodeterminó mediante una revolución armada y desde entonces se ha defendido sola, con las dificultades y deformaciones que de un milagro semejante se derivan. En comparación con lo que ha sido la situación del resto de Latinoamérica, podemos no tener en cuenta, si despreciamos la humanidad, las vidas que ha salvado la revolución gracias a su medicina pública, la eliminación de la desnutrición o la desaparición de la marginalidad y la violencia mafiosa –por citar apenas tres factores de letal eficacia en todo el mundo. De hecho, estos logros inapreciables son habitualmente silenciados o menospreciados, desde los medios de comunicación, por los que consideran que el riesgo (para los otros) es inseparable de la (propia) libertad; y que más vale que se mueran de hambre (o de gripe o baleados) los demás a morir uno mismo de aburrimiento.

Pero lo que no se puede de ninguna manera menospreciar, y sin embargo nunca lo mencionamos, ni siquiera desde la izquierda, es que la revolución cubana, durante más de cuarenta años, ha mantenido al pueblo cubano protegido de la “pedagogía del voto” capitalista que ha devastado, con la regularidad de una marea y la precisión de un esquema, uno por uno y todos a la vez, todos los países de América Latina. Si nos atenemos a los datos citados y hacemos una media ajustada hacia abajo, podemos concluir muy prudentemente que, cuarenta años después, la revolución cubana ha salvado por lo menos a 30.000 personas de morir brutalmente asesinadas. En este mismo período, digámoslo así, en Cuba no sólo se ha vivido mejor que en el resto de Latinoamérica sino que han vivido muchas más personas, todos esos miles de ciudadanos que habrían sido torturados y asesinados por ejércitos, paramilitares, escuadrones de la muerte, dictadores y demócratas afascistados a fin de que los supervivientes votasen al candidato de los EEUU en las intermitencias electorales. Cuba se ha ahorrado 30.000 muertos y sólo por esto valdría la pena apoyarse en su revolución y seguir su ejemplo; y porque este incalculable ahorro de violencia y de cadáveres, después de cuarenta años, ha constituido para los cubanos una verdadera pedagogía cotidiana que, después de cuarenta años y con un resultado exactamente contrario al de España, ha fecundado un pueblo nuevo liberado de la esclavitud mental y material.

Por eso Cuba es, al mismo tiempo, fuerte e ingenua; por eso Cuba no ha cedido y difícilmente cederá. Fidel Castro advertía recientemente sobre los peligros de un fracaso endógeno de la revolución; pero entre la reversibilidad desde dentro de la revolución cubana y la irreversibilidad desde dentro del capitalismo español, la diferencia sigue siendo enorme y es la diferencia de dos pedagogías y dos pueblos diferentes, productos respectivamente de una victoria y una derrota: la victoria de la Cuba socialista, con sus límites y sus deformaciones, y la derrota de la España republicana, con sus viejitos firmes, sus campesinos valientes y sus intelectuales despiertos enterrados en las cunetas.

19 comentarios:

alucinado dijo...

Es cierto, la revolución cubana durante casi 50 años ha mantenido al pueblo cubano protegido de la "pedagogia del voto". No hace falta el voto, ni la libertad de elegir tu ideología, ni la libertad de expresión, ni la libertad para hacer de tu vida lo que te salga de los huevos. Ya decide el sátrapa de Fidel y toda la burocracia del partido desde su rica zona residencial a las afueras de La Habana, mientras el pueblo vive jodido, subalimentado, prostituyendose para sacar los dólares a los turistas que llegan a la isla ... hay que buscarse la vida, si uno no es de los más de dos millones de exiliados o ha muerto en las cárceles, ahogado en el mar o comido por tiburones.

Porque Fidel, aunque es ateo, ha recibido el mandato divino de decidir lo que un cubano debe o no debe hacer. Igual que Franco, Videla, Somoza, Hitler, Stalin, Mao ... y toda esa caterva de dictadores que cuando luego pasa el tiempo la Historia pone en su sitio y salen a la luz todas sus atrocidades, mezquindades y psicopatías.

Gracias a ese paradójico y obsceno proceso de la Transición en España no nos hemos seguido matando. Igual a estos lumbreras de intelectuales les encantaría una dictadura socialista para sustituir la dictadura fascista que padecimos con Franco. En vez de estar jodidos 40 años, vamos a joderlos otros 40 más que es que no aprenden.

Por suerte, el pueblo es sabio y hemos aprendido a convivir en la divergencia, a vivir en paz y en progreso. Les entiendo perfectamente cuando se oponen al voto, y es que su ideología en Europa ha caducado hace tiempo y aunque tienen toda la libertad para exponer y promover sus ideas, a sus partidos no les vota ni dios, como a los franquistas. Por ese los jode. Yo les enviaba a Cuba a vivir recogiendo caña, no tienen huevos.

Sin acritud. Un saludo, compañero

Anónimo dijo...

Este artículo es medio estúpido. Por un lado, evidencia que la tan mal argumentada "pedagogía del voto" es totalmente ineficaz y que la democracia es más fuerte. Porque al fin y al cabo, ahí está Venezuela con Chávez. Y precisamente por haber perdido el miedo a votar incorrectamente es que ganó el NO, y Chávez afirmó en televisión nacional, violando la Ley Resorte impuesta por él mismo, que aquella era una victoria de mierda.

También es estúpido caer en el error de enumerar sólo regímenes dictatoriales de derechas para justificar el argumerto falaz de que sólo la derecha mata gente. La verdad para quien quiere ver más allá de su nariz y de su ideología anquilosada es que todas las dictaduras, todos los totalitarismos matan a la gente que se atreve a estar en desacuerdo. Independientemente de que sean de izquierda o de derecha.

Esa idealización absurda del régimen cubano tiene que parar. Le invito a revisar estos números tomados del archivo de la memoria cubana, y el libro "Cuba: el costo humano de la revolución social" de Armando Lago, aunque seguramente dirá que son cifras tocadas por funcionarios del imperio o una insensatez parecida. En todo caso, si quiere, preste atención únicamente a las cifras de los balseros, los llamados 'gusanos', 'traidores' por Fidel, y piense cómo tienen que ponerse las cosas para que usted considere tirarse al mar en un pedazo de madera por razones políticas o económicas:

"MUERTES CAUSADAS POR EL GOBIERNO DE FIDEL CASTRO POR RAZONES POLÍTICAS Y MILITARES: 01/01/1959 AL PRESENTE

DESGLOSE DE MUERTES DOCUMENTADAS HASTA OCTUBRE DEL 2004

Ejecuciones 5,621
Asesinatos extrajudiciales 1,166
Desaparecidos 196
Muertes en prisión 1,181
Muertes en combate dentro de Cuba 1,319
Sub-total A 9,483

Balseros muertos o desaparecidos (estimado econométrico) 77,617
Muertos en misiones internacionales (estimado econométrico) 13,512

Sub-total B 91,129

Sub-total A+B 100,612

Muertes causadas fuera de Cuba por incursiones internacionales,
subversión, sabotajes y actos terroristas del gobierno castrista

a.) Guerrilleros de UNITA muertes en combate en Angola 9,380
b.) Civiles muertos en Mabinga, Angola en ataques
con armas químicas (1986) 5,000
c.) Muertos en trasporte de armas y explosivos a los Sandinistas
en avión de Cubana de Aviación hacia Nicaragua (1985) 40
Sub-total C 14,420

GRAN TOTAL 115,032

Nota: ETAPA INSURRECCIONAL - PERÍODO DE BATISTA (10 de mayo del 1952 AL 1ro de enero del 1959): Un examen exhaustivo de toda la documentación y literatura disponible sobre el período insurreccional de la Revolución Cubana arrojó un total de muertes por motivos políticos y militares de 2,741. Dicho total incluye 1,816 muertes causadas por las fuerzas de Batista -asesinatos extrajudiciales, asesinatos en prisión de presos políticos, suicidios en prisión, y muertes en combate de fuerzas rebeldes. 925 muertes fueron causadas por las fuerzas revolucionarias o antibatistianas e incluyen fusilamientos en la Sierra Maestra -mayormente de guajiros por tropas rebeldes, asesinatos extrajudiciales, civiles muertos en actos terroristas y soldados del ejército de Batista muertos en combates. Esta investigación Incorpora los resultados de una consulta abarcadora de fuentes de información conocidas. No obstante, se existen numerosas víctimas más cuyos casos están por documentarse. Los datos desglosados en este informe incorporan mayormente un resumen de la investigación realizada para el manuscrito del Dr. Armando M. Lago, Cuba: El costo humano de la revolución social. El Registro de la Memoria Cubana, continua la investigación con el fin de ampliar dicha tarea. Nuestra base de datos crece y se perfecciona a medida que se van documentando más casos con testimonios directos de sobrevivientes y testigos o nuevas fuentes de información".

JRD dijo...

Claro, primero esclavos que muertos. Bonito argumento, este que aúpa a los asesinos de turno: los explotados también son capaces de matar. ¿Para qué poner otros asesinos en el poder, si al menos los actuales nos adornan el veneno con MacDonalds?

Por fortuna, al margen de las divagaciones seudoéticas de quienes se sienten a gusto con su tiranía favorita, ésta será liquidada por las dinámicas naturales de la Historia. El capitalismo sólo es viable mientras haya pozos de combustible fósil que explotar. Menos de un siglo tienen esos pozos en sus reservas. Esto que vivimos hoy es la preparación de los pueblos para el momento en que los poderosos no podrán continuar siéndolo. La sociedad industrial se extinguirá junto con el combustible que la mueve. En su extinción asesina y asesinará millones de personas, pero para el clase media acomodado siempre servirá de consuelo la fantasía según la cual Fidel Castro ha matado a más gente que el capitalismo. Hay que ser burro, sicópata o francamente coñoemadre para seguir pretendiendo engañar a los despistados con estas comparaciones.

Las peleas que vienen tienen que ver con un asunto asqueroso, como todo cuanto promueve el capital: ¿permitiremos los seres humanos que los poderosos decidan utilizar el maíz para alimentar vehículos y maquinarias de guerra, en lugar de usarlo para alimentar gente?

El año 2005, según la FAO, sólo Asia y Latinoamérica produjeron una cantidad de cereal suficiente para cubrir y superar dos veces los requerimientos nutricionales de los 6 mil millones de habitantes del planeta. Las dinámicas de la compra-venta hicieron posible un "milagro": que todo ese cereal fuera a manos (y al estómago, y a los anaqueles de los supermercados) de 17 por ciento de la población mundial. No fueron Fidel Castro ni el comunismo los responsables de este crimes masivo contra los pobres ded mundo, pero siempre resulta más holliwoodense hablar de fusilamientos que de la perversidad del sistema mundial que le ha hecho creer a tantos infelices que "democracia" significa imperio de las leyes del mercado y adhesión sumisa y servil a Estados Unidos y su fuerza gravitatoria.

En fin. Como dice el Anónimo del 13 de diciembre de 2007 07:21 AM, todo aquel que no piensa como uno es un estúpido.

Anónimo dijo...

La perversidad del sistema mundial, el desarrollo de ese capitalismo que usted sataniza, es la única potencia capaz de desarrollar las fuerzas productivas hasta el punto de que en un futuro, pueda existir el socialismo, como una sociedad en la que las fuerzas productivas han alcanzado tal eficacia que su producto puede mantener a la humanidad entera con un mínimo de trabajo. Esto es lo que plantea Marx, el teórico que al fin y al cabo inventó esta teoría interpretativa, que no es una ley para las dinámicas de la historia como usted y la mayoría de los comunistas trasnochados lo quieren ver.

Así es, amigo: según Marx, el capitalismo y el desarrollo de la sociedad industrial es indispensable para que la revolución comunista tenga éxito al momento de apropiarse de los medios de producción. Mientras Venezuela sea un país donde las fuerzas productivas han sido y siguen siendo un aborto, y para suplir las necesidades básicas de la población el "socialismo" hipócrita de Chávez (que no es más que un absurdo capitalismo de Estado, explotación del hombre por el hombre) deba seguir importando los productos de la cesta básica, la revolución, en los términos de Marx, no va para ninguna parte, porque sin fuerzas productivas no hay nada de lo que el proletariado se pueda apropiar para implantar el socialismo.

El petróleo, única fuente de nuestra estabilidad o inestabilidad económica, es una tara que sólo tiene valor en los términos de una sociedad global industrial que lo consume como materia prima. Para nosotros no es riqueza porque no podemos consumirlo ni suplir nuestras necesidades básicas con él. La revolución venezolana es, entonces, esclava del mercado petrolero mundial, capitalista e imperialista.

Así que antes de invocar dinámicas inexorables de la historia, mejor sería para usted comprender un poco mejor las teorías que deforma en su discurso ideológico.

Anónimo dijo...

A los escuálidos les duelen las verdades. Parece que les es duro aceptar que Venezuela es mucho más democrática que USA, España o cualquier otro país europeo. Si hasta lo reconoció Robert Alonso en su programa en Miami "La voz de la resistencia", que el gobierno de USA no permitiría jamás que los medios allá se expresen como lo hacen aquí. Oigan al hermano de la Conchi declarando eso:
http://www.aporrea.org/imprime/n101643.html

P.D. Robert Alonso es el autor de las famosas "guarimbas", y en cuya hacienda de El Hatillo, Daktari, consiguieron a los ciento veinte tipos que los medios golpistas se niegan a reconocer como paramilitares, porque dizque no tenían armas, como si Robert fuera tan bruto de dejarles las armas antes de la operación "militar" a ver si el fusilado terminaba siendo él, con la cantidad de perros rabiosos que tenía allí metidos.

María Eugenia

alucinado dijo...

Jrd, si jugamos limpio en la controversia, no desviemos el tema, porque si no al final acabaremos hablando del sexo de los ángeles.

Que defiendas el comunismo, no minimiza el hecho de la existencia de las víctimas de las dictadura comunistas.

Te voy a poner en contexto porque me imagino que lo desconoces. El autor del texto que alabas, Santiago Alba Rico, fue guionista en los 80 de un programa para niños en la TV pública española cuando gobernaba Felipe González. Aquel programa, que dirigía su madre, marcó a una generación de niños, entonces no había apenas canales de TV y aquel mítico programa, muy creativo y libre, que a me pareció un acierto, también ocultaba una clara intención de adoctrinamiento marxista de los niños.

Santiago es de los que de vez en cuando, como tiene la suerte de vivir en un país libre donde nadie le coarta su libertad personal viaja a donde quiere, se va a Cuba a “oxigenarse” con el marxismo castrista, luego vuelve y despotrica de los males del capitalismo. Tiene la suerte de no ser cubano y que le dejen salir.

Santiago es de de los que teoriza y aconseja sobre el laboratorio político que se ha convertido Venezuela para tantos intelectuales españoles marxistas que han fracasado en conseguir sus objetivos políticos en mi país a través de la decisión popular, esa "pedagogía del voto" que le molesta, el pueblo es el soberano no nos olvidemos.

Yo luché contra el franquismo como lucharía contra cualquier tipo de régimen totalitario y para nada defiendo las políticas neoliberales, pero tampoco defiendo sistemas que han fracasado. Hay otras vías de desarrollo político.

Espero que no caigas en el error de creer que todo el que no piensa como un revolucionario político es un contrarrevolucionario vendido al capital.

Anónimo dijo...

O sea, porque el Socialismo es justicia para toda la gente, igualdad, el único camino para la Paz es el socialismo no el capitalismo salvaje, canival, desgraciado etc etc bla bla bla.." pero Ministro, Ministro !! (no es que a la periodista le dió la gana, y no es que sea sea golpista)- Ministro, porque si usted habla del Socialismo y contra el capitalismo Ud. lleva una corbata LOUIS VUITTON y unos zapatos GUCCI !!???" o sea, yo, que soy de clase media alta, en mi vida he entrado, oye bien, nisiquiera entrado !! en una tienda LOUIS VUITTON o GUCCI, y este desgraciado Ministro no solamente entra si no que también compra artículos allí !!! y lo peor es que es con el dinero de Todos !!!!! y encima esas marcas que representan el capitalismo más rancio del UNIVERSO !!!. Pero de que coño de Socialismo me hablan ustedes? Fidel Castro tiene más de 50 casas en Cuba mientras que el pueblo (los cubanos) no tienen ni jabón !!! los cubanos comunes no entran a los hoteles de lujo en Cuba (los hoteles de los turistas capitalistas)..etc

Anónimo dijo...

ah, y otra cosa !!! que Chávez se baje de un avión de una vez vale !! no hace si no viajar !! que gobierne de una vez por todas este País que tantas carencias tiene !!! que se baje de esa nube mediática de una vez !! o es que acaso me vas a negar que no es un Presidente mediático con un plan expansionista como los gringos de mierda!!???. D que hablan ??? bajénse de esa nube !!!

Lorenzo Albano F. dijo...

Iba a comentar algo pero me di cuenta que iba a decir mas o menos lo mismo que el comentarista "alucinado".

Añadiendo solamente que si, segun ese articulista existen y existieron solo dos tipos de personas en España: Franquistas y Comunistas. Si esta simplificacion infantil fuera cierta, que no lo es, solo habriamos asistido el espectaculo triste de los exponentes de dos ideologias totalitarias matandose, a sabiendas que esa es la recomendacion de sus respectivas ideologias.

Pero no, tuvimos que asistir al espectaculo que hace rechinar los dientes. El de la represion y el asesinato de gente que no cree en el asesinato como forma de hacer politica. Pero esos no existen! Y si, para vengarse de los franquistas, habria que ponerle la bota en la cara a todos los españoles!

Anónimo dijo...

verga Duque, ahora esta vaina se te llenará de gusanos, tratando de explicarte de las mil maneras lo que es la libertad, (y con ofensa diplomática) y hasta puede que te escriba el paladín nomber guan, Alberto Montaner.
edgar.

Anónimo dijo...

Perdón por meterme en esa, pero a este pendejo se le olvidó meter allí lo que hizo, y sigue haciendo su amo, porque ni menciona como han llegado a tener ese "nivel de vida" en Europa, EEUU, Canadá, Australia. Primer mundo mano. Mire puñetero es que ha sido saqueando al resto del planeta, su modernidad se ha levantado sobre la sangre de miles de millones de seres humanos a los que consideraron escoria a lo largo de la historia, están volviendo mierda el planeta y Usía se pone a sacar cuentas apretadas con el denominador común de su odio al pueblo. Ama a los Marines a los Legionarios y los Gurkas porque de ellos se hace el loco y ni los menciona.
Claro, se pasa por alto lo que su "ejemplo civilizatorio" ha hecho en África, en Asia, en Nuestramérica... Y pa'que repetirlo, que se joda en su ignorancia ilustrada.

Como el otro que gracias a la transición "no se han seguido matando", lo estará diciendo sentado en su butaca masturbándose mientras ve en TVE como le patean la cara a una mujer en el metro, o mientras ve como felizmente para él se usa a España para frenar la inmigración del resto del planeta, sí, de los que tratan de sobrevivir en su facha civilización aunque sea limpiándole la mierda de sus ciudades. Esa dichosa transición permite las bases aéreasUSA-NATO-Hijosdesugrandisimaputa para posmodernamente ir a bombardear a los seres humanos que seguro odia con sus entrañas. Como podría haber reconciliación con alguien que saca sus cuentas con la TV encendida, enamorado de reyes y sádicos gobernantes, no merece ni enterarse de los muertos y desaparecidos que registra la democracia que tanto añora.
Miren, es que van a tener que defender su postura descerebrada con algo más que repitiendo estupideces y clichés Aznarianos. La conciliación es entre iguales, en justicia y en libertad, no es con ustedes. Es entre hermanos y hermanas por la vida, no con ustedes que defienden la opresión y el fascismo, es por la sociedad libertaria, no por el sistema de privilegios y castas. El camino con corazón está en el pecho del pueblo, ustedes son solo tropiezos que irán siendo dejados de lado por la historia.

petoro

Mari dijo...

Consiga una panorámica aérea de Petare o Catia (o de cualquier otro barrio en peores condiciones, hay para todos los gustos) y organice un plan de urbanismo adecuado a las necesidades físicas, culturales, vivenciales, espirituales de sus pobladores.
Imagine la estrategia.
Escenifique la infraestructura.
Busque y encuentre los recursos:Ingenieros civiles, de caminos, arquitectos, urbanistas, albañiles, plomeros, etc, etc, etc. Es un largo etcétera.
Asegúrese de contar con profesionales alérgicos a la mano peluda de las licitaciones.
Váyase al Congreso, a la AN, al Instituto Nacional de la Vivienda y presente su propuesta. Presupuesto incluído.
Rételos a que usted si es capaz de reconstruir ese espacio. Al mismo tiempo fomente planes de prevención de la violencia intrafamiliar, planes de prevención del delito, planes de escolarización.
Espere la respuesta de los organismos gubernamentales.
Si nadie le para, hágalo ud mismo.Reúna a la gente y CONSTRUYA PAÍS.
Luego regresemos cada uno a nuestro blog y contemos la experiencia.

Salud!

Mari

Daniel Lara F. dijo...

Interesante...creo que el texto es la defensa de la dictadura más sincera que he laído jamás. Ya quisiera Vallenilla Lanz tener esa capacidad de explicar los origenes del mal de las naciones: la democracia. Que horror eso de andar eligiendo a los que gobiernan. No, no...esa pedagogía del voto lleva a los paises a la perdición.
Gendarmes necesarios o muerte. Venceremos.

JRD dijo...

Anónimo del 13 de diciembre de 2007 04:10 PM. Primera noticia que tengo de un marxista anticomunista. ¿Cómo lo logras? Digo, ese último párrafo en tus manos es un maravilloso búmerang: ¿quién anda defendiendo "dinámicas inexorables de la historia"?

Alucinado. No he desviado ni un milímetro el tema en discusión. Yo te sugiero otro método para no ponernos hablar del sexo de los ángeles (o de los datos personales, reales o ficticios, que dices conocer sobre Santiago Alba Rico): intenta rebatir mis argumentos con los tuyos propios, si acaso puedes parir alguno. Tus parrafadas seudoingeniosas ("Que defiendas el comunismo, no minimiza el hecho de la existencia de las víctimas de las dictadura comunistas") son una copia de lo que yo sostuve antes: que ustedes se sientan a gusto en el capitalismo no convierte a Fidel Castro en responsable del crimen planetario consistente en que la comida no es para todos los seres humanos sino para quien puede comprarla. Tú y el anónimo de arriba (al final creo que son el mismo tipo) dejen de hacerse los pendejos.

Anónimo del 14 de diciembre de 2007 08:19 AM, las cosas que tengas que reclamarle al Gobierno anda a reclamárselas al Gobierno.

Albano. Iba a responderte, pero me di cuenta de que ya lo hice antes. Siempre vienes a decir lo mismo, y siempre te cierro el hocico con la misma verdad inconmovible. Acá te la repito, para refrescarte la memoria, y en vista de que te encanta que te revuelquen:

Mientes al decir que nunca serás "esclavo ni esclavista". Tú te dices liberal. Tú abogas por la tiranía mundial de los empresarios. Tú crees que los empresarios y grandes propietarios tienen derecho a tener esclavos. Tú llamas "paz" a un estado de cosas en el cual los esclavos estén felices de serlo. Tú crees en un sistema en el cual millones se parten el lomo para haces felices a dos docenas. Tú "te pones en los zapatos de los demás" siempre que "los demás" sean empresarios. Tú crees en la necesidad de que los esclavos se mantengan tranquilitos mientras unos pocos se enriquecen. Tú no tienes ninguna moral para disertar sobre regímenes totalitarios, ya que el que tú anhelas es peor: es la consolidación de un sistema mundial en el cual miles de millones deben pasar hambre para garantizarle el confort a unos pcoos privilegiados.

Por último, tú sólo odias la guerra de la boca para afuera, ya que la guerra es la única vía por la cual el capitalismo ha florecido y la única mediante la cual se mantendrá como hegemonía. La única diferencia entre tú y yo es que yo sí reconozco que ese "orden" de mierda debe ser demolido mediante una guerra generalizada, y estoy en situación de participar en ella. Tú, en cambio, te pasarás la vida escondido detrás de tu computadora.


Daniel Lara. Yo sabía que eras chavista. Algo me lo decía. ¿Así que la democracia es un sistema donde hay elecciones? Bueno, Venezuela es entonces un modelo de democracia: ocho elecciones y dos referendos en nueve años. ¿Qué país puede exhibir ese récord?

Este... ¿estás seguro de que te crees eso que dijiste?

Daniel Lara F. dijo...

El sarcasmo no es sinonimo de chavismo Duque...
Y sobre Venezuela: nunca hemos tenido democracia. Ni antes, ni ahora.

alucinado dijo...

“intenta rebatir mis argumentos con los tuyos propios, si acaso puedes parir alguno”

Dichoso tú que te crees en la posesión de la verdad y que cualquier crítica que se haga a las ideas que defiendes la despaches con ese aire altanero. La humildad no es lo tuyo, te manejas en el lenguaje del odio y del que cree que la crítica de todo lo que se desvía de su visión de la realidad consiste en la descalificación del que emite una opinión diferente. La descalificación y el insulto en un debate suelen ser sinónimo de lo que denuncias, la falta de argumentos.

“que ustedes se sientan a gusto en el capitalismo no convierte a Fidel Castro en responsable del crimen planetario consistente en que la comida no es para todos los seres humanos sino para quien puede comprarla”

El hecho de que critique el comunismo, su fracaso como sistema económico y social, no significa que esté en el otro lado de la trinchera, ni de que me sienta a gusto en el capitalismo o no lo critique, para mí hay otras vías que nada tienen que ver con la globalización neoliberal. Fidel Castro de lo que es responsable es de que su revolución es un auténtico fracaso que hace que su pueblo pase hambre, no tenga libertad y se vea obligado a emigrar.
Dime un país donde el comunismo no haya fracasado, porque en Europa se cayeron todos, Cuba se aguanta ahora por la ayuda venezolana después del periodo especial y China y Vietnam están aplicando políticas económicas capitalistas, con el agravante de que la clase trabajadora de las fábricas vive en condiciones de esclavismo, sin derechos laborales y trabajando sin descanso. El documental de una fábrica textil China Blue del director Micha X es un fiel reflejo de que el comunismo chino es un bluff.

“Tú y el anónimo de arriba (al final creo que son el mismo tipo) dejen de hacerse los pendejos”
Yerras de pleno al creer que me dedico a escribir bajo diferentes nicks

Tu verdad no; la verdad
y ven conmigo a buscarla.
La tuya, guárdatela
Antonio Machado

Yosmary dijo...

Pagaremos lo que tengamos que pagar.... aunque ya no somos los mismos...

Feliz Navidad y salud para lo que nos viene!
Un abrazo

Jorge A. Gómez Arismendi dijo...

Esto tiene relación con como ciertos criterios discursivos se imponen como verdades naturalizadas, donde ciertos hechos son borrados de la memoria histórica, ya sea para favorecer la transferencia del poder, el consenso entre las elites o la "transición".
La lógica del voto, de la democracia como un significante volatil, permite estirar el elástico, incluso para permitir arrasar pueblos en nombre de la democracia.

Yosmary dijo...

Compa Duque, Sigo deseandote lo mejor para este año!!!

Un abrazo de fin de año y nos vemos en la asamblea de enero! Yosmary