domingo, 3 de febrero de 2008

Guerra sucia

Unas pocas diferencias en las formas, los procedimientos y la intensidad guarda el actual sabotaje generalizado contra el pueblo consumidor (vaya categorías las que nos reserva el capitalismo) con la crisis de 2002-2003. Aquel “paro petrolero”, que sus convocantes y ejecutores llamaban dizque “cívico”, consiguió desaparecer la comida, la navidad y la gasolina. Entonces como ahora, los dueños de las cadenas de producción y distribución de alimentos y bienes de consumo produjeron una situación agobiante que ponía a la gente a hacer magia para conseguir productos esenciales para vivir y movilizarse. Extraño “paro”, aquel en el cual la gente clamaba a gritos por su derecho a no estar paralizada. Las colas en las gasolineras daban la medida del absurdo en que nos metieron las mafias empresariales y sindicales: nadie se mama 48 horas en una cola por amor a un paro, sino para poner combustible y moverse.

Cinco años han transcurrido desde aquella situación conmovedora y criminal, y he aquí que los herederos de la conspiración vuelven a hacer lo mismo, pero cuidándose de no repetir algunos errores. Por ejemplo, el terrible error de la valentía: en aquellos tiempos había un puñado de sujetos que anunciaban clara y frontalmente que su intención era tumbar al Gobierno, que “el paro pica y se extiende” y que eso no iba a culminar sino cuando Chávez renunciara. Fue la primera vez en la historia que los acaparadores salieron del clóset con el desparpajo del transformista de carroza: “Yo sí escondo los alimentos, ¿y qué?”. Mientras no se les ocurrió culpar al Gobierno por el fracaso de la conspiración contra el Gobierno, el Ortega, el Carlos Fernandes, el dueño de la maizina americana y dos o tres muchachos ricos más tenían a su favor la resplandecencia que otorgan el cinismo o la franqueza. Dígase cualquier cosa de ellos, menos que se hacían los pendejos. Hasta que el paro fracasó, y entonces volvieron a mostrarse en su enorme inmundicia. Nadie se echó la culpa del fracaso. Todos robaban cámara mientras el sabotaje tuvo adeptos.

Primera diferencia de 2002-2003 con 2007-2008. Los conspiradores del momento actual han aprendido mucho sobre la eficacia política de la cobardía y el pelear a la sombra. No es lo mismo pelear al descampado que ponerse en plan francotirador a liquidar al adversario sin mostrar nunca la cara. O mostrándola, pero con un aspecto de inocencia y aire de denuncia que te cagas. A lo máximo que llegan los dueños de la producción y la distribución es a declarar que no hay leche porque el Gobierno no los estimula lo suficiente. Algo así como “Estoy acaparando o saboteando la distribución de alimentos, pero el culpable es el Gobierno”.

***

¿Por qué el pueblo no ha acudido masivamente a saquear los grandes depósitos donde evidentemente está la comida que falta en los supermercados? Porque para un pueblo al que le producen asco y temor el conocimiento y análisis de los mecanismos de la economía y el capital, no es fácil digerir la trampa que le están haciendo. Porque para un pueblo acostumbrado por siglos a que “el Gobierno debe garantizar el derecho a la alimentación” es fácil que los empresarios y productores permanezcan invisibles y libres de toda culpa. Decir “El Gobierno es el culpable de la escasez” es más fácil que completar la idea: “El Gobierno es culpable de la escasez porque no ha metido preso al primer acaparador”.

La magia del lenguaje hace que, además, incluso en el enunciado correcto los culpables reales queden ocultos: los acaparadores están haciendo su trabajo delictivo de desestabilización y eso se supone que merece aplausos; el Gobierno no está haciendo su trabajo de detección y castigo de tamaño delito, y eso lo hace parecer culpable… del sabotaje contra el Gobierno.

***

Tal como en 2002-2003, vivimos un momento espantoso de guerra sucia en el cual los medios de comunicación privados legitiman cualquier acto del poder económico o de las mafias organizadas disfrazadas de pueblo (ciertos buhoneros, ciertos transportistas, cierta hampa) contra el normal desenvolvimiento de la sociedad. Los arcabuces de esta guerra sucia tienen dueños y activadores. Basta escuchar a un oligofrénico como César Miguel Rondón, a una niña de ignorancia planetaria como Carla Angola, a un estúpido como el Miguel Ángel de RCTV y a un delincuente comunicacional como Nelson Bocaranda, para darnos cuenta de que la táctica de hace cinco años ha sido desempolvada y repotenciada.

Con tal de hacerle el mandado a la llave colombo-estadounidense que quiere allanar el terreno de una aventura sucia en Venezuela, los periodistas, “analistas” y demás no dirán nunca, ni siquiera bajo torturas, que acusar a alguien de drogarse porque masca hojas de coca es como acusar a alguien de alcohólico porque toma cebada. Ellos están ahí para mentir, para deformar, para manipular, para fomentar las sospechas, el odio; para multiplicar por mil las razones de preocupación; para decir que hubo 500 muertos así haya habido 30. Son los mismos que consideran un fracaso la situación de rehenes de Valle de La Pascua porque no hubo muertos ni lesionados y los choros fueron capturados. Como no tuvieron un show tipo Colinas de San Román o Terrazas del Club Hípico, pero la noticia fue demasiado notoria como para no culpar de ella al Gobierno, entonces está mal que haya terminado como terminó. Hubiera estado mal también que mataran a los secuestradores, pero todo lo que haga el Gobierno está mal. Pensar que por culpa de esta basura uno se ve en la obligación de defender al Gobierno más de lo que quisiera.

Los ajedrecistas de esta estrategia absurda, decía, son algunos muy notorios y otros permanecen a la sombra. Pero los peones, los sirvientes, los instrumentos del poder económico que ya comenzaron a desarrollar de esta guerra sucia, criminal, asquerosa y tóxica que ha de conducirnos a una dura confrontación (al final del túnel lo que hay es plomo, cito al filósofo) tienen nombre y apellidos y yo no tengo por qué aludirlos sin nombrarlos: los desechos de la humanidad contra los cuales es preciso cargar con firmeza y sin temor a que nos acusen de “tarifados” se llaman Marta Colomina, César Miguel Rondón, Unai Amenábar, Kico, Leopoldo Castillo, María Isabel Párraga, Nitu Pérez Osuna, Elizabeth Fuentes, Marianella Salazar y demás joyas de la sifrinería que en ocasiones tiene hasta los cojones de decirse “gente de izquierda”. Ellos y muchos otros reproducen y alimentan visiones del mundo marca El Universal, El Nacional, la Cadena Capriles, el Bloque De Armas, Globovisión, Venevisión, Televén, Unión Radio, El Nuevo País y sus revistas infectas, y afines. Dentro de algunos de esos medios hay excepciones, pero acá es preciso darle la debida importancia al concepto, al discurso predominante: El Nacional es una inmundicia indigna a pesar de Vanessa Davies; El Universal, esa bofetada a la libertad nacida bajo el gomecismo, sigue siendo más gomecista que nunca a pesar de Clodosvaldo Hernández. Uno les hace concesiones y termina legitimándolos. Produce una gran tristeza oír como un tipo inteligente como Vladimir Villegas legitima el discurso de la derecha, así revuelque en cada reflexión a su compañera de programa (carla Angola es gafa de nacimiento y porque lo ha cultivado con fervor), porque apenas el pana empieza a defender al socialismo tiene que hacer una pausa para recitar las bondades de un producto que el oyente DEBE consumir. Ojalá alguien lo suficientemente cercano se lo diga algún día, si es que no se ha dado cuenta.

Es preciso observar de una buena vez que los bichos están en ventaja. Porque mientras en esta batalla decisiva ellos despliegan sin límite alguno su arte infecta de la manipulación y el encubrimiento, del lado de acá tenemos a un propagandista que comete una y otra vez el pecado de la honestidad. Parece que nadie enseñó a Chávez a mentir o postergar de vez en cuando temas de difícil digestión, y no será un asesor cualquiera que lo convenza de esta verdad espantosa: en este momento, al pueblo llano hay que escamotearle el derecho a saber que no es lo mismo la hoja de coca que la cocaína. Hay un sector del pueblo muy permeable y vulnerable a campañas abiertamente mentirosas sobre la drogadicción. Un pueblo que lee los números de la lotería en la ceniza del cigarrillo, que tiende a creer leyendas insólitas con pasmosa facilidad y que tiene galvanizado en su cultura ciudadana el fectichismo de los mensajes mediáticos: todavía son muchos los que creen que cuanto sale en la prensa, la radio y la TV es la pura verdad.

En lo que respecta a la calle pura, la calle profunda, hay que señalar que una buena porción del pueblo pobre se ha dejado permear por las especies y no-noticias más insólitas que le vende la derecha. La situación llega a ser preocupante en algunos sectores donde la pobreza castiga con gran fiereza. Es ese sector de la sociedad excluido del sistema educativo, donde el Estado Burgués hizo su trabajo de exclusión por años para que la gente no sepa distinguir entre la propaganda del capital y la noticia verdadera. Tengo informaciones de que unos mamagüevos de Primero Justicia y el protopartido del burro Rosales lograron meterse allá en ciertos cerros, con una bolsa de comida en una mano y un embuste en la otra: que el comunismo que quiere Chávez va a secuestrarles a los niños, que te van a quitar el carro de perrocalientes, que Carlos Ocariz sí sabe lo que es la pobreza porque la señora que su mamá contrató para que le limpiara la mierda era de Antímano; que cuando Leopoldo sea alcalde de Caracas La Charneca va a ser igualita que La Castellana. Y por supuesto, una promesa siempre es mejor que el gobierno de turno, sea cual fuere: nadie le ha explicado ni le explicará a los más humildes que los sectores pobres no son gobernables por la misma razón por la cual no son domesticables. Que las rabias seculares de los oprimidos se traducen en destrucción del entorno y que en La Castellana casi nadie bota basura o se caga en la calle porque la gente que vive allí tiene resueltos sus problemas básicos, y eso no lo logró ningún alcalde eficiente sino la puta historia, esa novela en la cual los ricos siempre salen ganando.

Año electoral, guerra sucia. Si usted cree que lo ha oído todo (el Gobierno creó una nueva moneda sin sacar la otra de circulación “Para poner a pelear a los compradores con los dueños de los abastos”, dijo el mojón de mierda del Unai Amenábar en la radio) se equivoca. Estos coñoemadres apenas están comenzando.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

José Roberto, tus inquietudes son compartidas, pero difiero en una cosa. Yo si creo que el culpable es el gobierno, no es posible que tanta infamia quede en impunidad. El gobierno es culpable de no tener bolas para aplicar la ley, pasamos un año entero llevando látigo de la derecha confabulada en la estrategia del desabastecimiento y la desinformación, mientras los ministros parecían enfermos de autismo y los movimientos sociales estancados en la retaguardia, esperando el avance de los responsables de la vanguardia.

Este año si verás a todos los alcaldes y gobernadores trabajando, claro que es solo porque sus cargos están en juego. Pero te doy fe, que por la reforma no movieron ni un dedo.

Bueno esto es así, la derecha la tenemos dentro del propio gobierno a punto de hacer metástasis y borrar el sueño socialista. Mientras que la canalla conspiradora avanza inmune a las leyes y se burla descaradamente de todos los revolucionarios, al tiempo que el aparato gubernamental les trata con guante de seda y hace papel de tartufo.

Nosotros debemos seguir en nuestras trincheras y permanecer a la espera de hacer la verdadera revolución y no el reformismo alcahueta que se apodera como virus de quienes obtienen cargos públicos sin ser revolucionarios comprometidos con las causas del pueblo.

Saludos...Orlando Rausseo.

PD:Saludos te envía Yosmary

Lorenzo Albano F. dijo...

Por toda respuesta a las alucinadas "teorias de la conspiracion"

http://liberal-venezolano.net/blog/desabastecimiento-made-in-the-company

pregunto por una fantasia de opio:

Que fue de la produccion social y socialista?

steppenwolf dijo...

de acuerdo contigo...
en que carla Angola es gafa...
vamos JRD aportame una prueba de que la escasez es a causa de una conspiración interplanetaria entre Rockefeller, Bill Gates, Google y la derecha venezolana, y no consecuencia de el control de precios, el control de cambio y las amenazas a la propiedad privada espanta inversiones y destructoras del aparato productivo nacional (sabías que solo en Yaracuy por invasiones se han perdido 4000 hectáreas de caña, coño si van a socializar los medios de producción por lo menos háganlo bien, no conviertan las mejores tierras cañiferas en conucos con 3 palos de yuca)a mi como me va la evidencia empírica...y en todas las naciones donde se han aplicado medidas como estas pasa los mismo (escasez,desabastecimiento)y bueno está bien pensar que a Velasco Alvarado o a Allende los atacó la misma conspiración (imagino que con S&B al frente jejej)pero a Caldera o a Lusinchi...porque sus controles generaron lo mismo (si en menor medida porque no había este pseudosocialismo)

JRD dijo...

Albano y Steppenwolf. Favor remitirse al comentario de Orlando Rausseo. Venezuela ha fracasado en la construcción de un socialismo de alcance nacional porque el Gobierno arrastra demasiados vicios del capitalismo. Si hubiera una revolución genuina en mi país ya los medios de producción pertenecerían a los trabajadores, los explotadores de mano de obra esclava hubiesen sido encarcelados o desterrados y hubiese alimentos para todos. La "demostración" a la que ustedes apelan es válida dentro de la lógica del capitalismo. Por eso no es posible un diálogo entre nosotros: yo sé que la "solución" es que el Gobierno libere los precios, privatice todo y le eche la policía encima a los campesinos y trabajadores que protesten. Así funciona el capitalismo. Pero yo no quiero que el capitalismo funcione, yo quiero una sociedad distinta.

"Esto" que llaman Gobierno Bolivariano no es el socialismo. Así que "esto" no califica como demostración de que el capitslismo (el sistema que ha convertido a la humanidad en esta trituradora de pobres) es preferible al socialismo que queremos.
Y bueno, Albano, yo te reconozco el derecho a tener un ídolo como el Larry, pero deberías sugerirle que lea la realidad en lugar de seguir mamagüeveando con sus autores holandeses del siglo XIX. Qué ladilla con ustedes. Ni siquiera un chance a la diversión.

Orlando. Nos vemos el 27 y 28 de febrero en Caracas. Será una oportunidad estelar para empezar a constrruir cosas más allá de la estructura del Estado adeco y más allá, por supuesto, de lo que se nos quiere vender como única opción: la devolución del aparato estatal a sujetos con vocación genocida.

alejandra szeplaki dijo...

hay otra cosa en que tampoco estoy de acuerdo compatriota, si hay unos saqueadores, pero no encapuchados, sino con tarjetas master cards en mano. quizas tu no vayas al excelsior gama pero alli hay unas señoras de la sociedad civil saqueando impunemente, llevandose cajas con 12 litros de aceite, leche, arroz harina pan etc, no solo eso, se llevan a hacer mercado a todos sus hijos, a la mujer de servicio, a la enfermera del abuelo, y a cada uno le dan una caja con una docena de lo q desean saquear. hasta hay dias que los guardias del supermercado han tenido que contener peleas, jalones de pelo, insultos, arrebatones de kilos de arroz etc. estas mujeres acumulan en sus casas, acaparran con un egoismo sin limite. son saqueadoras de cuello blanco, se podran llamar asi?? o de saqueadoras de vuitton en mano.

TuescoÑetao dijo...

Duque, por fin te diste cuenta de algo que yo te he dicho hace rato, discutir con personas que tienen prlanes distintos es una perdida de tiempo, lo que para nosotros es bueno para ellos es una locura igualmente lo que ellos quieren para la patria para nosotros es un asco, pensar que se puede discutir sanamente con ellos es lo mismo que creer el discurso de la reconciliacion nacional y esas trampas, no se agote mas en este campo de batalla camarada, la energia hay que dejarla para otros espacios

Lorenzo Albano F. dijo...

El problema, queridos tuescoñetao y JRD, es que vivimos en el mismo planeta y en el mismo pais. Y tanto Uds. como nosotros no estamos dispuestos ni a huir, ni a ceder nuestra integridad, ni a morir para hacerle la comodidad a los otros. La imposicion y el totalitarismo no funcionan y oigame, NUNCA FUNCIONARAN.

Asi que mejor hallamos una manera, aunque no nos gustemos, de convivir en paz con personas que no quieren vivir como uno quiere vivir. Si no te agrada que otra gente tenga una tarjeta de credito y haga operaciones de capital, pues no tengas una y sanseacabo. Hay quienes hacen sus propios bancos. Yo no te lo impido! Si acaso te lo impide alguien, es el cabezota del SENIAT o de la Superintendencia de Bancos. Pero yo no estoy de acuerdo con ellos tampoco. Si no te agrada que otra gente arriesgue su dinero en negocios, no hagas negocios. Hay incluso bastante terreno para que montes tu "comunidad ideal". Pero eso si, sin imponernos a nosotros su exito o fracaso.

Sofía dijo...

Mejor hablar de un futuro lindo que de los disgustos del presente y pasado. Realmente funciona mas

steppenwolf dijo...

JRD y tuescoñetao...a mi no me parece que sea una perdida de tiempo discutir con los que no piensan como yo, lo que me parece una perdida de tiempo es andar como los evangélicos tratando de convencer a los demás...pero es interesante tratar de entender vuestras posturas...erradas pero válidas...es así de simple...estamos en aceras contrarias en el mismo país...

JRD dijo...

Alejandra. Ya lo verás: te acusarán de pretender "escamotearles a esas doñas el derecho a acumular comida". Privilegio=Derecho. Esa es la fórmula. Espera un momento y lo verás.

TuescoÑetao. Sí, lo he reflexionado bastante. Mi conclusión: no voy a permitir, pero ni de verga, que estos tipos crean que están solos en el mundo. Esto de ser una piedrita en sus zapatos de es una incomodidad necesaria.

Albano. A mí me parece estéril, mas no innecesario u ocioso, discutir con gente como tú y el Steppenwolf por varias razones. Una de ellas es que cada vez que ustedes vienen aquí es a repetir lo mismo. Siempre la misma güevoná. Lo cual me pone en una situación un pelín molesta, porque debo escoger entre opciones que no ayudan en nada a un debate serio, o al menos un debate de verdad: 1) suprimir sus comentarios, 2) ponerme a repetir yo también como una grabadora los argumentos con los cuales ya rebatí los tuyos hace un año y medio, 3) Permitir que ustedes digan la última palabra. Por lo general me voy por la opción 2. Primero, porque en cierta forma aprecio el esfuerzo que hacen al venir cada día a dialogar con un carajo que detestan. Y segundo, porque no deja de ser un placer verificar que la autodenominada "clase pensante" en realidad no puede desprenderse de dos o tres argumentos básicos, aprendidos mecánicamente de unos diccionarios y de la Wikipedia.
Con todo, quería comentar el fondo de tu último comentario, ya que al menos lo escribiste con palabras distintas a las veces anteriores.

Dijiste que"La imposicion y el totalitarismo no funcionan y oigame, NUNCA FUNCIONARAN". Verga, entonces yo vivo en otra humanidad, porque desde la sociedad esclavista y de castas que era Fenicia siempre ha habido un combo de hijos de puta que se imponen a la mayoría. En este tiempo histórico le ha tocado al capitalismo y a sus propagadores y defensores el papel de grupo dominante. Sí funciona, chamo, felicítate pero preocúpate: les ha funcionado pero estamos viviendo los últimos años de la hegemonía del capital. Se acaba el petróleo y se jodieron las corporaciones. Lástima que no viviremos los 100 años que faltan para presenciar ese derrumbe grandioso.

Otra:
Si no te agrada que otra gente tenga una tarjeta de credito y haga operaciones de capital, pues no tengas una y sanseacabo

Traducción: "Si no quieres ser explotador entonces confórmate con ser un explotado o un excluido". ¿Por qué maldita puta madre no puede la gente buscar un equilibrio en los niveles de vida, para que nadie tenga que pisotear a los demás o verlo por encima del hombro?
Se te pasó otra opción: pedirles a los pobres que soliciten todos su tarjeta Master Card. Coño Albano. No me obligues a decir aquí el tratamiento que le tiene reservado la burguesía a un pobre en alpargatas que vaya a solicitar su tarjeta porque vio un comercial por televisión: "Que el capital sólo le reserve sus privilegios a quienes ya tienen plata, no tiene precio". No creo que ignores ni que quieras ocultar aquí una de las verdades más monumentales de la tierra: el sistema capitalista está diseñado para que no haya 7 mil millones de tarjetas de crédito, y no hay en este planeta recursos suficientes para producir 7 mil millones de Hummers, 7 mil millones de casas con piscina, 7 mil millones de unidades de cada cosa que unos pueden tener y otros no. No hay esclavos en cantidad suficiente para mantenerle ese estatus, ese nivel de vida y ese despilfarro de energía en beneficio de esos 7 mil millones de individualistas engreídos. La felicidad de los que se insertaron con éxito en el capitalismo sólo es posible mediante la segregación, el exterminio y la humillación de las mayorías.
Mierda, ya me empezó el mareo; creo que es la duodécima vez que repito aquí todo lo anterior para que no parezca que tus payasadas me hicieron callar.

Vamos a hacer una vaina, Albano: la próxima vez que vengas trata de decir algo que no hayas dicho antes. Si vuelvo a leer los mismos "argumentos" no te los publico. Razones de higiene y de aprovechamiento racional de la energía.

Steppenwolf. Tú crees (perdón, no crees: lo sabes) que mis opiniones son "erradas pero válidas". Y yo intento imponérselas a ustedes. Los que tienen la razón. ¿Así es la vaina? ¿Como los evangélicos a quienes no les interesa ensuciarse las manos enseñándole LA VERDAD a los sucios pecadores?

JRD dijo...

Sofía. Si te fijas bien, en este blog se habla de un futuro lindo, donde el mundo no tenga que dividirse en 5 mil millones y medio de esclavos y unos pocos privilegiados. En eso andamos. Discutiendo sobre eso y construyéndolo en chiquitico, a ver cómo funciona.

Lorenzo Albano F. dijo...

Como quieras, JRD: Si tu crees que puedes crear una mejor sociedad, estas bienvenido a proponer. Eso si, que la colaboracion en tu vaina sea voluntaria. Nada de golpes militares, de presidentes "para siempre", de ejercitos, de camisas rojas, pardas, negras o color arcoiris, nada de "invasiones" ni "expropiaciones". Nada de callar o matar a alguien porque no le agrade lo que piensa o lo que dice.

Yo propongo que las leyes que se puede obligar a cumplir por la fuerza a un ser humano se circunscriban y refieran solo al hurto, al fraude, al robo y a la agresion fisica y el homicidio.

Mas o menos imperfectamente, es una cosa que ha garantizado desarrollo donde se ha aplicado.

elsoberanomanda dijo...

Papayita, la vaina: el acostumbrado par de escuacas nos viene a decir que la culpa es del gobierno. Muy originales, muy creativos, eso nunca se ha oido desde Unión Radio ni Globovisión.
Facilito, casi irrefutable: sacamos a Chávez no por tirano, sino por güevón y pacifista, por no decir en "Aló Presidente": "Pueblo, vayan a los supermercados y mayoristas y arrasen con esa mierda". Por calarse unos resultados electorales más apretaos que nalga 'e santo.
Esas vainas me arrechan: o son bobos de verdad, o, como sospecho, les aterroriza la otra vía, esa en la que el pueblo está mansamente agüevoneao y se cala estoicamente el asedio alimentario de los hijos de puta de Fedecámaras y del grandísimo coño de madre y capo de sicarios que mentan Genaro Méndez le tienen montado a la cesta básica para evitar que esta mierda se convierta en una Somalia más.
Empiecen a cagarse: el pueblo está saliendo del sopor adecopeyano respetuoso de corbatas y uniformes.
Por allí, por acá, por donde sea se asoman las primeras voces de un fermento de arrechera popular contenida ante la prolongación de la injusticia social legitimada por el aparato estatal parasitario que nos toca seguir cargando.
Así que quedan tres vías: la primera, en la que Chávez aprieta las tuercas y consolida los mecanismos de una economía socialista usando al parapeto estatal reforzado (o escudado) en una ley habilitante, utilizando el PSUV como bandera ideológica y fuerza de choque; la segunda, en la que el empresariado comprende que la primera vía es apenas mejor que la tercera (ya se las digo) y empieza a alinearse con las necesidades de un colectivo del que, aunque les dé asco, forma parte, y (¡al fin!) la tercera, en la que el pueblo se arrecha, le dice a Chávez "Vente con nosotros o quédate tranquilo" y se levanta a hacer lo que cualquier revolución hace por principio: volver mierda lo que la precedió. Literalmente.
¿Cómo? ¿Se molestaron porque les dije escuacas? MALA LECHE. No tengo motivos para respetar un segmento de la población que tiene entre ceja y ceja el asesinato de la esperanza y el escarnio hacia la solidaridad social. No son los únicos enfermos de ese mal llamado egoismo, pero son los que menos chance tienen de curarse de esa adicción al culto del mercado y del consumo que se alimenta de la exclusión socioeconómica y cultural.
Tranquilos, hay soluciones: pasan por unirse a nosotros en la lucha por la emancipación popular, pasan por verlos a ustedes agarrar a los Unaies, las Carlas y los Rondones y empalarlos vivos en los postes de la Plaza Altamira para regocijo de los globovidentes. Eso sí: nada de echarnos el ganso a nosotros.
Llámenlo como sea, "profilaxia comunicacional", háganlo de manera más simbólica y civilizada y menos sangrienta... pero empiecen a dar muestras de autonomía frente al bombardeo colomínico que les enloda el pensamiento. Ya uno se ladilla de hablar con robots; si van a decir algo, díganlo con sus propios sentimientos y entérense de que en realidad otro mundo es posible.
Franco Munini.

Gustavo Mérida. dijo...

Pana Duque: El peo, para mi, es el final del túnel. Plomo, dices filosofando, es lo que hay. O habrá. Y ya estamos dentro del túnel. Te tocó escoltar a Echeverria para que alguien no le diera una patada por ese culo, que es lo que se merecía. ¿Vas a escoltar a todos los desechos de la humanidad? Yo creo, sin temor a equivocarme, que la violencia es el arma de los que no tienen razón, y así, nunca la tendremos: Hay que darles su coñazo. Duro. Y a las mujeres, de manera elegante, hay que hacer una vaca, alquilar un autobús rojito de la Copa América,(cero estar pidiéndole esas vainas a un alcalde)e invitarlas cortésmente a Chuspa; de la plata sobrante comprar un roncito y bailar tambor hasta que suden tanta amargura. Me quedo con Nitu.

Lorenzo Albano F. dijo...

Un futuro lindo...

Mediado por una violencia y una escasez, que si tenemos a cuenta lo que ha pasado en otros sitios, digamos China, Ucrania, Camboya o Cuba puede "liquidar" (para usar un termino tipicamente marxista-leninista) o exiliar (y si es todo el mundo, a donde, a la luna?) entre un 5 a un 20% de la poblacion.

no se te olvide Sofia, lo que se te vende.

Vicente dijo...

Epa Duque, tengo tiempo leyendo estos debates pero siguiendo un poco lo que aclaras en los comentarios, si no tengo nada que aportar, pues me conformo con leer y tal vez aprender algo. Sin embargo, una aclaratoria: El economista argentino Walter Graziano hace algunas precisiones en cuanto a la existencia de petróleo “durante cien años” (Hitler ganó la guerra, 2004), te copio algunas cosas:
“Se calcula que, al actual ritmo de producción, el petróleo norteamericano se extinguirá en el año 2010. (…). Hemos indicado que las cifras oficiales mencionan que hay reservas mundiales para 35 años. (…) Pero estamos frente a un espejismo (…). El “techo mundial de producción” lo establecen los “optimistas” entre el 2014 y el 2018. Los “pesimistas” esperan que el techo se alcance en el 2010”.
¿Qué significa esto? Que de allí pa’lante, vamos palo abajo, con precios de petróleo en aumento acelerado y probablemente guerras. Como es poco probable que se sustituya el petróleo de aquí al 2020, hay dos opciones: o recesión mundial (ja, los gringos van a permitir eso), o eliminación de un poco ‘e bichos que le chupamos la teta a los países desarrollados y “evitamos” que consuman toda la energía que quieran. Por supuesto que Dios se equivocó, al poner el petróleo gringo bajo suelo árabe y venezolano…
Saquen sus conclusiones. En todo caso, el fin de la energía fósil está mucho, pero muchísimo más cerca de lo que se puede creer…

JRD dijo...

Albano. Agradezco tu inmensa generosidad, al reconocerme el derecho a "proponer" mientras el sistema que nos aplasta sigue en vigencia. Pero ¿sabes qué? hay soñadores que preferimos construir cosas al margen y en contra de lo que existe.
Tú propones que las leyes que se puede obligar a cumplir por la fuerza a un ser humano se circunscriban y refieran solo al hurto, al fraude, al robo y a la agresion fisica y el homicidio". Yo propongo que ninguna ley se le obligue a cumplir al ser humano. Pero para que ello ocurra es requisito indispensable que desaparezcan los Estados y los vivos que creen que las tiranías empresariales son mejores que los Estados.

Sofía: Albano no te mostrará jamás el fracaso del capitalismo. Ucrania, Cuba y Camboya no son el fracaso de nuestro sueño. Haití, Irak, Estados Unidos, Colombia y Venezuela son ejemplos de cómo el capitalismo puede llevar a extremos de postración y humillación a los seres humanos.

Gustavo Mérida. En esta etapa de la guerra hay que intentar ganarles la batalla de la imagen. Pero estoy de acuerdo contigo en que habrá que dejarse de eso, cosa que ocurrirá cuando llegue la guerra generalizada.

Vicente. Deja la falsa modestia, que eso es peor que la prepotencia. Gracias por el aporte.

Lorenzo Albano F. dijo...

Okey, pues

Decia esas cosas porque son las que excluyen una convivencia civilizada y pense que si habia un Estado, para lo que servia era para eso.

Asi que crees que se puede resolver todo sin Estado? Como, por arbitraje de las partes? Incluso los delitos?

Bienvenido al Anarcocapitalismo!

Anónimo dijo...

Algunas preguntitas: ¿Quién está de acuerdo con que un individuo posea más de 100 edificios, cuando hay mucha gente en la calle sin techo? ¿esa no es una forma de violencia de un individuo hacia un grupo dentro de una sociedad? ¿y no es peor aun cuando este individuo
está protegido por las leyes de esa sociedad? ¿es que es posible que un individuo con su "esfuerzo" pueda llegar a tener eso y más respetando las leyes que por cierto los protege?

¿cómo hacemos con estos individuos y las leyes?
Edgar.

JRD dijo...

No, Albano. En el capitalismo "puro" existe una tiranía peor que el Estado, y es el señorío de los empresarios. Deja de hacer fintas aquí, ya te dije que ninguna prosperará.

Indio Caricuao dijo...

Buenos dias compa, considerando que le puede interesar le sugiero visite la página http://www.radialistas.net/clip.php?id=1900074.
Noel Martello
http://indiocaricuao.blogspot.com

Anónimo dijo...

Qué arrecho... no joda, "bueno sí cambien el mundo pero no me toquen mi tugurio de explotación". Albano debe tener un tumor en la cabeza, un coagulo, no sé una vaina así, tapándole unas venas, alguna cosa que lo mantiene idiotizado. Solo hay una manera de cambiar el sistema de amos y esclavos, es quitándoles a esa cuerda de explotadores infames la mierda esa (en la que hacen y se creen que pueden hacer y tratar a los demás como material, objeto o producto). Y no nos caemos a mojones, ellos no se van a dejar, van a dar pelea, van a joder y en última instancia van a venir a echarnos tiros porque para ellos primero un mojonal de pobres estornudando sangre y mierda en las calles, forrados de plomo, que perderse una vacaciones en punta cana en carnavales. Pero se van a joder tarde o temprano, porque como ya dije: solo hay una manera de cambiar y eso es con plomo parejo. Cambien su pensamientos muchachos aburguesados, porque nosotros echamos más coñazo y no tenemos nada que perder. Ustedes se creen que con sus planes de desabastecimiento y demás fintas van a ganar pero nosotros también los tenemos infiltrados, con la diferencia de que la ineptitud no nos acompaña. Los cagaos son ustedes, sigan jodiendo y verán un pueblo arrecho arrancando cabezas.

Saludos Duque.