jueves, 26 de junio de 2008

Macoya de ricos impone aumento de matrículas

Lo que sigue es el editorial del semanario Temas-Venezuela de esta semana. Más revelador, imposible.

_________________

Artículos referenciales:

CAVEP dice que intención del gobierno es asfixiar a la educación privada
Los maleducados
Otra vez los maleducados
Los enfermos privados

_________________

Acotación antes de ir al editorial:

A los padres de niños que estudian en colegios privados los están estafando. La primera señal de este delito horrendo es la naturaleza de la “mercancía” sometida a compra-venta. Dicen los estafadores que la educación en los planteles públicos es un asco, en lo cual tienen razón; en lo que pecan es en hacer creer que la “cosa” que venden en los planteles privados es distinta, es superior, de mejor calidad. Dicen ellos que hay una “educación privada” y una pública, y exhiben como una demostración de la superioridad de la primera el que los niños educados por privados sacan mejores notas y “están mejor preparados”.

Ni de vaina se pasean por los dos puntos clave:

  • 1) los niños pobres, hijos de gente pobre en estado permanente de rebeldía, asisten a planteles públicos, arrastran una carga de hambre, insalubridad y otras condiciones adversas. Por origen, entorno y naturaleza, estos niños no han venido al mundo a reproducir dócilmente esquemas impuestos por una sociedad para niños mimados, sino para violentarlos. Un muchacho que no repite fielmente lo que lee o le dicen tiene que ser reprobado por la fuerza, en la escala miserable y castradora del sistema evaluativo en vigencia. Y ¿a quién le interesan los dictámenes de un orden que te condena a ser esclavo?

  • 2) Los niños ricos van a clases bien desayunados y debidamente estimulados para absorber cuanto el Estado Burgués les inculca en forma de doctrina. Los padres de estos niños se dejarían decapitar defendiendo el embuste de que esos niños están recibiendo “educación privada”, cuando la realidad es que se trata de la misma educación burguesa de siempre, de los tiempos en que los Gobiernos caminaban de la mano con los empresarios. Estos niños, adiestrados al igual que sus padres en las “artes” del amoldamiento dócil a la cultura dominante, impuesta por el hombre blanco y “exitoso”, sobresalen en eso: en reproducir sin problema alguno las indicaciones de una sociedad que les tiene reservado el papel de sujetos dominantes.


_______________
Ahora sí, el editorial de Temas:


En un increíble caso de patología colectiva, un club de estafadores y mercaderes de la educación ha convencido a sus víctimas (clientes), padres y representantes de planteles privados, de que la educación no es un derecho sino una mercancía por la cual hay que pagar, y mientras más se pague por ella ésta será de más calidad. Una estafa monumental a la vista de todo el país, y defendida con argumentos idiotas que pretenden mezclar libertad ciudadana con libertad para hacer negocios a costa de los estudiantes

Nuevamente el absurdo y la prepotencia afloran en las palabras y acciones de la derecha. La enfermedad antichavista ha alcanzado tales abismos de insania mental que sus promotores son capaces de renunciar a sus derechos, o proponerles a otros ciudadanos que renuncien a los suyos, con tal de oponerse automáticamente a todas las medidas del Gobierno nacional. En estos momentos está en desarrollo una protesta subnormal promovida por los mercaderes de una llamada “educación privada”, quienes han convencido a un minúsculo grupo de padres y representantes (es decir, a sus clientes) para que impida que el Ejecutivo le ponga límite a los aumentos de las matrículas o mensualidades en los colegios privados. Ha dicho el Ministerio de Educación que este aumento no debe pasar de 15%, pero los vendedores de “educación privada” han hecho simulacros de asambleas en las cuales sus víctimas (clientes) EXIGEN que ese aumento sea entre 20 y 40 por ciento.

Esto de los mercaderes no es un insulto gratuito: de verdad-verdad, existen agrupaciones de empresarios que se han enriquecido haciéndole creer a la gente que la educación no es un derecho constitucional sino una mercancía por la cual hay que pagar, y que mientras usted pague más dinero la educación será de mayor calidad. A ese negocio repugnante, a ese tráfico de doctrina, se dedican empresas como la Asociación de Institutos de Educación Privada (Andiep), y la Cámara Venezolana de Educación Privada (Cavep), esta última perteneciente a un magnate de nombre Octavio De Lamo.

Este De Lamo ha convencido a sus víctimas, a la pobre gente rica que tiene a sus chamos estudiando en planteles privados, de que es muy importante subir y subir hasta el infinito las tarifas de los colegios, porque el día que esos precios bajen o se mantengan la calidad de la educación va a bajar. Uno se pregunta qué clase de desperfecto emocional puede estar operando en el cerebro de quienes se dejan convencer por discurso tan sórdido y criminal; cómo un representante puede creer que debe pagar (y no sólo pagar sino PAGAR MÁS) por la educación de sus hijos. Hasta que uno hurga en las asambleas que han tomado esta decisión y da con la respuesta: esa decisión no la han tomado los padres y representantes en pleno sino una minoría que se siente con derecho a imponerle decisiones a los demás.

El mecanismo funciona así: De Lamo y sus estafadores convocan a una asamblea con los sujetos más ricos cuyos hijos estudian en los planteles; éstos dicen que el aumento debe ser de 40 por ciento, y los pobres padres y representantes que no pueden soportar estas tarifas tienen que acatar por carambola, por decisión de otros. La otra opción que les queda es someter a sus muchachos al trance siempre desestabilizador del cambio de plantel.

¿Será muy difícil convencer a las autoridades de que estos procedimientos están fuera de la Ley y que es preciso investigar y castigar como se castigan todos los hechos criminales?

11 comentarios:

RomRod dijo...

El caso es complejo. Pero por supuesto sería un gran simplismo suponer que los clientes de la educación privada son todos unos estúpidos que se quieren dejar estafar, igual que lo sería suponer que todos los proveedores de educación privada son unos estafadores chupasangres que lo que les interesa es el billete. Conozco muchos casos de planteles privados que son un verdadero asco, pero también conozco unos que son proyectos colectivos muy interesantes y solidarios. Yo creo que la ingerencia de un tercero como lo es el Estado que generaliza y mete a todos en un solo saco es como suponer que los colectivos no pueden saber lo que les es más conveniente y es papá Estado el que si lo sabe. El poder popular se basa justamente en eso, en respetar a los colectivos, a los individuos organizados. Y si un grupo de padres y representantes decide que está bien subir tarifas, o bajarlas o que se yo, colocar clases de budismo tibetano o lo que les parezca, pues allá ellos, es ese colectivo el que tiene el poder. El Estado debiera estar solamente para supervisar parámetros mínimos de calidad y que por supuesto no se promuevan vainas raras en esos colectivos privados, por aquello de que no nos vengan a salir unos nazis por aquí o por allá.

Por supuesto que la educación es un derecho. Pero la alimentación también lo es. Y si comer es más importante ¿por qué carrizo no nos ponemos a exigir que nos den la papa gratis?

El tema da para mucho más. Por ahora yo espero que haya un consenso. Y también un cambio en la mentalidad de estos mercaderes.

Anónimo dijo...

Epa mi pana. Bueno el editorial. Sólo que creo que estás pelado en eso de que son los ricos los que mandan a sus chamos a los colegios privados. Por puro ocio (y tú sabes que soy ocioso de nacimiento) me puse a hacer una encuesta entre amigos que están en el gobierno. Resultado: ninguno tiene hijos en las Escuelas Bolivarianas o liceos públicos... Da para pensar, no? Y por qué será que no veo a esos amigos armando peo porque les van a aumentar la matrícula?
Un abrazo.
La Guara

Vicente dijo...

Yo veo contradicciones e injusticias de otra indole en los Colegios Privados. Por ejemplo, si la gente paga tanto (porque es un bolon de real), como es posible que los profesores tengan que dar clases en dos y hasta tres liceos? Si yo pago ese dineral, lo minimo que espero es, (1) salones de clase de veinte alumnos o menos; (2) seguimiento especializado y personalizado y (3) los mejores equipos y ofertas en salidas escolares.
La realidad es otra. Los colegios privados, amén del "nivel" de sus bachilleres, estafan a los profesores (les pagan una miseria), arrecochinan alumnos hasta 40 y 50 por salon por el simple billete y proponen actividades pobrisimas.
Asi que el debate incluso al interior de los planteles, deberia darse exigiendo derechos. Pero mucha gente de la clase media y alta cree que si exige queda como pelabola incoformista, entonces prefieren cerrar el pico.

Anónimo dijo...

Soy de los que piensa que la educación debería ser totalmente gratuita, qué el estado la garantice y se preocupe por su calidad, siendo así no debería existir la privada, y mucho menos subvencionada por el mismo estado.
Para el amigo rom, me pareces que manipulas cuando dices:
Y si comer es más importante ¿por qué carrizo no nos ponemos a exigir que nos den la papa gratis?
o eres muy simple en tu opinión.
edgar

Anónimo dijo...

Varias cosas me vinieron a la mente leyendo este artículo. La primera es la confusión que veo con el concepto de "derecho". Lo importante con los derechos es que no se los nieguen a nadie, independientemente de su condición socioeconómica. Y ciertamente yo no creo que la CAVEP ni el señor De Lamo le estén prohibiendo a nadie que estudie en una escuela pública.

En la práctica es el Estado venezolano el que le está negando la educación a miles de niños al no dar presupuesto ni dotación suficientes para la educación básica y media y al negar un salario digno a los docentes. No se puede ser injusto y pedirle a nadie que trabaje para pasar hambre. Los educadores de primaria y bachillerato ganan sueldos de miseria y eso no es justo. Por supuesto que eso es culpa del que fija el salario, es decir del patrono, que es el gobierno. No olvidemos a cuánto está el precio del dólar ni olvidemos cuánto nuevo armamento se ha comprado en ésta última década. Ese es dinero que se le está negando a nuestros niños y adolescentes.

Por otra parte, si hay gente necia que quiere pagar por algo que debería ser gratuito, parte de la libertad consiste en dejarlos tranquilos con su necedad. Me opongo firmemente a todo aquél que quiere salvar al prójimo de su propia estupidez, ya que me parece una intromisión inaceptable en la vida ajena. Especialmente si esa estupidez no pone en peligro al colectivo, como entiendo que es el caso.

Para finalizar, hay que plantear también la otra cara de la moneda: ¿qué pasa con los docentes que trabajan en colegios privados? ¿acaso no merecen ellos un sueldo acorde con su experiencia y su preparación? De no merecer un aumento, ruego al señor bloguero explique por qué. Y en caso en que esté de acuerdo conmigo en que lo merecen, ruego me explique de dónde va a salir ese dinero si no es del bolsillo de los padres o representantes, lo cual ameritaría un aumento significativo en las mensualidades.

En todo caso sugeriría que se hicieran auditorías serias a esos colegios, que se revisaran sus libros de contabilidad y que se fiscalizase adecuadamente la educación privada para que se pueda garantizar que las mensualidades que pagan los representantes vayan a donde tienen que ir, que se garanticen ciertos estándares de calidad en cuanto a la planta física, dotació y personal. Así se podría decir si los aumentos están o no justificados.

JRD dijo...

Bueno, RomRod, ¿y entonces? Me animó mucho el inicio de tu comentario, porque revelaba ganas así como de echar unos manotazos. Pero al final vienes y arrugas: "Por ahora yo espero que haya un consenso. Y también un cambio en la mentalidad de estos mercaderes". Y ya, se cae el resto de la argumentación: nadie está aquí defendiendo la supremacía del Estado en nada, sino desguazando el fenómeno paranormal que pone a unos estafados a defender a sus estafadores con una energía digna de mejor causa.
Por ahí soltaste una buena: "si comer es más importante ¿por qué carrizo no nos ponemos a exigir que nos den la papa gratis?" Respuesta: porque te caen encima los mercaderes de la alimentación. El ser humano produce suficientes cereales para alimentar tres veces a la población mundial, pero el capitalismo decidió que sólo come quien tiene con qué, y los demás que se jodan. De bolas que la comida también debería ser gratis.

La Guara. Nadie dijo que sóloi los ricos meten a sus hijos en colegios privados. En seriol, lee otra vez la vaina y verás que en ninguna parte dice eso. Por el contrario, parte de la denuncia dice: "De Lamo y sus estafadores convocan a una asamblea con los sujetos más ricos cuyos hijos estudian en los planteles; éstos dicen que el aumento debe ser de 40 por ciento, y los pobres padres y representantes que no pueden soportar estas tarifas tienen que acatar por carambola, por decisión de otros. La otra opción que les queda es someter a sus muchachos al trance siempre desestabilizador del cambio de plantel".
Mosca.

Vicente y Edgar. Gracias por sus aportes.

Anónimo del 29 de junio de 2008 06:25 PM. Del carajo que hayas venido a defender eso que llamas "derechos". Porque tal parece, cuando uno lee su comentario, que estafar a un puñado de padres y representantes es un derecho fundamental ("Me opongo firmemente a todo aquél que quiere salvar al prójimo de su propia estupidez, ya que me parece una intromisión inaceptable en la vida ajena"), pero yo no tengo derecho a comentar en este blog sobre esa estafa. Una belleza. Yo estoy violentando los derechos del estafador De Lamo, y éste no está violentando los derechos de los padres y representantes. Los estúpidos tienen derecho a ser estafados. Molleja de hipótesis.

Anónimo dijo...

Tiene tanto derecho a comentar lo que usted quiera, estimado amigo, que lo hace cada vez que se le antoja y nadie lo censura por eso.

Si alguien quiere enviar a su hijo al colegio que mejor le parezca, quién es usted o quién soy yo o quién es el ministro de lo que sea o el presidente para decirle que no lo haga.

Por favor aclare este punto compadre, con qué autoridad José Roberto Duque se cree con derecho a decirle a los demás qué hacer con la educación de sus hijos.

Y le señalo, amigo, que usted está violando los puntos que exige como obligatorios para comentar, ya que me atribuye cosas que no he dicho por ningún lado, ya que en ningún momento lo he acusado de violentar los derechos de los directivos de CAVEP.

JRD dijo...

Anónimo 30 de junio de 2008 01:25 AM. Yo no me creo con derecho a decirle a los demás a que haga nada, pero sí me siento con el derecho de hacerle ver a la gente que está en curso una estafa colectiva, y que el antichavismo en pleno la considera legítima sólo porque cree que con eso está haciéndole oposición política a Chávez.
Y sí, usted dijo lo que te atribuí: "Me opongo firmemente a todo aquél que quiere salvar al prójimo de su propia estupidez". Según es muy fácil verificar, yo no manifesté en ninguna parte mi intención de salvar a nadie, ni de meter preso ni a castigar al De Lamo por sus latrocinios (¿cómo, si yo no soy el Estado ni quiero serlo?). Simplemente estoy emitiendo una opinión, a la cual tengo derecho y la cual seguiré defendiendo con mi cara y mi identidad al aire. Allá quienes hablan de libertad y de derechos pero no tienen los cojones de hacerse responsables por lo que dicen o escriben. Usted se opone (firmemente, además) a que yo llame estafa a una estafa, le molesta mi opinión, le molesta mi inteligencia, le molesta no poder rebatir mis argumentos y además niega haber dicho lo que dijo. No sea cobarde, reconozca que está equivocado. Aproveche que tampoco le estoy exigiendo que revele su identidad.

kaifas miguel@gmail.com dijo...

Lo que observo es que los mercantilistas de la educación utilizan el antichavismo a ultranzas como arma para justificar ante su víctimas la estafa.Es potestad del estado venezolano regular los precios de la educación precisamente para proteger a los consumidores y usuarios,no olvidemos que en este país la educación es un derecho no un lujo,y bueno anónimo dése una vueltecita por los pueblos y constate las escuelas,liceos que esta revolución a construído,averígüe por su iniciativa cual es la matrícula actual y compárela con los años de la cuarta...ah, le tomo la palabra:Vamos a chequear si del aumento que piden los colegios privados cuanto le corresponde a los docentes...
Miguel Rojas

Anónimo dijo...

yo discutí con un amigo ayer sobre eso. El muy coño, después de soltar cuánto argumento pudo, cada uno más estúpido que el anterior anterior, para justificar el aumento y ver que ninguno tenía razón de ser, me dió un par de razonamientos que me dejaron sentado de culo del tiro. 1) "Esa mierda no es trabajo social ni caridad". Pues bueno sí esa es la vaina pa qué coño comerciar con educación, es el mismo güeveo de comerciar con la salud, la seguridad, la dignidad, el hijoeputismo). 2)Según él es injusto que no los dejen aumentar porque si es así van a salir jodidos los docentes pues para continuar funcionando habría que desmejorar a los profesores.

Tamaña lógica. Y yo me pregunto qué pasa cuando se decreta aumento de salario en el sector educativo, y las instituciones privadas no pagan el aumentan a los profesores. ¿Eso también es culpa del chavismo coñoemadre?

Mi pana Duque, entonces uno se arrecha, arma peo y lo llaman resentido pero cómo no se resiente uno. De bolas que somos unos resentidos, o qué vamos a ir felices echándole flores al que nos quiere meter el dedo en el culo.

Saludos

Anónimo dijo...

Yo creo que en lugar de estar juzgando cuanto ganan o no ganan los institutos privados deberiamos mas bien preocuparnos por organizar las comunidades para que luchen por sus colegios publicos. La educacion en Vzla. Es Gratis, pero tenemos que pelear y sacar a ese monton de directores y profesores corruptos.

En mi epoca (83, 84) mi Liceo Agustin Codazzi era el mejor de Maracay gracias a una direccion que con adecos o copeyanos se imponia gracias a su curriculum y valores eticos y profesionales. Si se puede dejen que los privados hagan lo que quieran.