jueves, 15 de octubre de 2009

La policía no tiene salvación

Artículos referenciales:
__________________

Esto lo escribo movido, conmovido y sobre todo arrecho por la detención ilegal, torturas y vejaciones sexuales por parte de la Disip en contra de Mairim Delgado, mujer de 29 años, militante del PSUV y estudiante de Educación en la UCV. No porque la condición de militante y estudiante le otorgue más derecho a la dignidad, sino porque este caso revela que mientras unos nos empeñamos en hablar y pensar en términos de Revolución otros no pueden quitarse el adeco corrupto de encima.

***

Hace unas semanas, un compa que trabaja en el Consejo General de Policía me extendió una oferta de trabajo. La Policía Nacional está formando a quienes serán sus funcionarios fundadores, y el Consejo (ente adscrito al Ministerio de Interior y Justicia) ha puesto empeño en darles a los agentes formación en Derechos Humanos y en otros aspectos de lo que debe ser la “visión” del nuevo policía. Audaces los compas, pensaron en el hijo de Ezio Duque para que fuera a echarles unos cuentos sobre la policía que conozco. Me pongo en el pellejo de la institución y los docentes y digo: sobre lo que no debe ser la policía. Suena bien, ¿ah?
Pero estuve unos días imaginándome a mí mismo en un aula de clases descargando el discurso transgresor-alterno-bovero en la cara de unos muchachos cuya aspiración en la vida es ser policías, y decidí que la aventura no valía la pena. Yo no creo que ninguna policía sea o pueda ser buena en el sistema en que vivimos, así que ponerse a adoctrinar gente con criterios de construcción de otra sociedad, pero contando con unos compatriotas que están ansiosos por ir a servirle a la sociedad actual, es una pérdida de tiempo. Se atraviesa además ese recóndito sentido de la honestidad que uno guarda por ahí, y que le impide ganarse una plata haciendo cosas inútiles o en las que no cree.
Yo no creo que los funcionarios de la nueva policía vayan a ser “mejores” que los actuales, por la sencilla razón de que la sociedad para la cual van a “trabajar” es la misma sociedad descompuesta que pudrió a los anteriores. La comprobación inolvidable de la conexión profunda entre clases acomodadas y cuerpos policiales a su servicio es aquella marcha del 11 de mayo de 2002, cuando el sifrinaje se lanzó a marchar en apoyo a la PM, a agradecerles y a celebrar con ellos el habernos masacrado un mes atrás. Era una delicia ver a tanta niña rosadita pidiéndoles autógrafos a los hijos de puta que nos ametrallaron, nos ametrallan y nos seguirán ametrallando.
***
Tengo además suficientes y demasiado contundentes testimonios de policías solidarios, buena gente, tipos sencillos y honestos; agentes que tienen más o menos intacto su sentido de la humanidad y de la justicia. Agentes que, por lo mismo, son enviados a trabajar como funcionarios administrativos, de oficina. En el código de las policías este es el castigo subliminal para los güevonotes, los gochos, los estúpidos incapaces de matraquear, de extorsionar y de pegarle un tiro a quien no pague vacuna. “Bueno”, en el diccionario de los policías, es sinónimo de gafo.

Para ser un policía de verdad, ese que sale a la calle a enfrentar a los malandros, hay que ser malandro también: hay que ser un coñoemadre. Una lógica que parece hecha a la medida: al hampa se le enfrenta con tipos rudos que también son hampa. El problema es que no todos los ciudadanos que andan por la calle son delincuentes, y por lo tanto no tienen por qué calarse que un puñado de mamagüevos disfrazados los sometan a vejaciones en nombre de la moral, las buenas costumbres y no sé qué mierda de orden público y tal. Alguien les dijo a estos hampones de uniforme que ellos son “la máxima autoridad en las calles”, y que por lo tanto ellos están allí para humillar a los ciudadanos, no para servirles. El “criterio de servicio público” es algo con lo cual se limpian el culo: ellos se acostumbraron a que su misión en las calles es demostrar que son más arrechos que los demás.

A los policías y a sus clones frustrados, los vigilantes privados (pobres y explotados todos ellos) se les inculca profundamente, sin necesidad de decírsela con palabras, la siguiente instrucción: los tipos de tu condición, tu aspecto y tu extracción social son sospechosos. Cuando veas a un carajo igualito a ti (pobre como tú, negro como tú, mal vestido como tú), jódelo. En algún post anterior conté cómo un agente de Policaracas quiso hacerme caer en una trampa muy de moda desde hace tiempo: me agarró en Chacaíto después de comerme la luz roja del semáforo y me preguntó que dónde vivía. Cuando le respondí que en el 23 de Enero se llevó la mano al cinto y pregunto: "Ajá, ¿y qué haces por aquí tan lejos?". Le respondí: "Atracando".
La policía es un ente en descomposición dentro de un sistema también en descomposición. Es la carroña a medio digerir en el estómago del zamuro muerto. Usted no hace nada con aplicarle curitas y paños calientes a ese cuerpo putrefacto, porque el cuerpo que lo aloja está pudriéndose también.

***

Para los mercaderes de la represión ha sido fácil vender la conocida fórmula: ¿Hay más delincuencia? Pues saquemos a la calle más policías. La policía acaba con el crimen, reza una sentencia en la que casi todo el mundo cree a ciegas. Los años 90 se encargaron de echar por las letrinas ese embuste abominable. Esa fue la década en la cual la descentralización propició la fundación de un cuerpo policial por cada municipio. La aparente paradoja resalta con una claridad que deslumbra: en los años 90 se multiplicó por varios miles la presencia policial en las calles, y sin embargo en esa misma década el crimen violento se disparó hacia arriba en espantosa carnicería. De 2.800 homicidios ocurridos en 1990 saltamos a más de 9 mil en 1994, el año más violento de la historia criminal venezolana. Y la paradoja es sólo aparente, porque a estas alturas ya deberíamos saber que el crimen no se combate con policía.

La gigantesca hipocresía de los dirigentes antichavistas ha encontrado un aliado muy poderoso en ciertas fallas estructurales que al Gobierno chavista le ha costado superar. El discurso del antichavismo se las ha arreglado para organizar así las “ideas”: el Gobierno gasta dinero en el exterior mientras usted es atracado en la calle, no le alcanza el sueldo y los hospitales están sin medicinas. Lindo discurso para unos recoñísimos que, cuando estaban en el poder, jamás se ocuparon de los hospitales, de la seguridad ni del ingreso de las clases populares. Dicen los repentinos sabios de las ciencias sociales (los antichavistas metidos a analistas) que el Gobierno debería utilizar lo invertido en gastos militares para dotar mejor a las policías o “mejorar” las que existen. A unos hijos de puta enfermos por la plata les parece que todo se resuelve con plata. Creen que el factor que jodió a la humanidad es el que va a salvarlos: dales plata a los policías y entonces la seguridad ciudadana mejorará, dicen. Como si no estuviera claro que si a un policía, a un médico o a cualquier servidor público hay que pagarle muy bien para que no se meta a delincuente, entonces es mejor pegarle un tiro en la cabeza y acabar con esa comedia. El combustible de la gente que trabaja para servirle a la gente debería ser la ética y el sentido de humanidad, no la plata. Pero para que eso ocurra hace falta que hagamos una Revolución.

¿Será que le damos?

8 comentarios:

Leo Felipe dijo...

Mientras Chávez –que con el poder que tiene es el único capaz de lograrlo– no desmantele y anule a las mafias de su propio gobierno, de los militares, banqueros, jueces, empresarios y diputados (me da lo mismo que estos militares, banqueros, jueces, empresarios y diputados sean del PSUV o de PJ), no empezará la revolución en términos de recomponer el sistema, por más pueblo corajudo, envalentonado y atrevido que hayas conocido en tus viajes. Este Estado, como dices, sigue siendo adeco. Ha corregido muy pocas o casi ninguna de sus tragedias. La criminalidad y la impunidad son dos de ellas, como el abuso de poder. Pero ahí están las declaraciones de los gobernantes de turno: esta vaina lo que está es de pinga, chico. Aquí no matan a nadie. Ni a los campesinos, ni a los caciques, ni a los sifrinos, ni a los carajitos, ni a los pobres, ni a las mujeres. El sistema de justicia tiene sus errores, que no se han podido areglar del todo, pero ya estamos trabajando en eso. Lo demás son puras ganas de joder de los escuálidos.

Celi dijo...

Buen contenido José Roberto. Para mí la cosa se relaciona con el título de unos de los artículos referenciales que colocas al principio: "Los cuerpos represivos siguen cumpliendo su misión original"... Un abrazo

JRD dijo...

Leo.
A mí me encanta cuando viene gente a restregarme en la cara mi chavismo y terminan plasmando argumentos más chavistas que los míos. Te confieso algo: esto lo estoy escribiendo luego de leer las dos primeras líneas de tu comentario. El resto lo leo ahorita mismo, pero estoy seguro de que no será necesario agregarle nada a esta respuesta. No necesito leer más, tu reflexión confirma nuestra tesis: hay gente que dice que cree en la democracia y en la libertad, pero no puede vivir sin el caudillo que le resuelva los problemas.
Así va el mundo: un poco de chavistas queriendo construir el país al margen del Estado y los escuálidos rogando que Chávez gobierne.
¿No te digo yo?

JRD dijo...

Leo
Me equivoqué, sí tengo que agregar algo. Es una solicitud o invitación: por favor cópiame y pégame aquí una frase, comentario, artículo o declaración que le dé razón esto que escribirste: "Pero ahí están las declaraciones de los gobernantes de turno: esta vaina lo que está es de pinga, chico. Aquí no matan a nadie. Ni a los campesinos, ni a los caciques, ni a los sifrinos, ni a los carajitos, ni a los pobres, ni a las mujeres."

Anda, dime quién fiue el que dijo eso. Por favor.

Leo Felipe dijo...

Coño perro, yo sí quiero que el caudillo gobierne, él supo ganarse ese deber y ese derecho, y por lo visto no le va tan mal en la vida.

No me molesta confirmar tesis ajenas, así sean políticas y me instale en la acera de enfrente, menos aún si vienen de gente que cree en el potencial creador del ser humano y tiene un trabajo adelantado de cara al futuro.

Tú no eres gobernante y casi nunca estás de turno, así que con el comentario final puedes hacer lo que quieras, pero es lo que pienso y me molesta y lo escribo aquí porque a mi blog entran dos o tres panas sifrinos de El Marqués; mientras que al tuyo lo visitan algunos chavistas que todavía creen que los diputados y los ministros y los gobernadores están haciendo la revolución. Sabemos que los antichavistas piensan que todo lo malo es culpa de Chávez y se originó a partir de su llegada al poder, pero a mí no me importa esa gente. Sino los que creen que esto de la criminalidad y la impunidad çse arregla con una ley policial, levantando la mano en la Asamblea...

La mafia 85 - Venezuela 0.

Me fui pa otro lado, así que si no quieres poner el comentario, déjalo así. Abrazo.

Anónimo dijo...

PANA OCHENTERO TE SALUDA Y ESPERA QUE ESTA VEZ PUBLIQUES MÍ COMENTARIO PUES LOS ANTERIORES ES EVIDENTE QUE NO O TE PARECIERON EXCESIVAMENTE EXCELSOS PARA EL VULGO,ENTRANDO EN MATERIA LOS CUERPOS REPRESIVOS O POLICIALES DE CUALQUIER ESTADO POR LO GENERAL HAN SIDO CONFORMADOS POR GENTE DE BARRIO O MEJOR DICHO MALANDROS DE BARRIO IQUE BACHILLERES PUES PA DAR COÑAZOS HAY QUE SER ALGO LETRADO POR AQUELLO QUE LOS TIEMPOS CAMBIAN,ES DE ESPERAR QUE ESTOS TOMBOS, POR SI NO LO SABEN ESTA PALABRA VIENE DE UN AMERICANISMO ALUSIVO A HERRAMIENTA,HIERRO,FUCO TERMINO OCHENTERO PARA DENOMINAR EL SW 38 SPECIAL CON EL QUE COMBATIAN TAMBIEN AL HAMPA DE LA CUAL ERAN VECINOS PORQUE TRISTEMENTE LO QUE HUELA O PROCEDA DE BARRIO ES POTENCIALMENTE SUBVERSIVO, PARA NO PARECER TAN ACADEMICO CONTRARIO A LO ESTABLECIDO LA ADECOPEICRACIA QUE CASI ACABA CON EL PUEBLO VENEZOLANO SI EL DE VENEZUELA, EL MAYAMERO ES OTRO CUENTO DE LA MISMA HISTERIA, PUES LA HISTORIA ES MUY DIFERENTE; SURGE LA PREGUNTA ¿ PUEDE HABER POLICIA "TO PROTECT AND SERVE"?IRONICAMENTE LEIT MOTIV DE LAS YUESEI POLIS,PONIENDOLE EMPATIA AL COMENTARIO HA DE SER MUY ARRECHO CAMBIAR LA IMAGEN DE HAMPON CON CHAPA A LA DE PROTECTOR Y SERVIDOR AL MENOS DEL PUEBLO,DIGO EL MILAGRO PERO NO EL SANTO PANAS QUE JUGARON METRA CONMIGO Y CON EL PASAR DEL TIEMPO CASI ME DAN PLOMO ESO SI EQUIPADOS Y AMANSADOS CON GLOW 9MM CHALECO ANTI-PATRIA Y A FALTA DE PALOMO UNA YEGUA DE HIERRO SUPERBIKE PA´ESO SI HABIA REAL,PERO LA INSEGURIDAD SEGUIA Y SIGUE, EN MI HUMILDE OPINION LA SOLUCION NO ESTA EN VOLVER ROBOCOPS A NUESTROS PANAS O A LOS HIJOS DE ESTOS O A NADIE,DIFIERO CONTIGO EN TU IDEAL QUE AL SERVIDOR PUBLICO LO MUEVA LA ¿ETICA SENTIDO DE HUMANIDAD?O TE LO TRADUZCO AL CORRUPTIAL "ETICA" ¿CUANTO HAY PA ESO´?FRASE HISTERICA Y DE UNA RECORDACION COÑOEMADRE NO?"SENTIDO DE HUMANIDAD"PAGAS TU? DE PARTE DE QUIEN?LOS REALES HACEN FALTA NOS HACEN FALTA SINO PREGUNTALE A LOS MARTIRES MAYAMEROS LO JODIO QUE RESULTA VIVIR LEJOS DE LA PATRIA O DE LO QUE SE SALVO DE ESTA Y CON APENAS MILES DE MILLONES DE DOLOARES EN SUIZA O ISLAS CAYMAN O BAHAMAS EN CUENTAS ANONIMAS PERO QUE NO PUEDEN DISIMULAR SUS TITULARES,CADA RATO SE VEN VIA WEB, CABLE, PRENSA DE LAS QUE ADEMAS SON DUEÑOS CONTANDOLE A LA HUMANIDAD LO JODIO QUE RESULTA TENER A LOS MUCHACHOS ESTUDIANDO EN HARVARD O YALE PRIVANDOLOS DEL DERECHO CONSTITUCIONAL DE ECHAR PIEDRA EN LA CENTRAL A LA QUE POR MAS QUE JODIERON NO PUDIERON ACABAR,ESO ROMPE EL ALMA COMPA,PEOR AUN LO DESAGRADECIDOS QUE SOMOS POR CAUSAR ESTE DESPLAZAMIENTO FORZADO DE LOS ADECOPEICRATICOS POR EL MUNDO,LO QUE HAY QUE VER...CONTINUANDO CON LA SOLUCION AL HAMPA ES CUESTION CASI ORTOGRAFICA HACAVAR CON EL HAMBRE(DICESE CAVAR SEMBRAR Y COSECHAR LA TIERRA)OTRA, HABITACION(ENTIENDASE VIVIENDA DIGNA)Y LA "H"MAS TRINCA BOLA DE TODAS HABITOS(LEASE TRABAJAR POR CONVICCION NO PA SOBREVIVIR O PEOR AUN SUBSISTIR) PROBLEMA DE ORTOGRAFIA SOCIAL VALGA LA DEFINICION,NI SIQUIERA LA YUESEI POLIS LA MEJOR DOTADA DEL MUNDO CON PENA DE MUERTE Y TODO HAN PODIDO CON EL H A M P A, REITERO PURA ORTOGRAFIA SOCIAL,SEÑORES PERDONEN LA ORTOGRAFIA FUE INTENCIONAL Y MUY ELOCUBRADA....

Joe Garagnon dijo...

Duque:

De bolas que hay que darle, revolución ya!.
Este que te escribe no es un "docto" de esos que le quieren hacer ver la cara de guevon a todo mortal que se le atraviese. Soy un carajo normal, de a pie, que tiene que pasar roncha para vivir con cierta dignidad. Que la policía sea un cáncer incorregible y en general todas las instituciones, no es asunto de Chàvez, ese asunto es de las oligarquìas que crearon toda una estructura de dominación que sigue a su servicio. Yo estoy clarito en eso. No voy a salir a defender a lo culoflojos de la oposición. No voy a defender al comerciante que cambia varias veces al mes el precio del producto pero le sigue pagando salario mínimo a su esclavo. No voy a defender el estatus y la vidota que se dan los Zuloaga, los Granier, los Cisneros, y otros mientras el resto del pais es pràcticamente desolaciòn y miseria. De bolas que hay que darle. Pero eso sì, no pienso meterme en un salon del psuv o de cualquier otra vaina a ver como un mamaguevo habla de cuan bonito es el comandante y de como se le debe hacer el arpejeao en la cabeza del guevo, o escuchar a rencontramaricos como el del "granito de maiz" que se le va a volver cotufa en ese culo incrementa su literatura del jalabolismo. Socialismo es lo que manda. Un abrazo. Jose

Miguel dijo...

Saludos amigos, sólo les envío esto a manera de refrescar un poco la vaina.
Miguel Guédez
http://migueleguedez.wordpress.com/


Bochinche


La marruñequera, la vaina, la verga, el escoñetao, el aguevoneao, el paisa, el loco, el frito, el cachivache, el perol estartalao. Te espernanco, me espernancas, todos espernancamos, al chino, al portugués, a Milaidi, a Maikel, y al abuelo.

El cuatro pepas, el quedao, el achante, el pajuo y el pajizo. La loca, la perra, la puta, la marimacha, la bembona, culona del misterio del ministro y sus peos y sus mierdas.

La muñeca, las tripas, el bofe, el profe. La lata, la nave, el repro, el mototaxi, la cuñada ladilla, el perrito cuchi, el arrastrao, el marico, el pargo, el basural, el Recreo, el millar sin dos ceros, el maletín, el musiú, el gordo, el sordo, el que ve pero es mudo.

El artículo, la reforma, el ciempiés, la escalera, la chuleta, el chulo, la coca, las cartas, el patiquin, el pan pin pon pun, el pata en el suelo, la momia, la monja, la cruz, el maiamero, el pillo, el bobo, la baba.

El jetón, el brujo, el tarado, el lepe, el chicote, el lerdo, el triple bobo, loco y feo.

El choro, el capo, el paco. La acera, el semáforo, los chuzos, la pega. El chapeo, el babozo, el latozo, el castrista castrado. La chamba, los reales, la culebra, no hay guiro ni pendejeo.

El convive, pa’ lante, to fino, so ta listo, tá resuelto, pa’ mañana, no te preocupes, dalo por hecho, un tiro al piso. El remendón, la palanca, el yo sí puedo, el habla paja, el rolo e diablo.

El pura pose, el arrimao, el vivo, el rebuscao, el acomodao, el pitiyanqui, el ñángara, la jeva, el jevo.

El bate quebrao, el caballo, el Bob Abreu, la Maga, la Osa, la matrona, el chulo, María Lionza.

El papeao, el calidá, el chévere, el depinga, el boleta y el boleteao.

El facha, el chiguire, el cambur, el cacao, el cambalache, la tranza, el tranceo.



El país, algo, alguien.



Érase hoy otra vez.