jueves, 12 de noviembre de 2009

Todavía somos chavistas

Según las encuestadoras más implacables convertidas en fichas de propaganda contra el Gobierno, todavía la guerra sucia y los efectos de la crisis no logran que la empatía de nuestro pueblo con su presidente baje de 50 por ciento. Pero no hay que hacerse el pendejo ante la detección de rabias callejeras, de un descontento producto de situaciones reales, y otras exacerbadas o confeccionadas por los medios de la derecha. Pocas veces me he dedicado en este espacio a hablar desde mi condición de sujeto afecto a un Gobierno más imperfecto que el coño, pero el más apegado al pueblo que he conocido. Hago hoy una de las pocas excepciones en esa dirección, porque hoy Chávez y el chavismo militante se enfrentan a un momento difícil en su relación con las masas populares.



Los chavistas estamos sometidos permanentemente a los ataques de una maquinaria de propaganda y guerra de opinión pública en la cual el enemigo es experto, y nosotros unos pobres aprendices. El enemigo tiene más de medio siglo perfeccionando las artes de destruir la imagen del otro, y nosotros apenas unos pocos años experimentando con las formas alternas de comunicación, la guerrilla mediática y la democratización de las herramientas de la información. Muchos soportamos esos ataques, pero quien no sabe de militancia ni conoce el origen y esencia de esta guerra que vivimos hoy puede sucumbir a la desesperanza, a la desilusión y al pesimismo.

Estas son entonces mis razones para permanecer en esta acera de la historia, y no allá enfrente adonde van a parar los impresionables, los indecisos, los de convicciones frágiles y en general los cagones que creen que ser revolucionario es una fiesta consistente en vestirse de rojo y gozarse las riquezas del país. Pero también va a parar allá mucha gente honrada, humilde y honesta. Esa que hoy anda medio arrecha y que probablemente en unos meses vuelva a recuperar la fe en el proyecto, y no sólo en el Presidente.

***

Si yo tuviera que defender al proyecto chavista a partir de los conceptos convencionales de una sociedad fatalmente condenada al capitalismo, mi dictamen tendría que ser adverso al proyecto que ha puesto Hugo Chávez en la mesa. Si yo quisiera que los hospitales funcionaran, que la gente fuera a misa los domingos, que la policía matara o encarcelara a los delincuentes (delincuente: sujeto que atenta contra la propiedad y la tranquilidad de la “gente de bien”), que los indigentes no se dejaran ver en las avenidas céntricas y lugares de esparcimiento de las clases medias y altas; si yo quisiera que los pobres respetáramos y consideráramos entidades superiores a los ricos, a los curas, a los militares, a los periodistas, a los gobernantes, a la gente que aparece en televisión y a los funcionarios públicos; si yo creyera que el mundo funciona bien pero que podemos mejorarlo ubicando a unos gerentes probadamente exitosos en cargos públicos estratégicos, o entregándole a unos empresarios el control de las funciones del Estado, y metiendo en la cárcel o matando a los comunistas; es decir: si yo quisiera que esta sociedad en estado de descomposición funcionara, yo sería de derecha. Sería antichavista. Votaría a favor de cualquier partido de los autodenominados “democráticos”. Estaría muy preocupado por los millones de dólares que el país produce o deja de producir, y porque a un multimillonario lo castigan o lo multan por promover golpes de Estado desde su televisora particular.

Pero a la sociedad venezolana no se le puede medir hoy con los mismos parámetros con que se mide a otros países. En Venezuela se han roto algunas condiciones que lo mantenían inmerso en cierta conveniente noción de “normalidad”, entendida esta como un estado de cosas en las cuales los esclavos estamos contentos de serlo, y por lo tanto los esclavistas viven tranquilos y ninguna turbulencia perturba las aguas donde navegan sus yates.

***

En 1814 una horda enfurecida de miles de esclavos y sirvientes al mando de un asturiano llamado José Tomás Boves llegó a libertar a un pueblo oprimido. Como los liberados eran sirvientes y castas consideradas inferiores, la historiografía no lo registra como liberación sino como hecatombe. En aquel entonces, Boves emitió un bando según el cual los ricos mantuanos debían inclinarse en respetuosa reverencia cuando se toparan en la calle con un negro, pardo o zambo. Eso no era ni es “normal”: lo normal es que los negros y pobres nos inclinemos ante los blancos y poderosos.

Yo soy chavista porque, al igual que en 1814, los venezolanos estamos asistiendo a un proceso de destrucción de una “normalidad” embustera, tramposa e impuesta; una “normalidad” que considera ofensivo el que a un empresario lo cite la policía, la Fiscalía o el poder legislativo a una interpelación o a someterse a una investigación: los Estados burgueses sólo investigan a los pobres. Con Chávez en el poder las figuras de autoridad, comenzando por la propia figura presidencial, han recibido la bofetada que las ha rebajado a su condición humana más simple. Un cura, un militar, un periodista, un empresario, un multimillonario, un músico de renombre, ya no son abordados en las calles para ser alabados y glorificados y para que den autógrafos, sino para ser interpelados en su condición de ciudadanos comunes. Con el chavismo en el poder comenzó un sano proceso de humanización de lo que antes era santificado e idealizado: hoy sabemos que del Presidente para abajo todo el mundo fornica, defeca, llora de dolor o tristeza, tiene imperfecciones y debilidades.

Es verdad que todavía Chávez le hace muchas concesiones a la burguesía, que todavía los oprimidos lo somos y los poderosos son unos cuantos más. Es verdad que Chávez es bolivariano, aunque a ratos parece bovero o bovesista. Pero con Chávez, en Venezuela ha comenzado un proceso de desacralización de las jerarquías, paso esencial para la construcción de algo que le resultará muy anormal a los “normales” del momento: la democracia. Esa construcción que ha de ser algún día el Gobierno del Pueblo, y no un entresijo de postulados entre los cuales destaca aquel según el cual la empresa privada puede vejar al sujeto de la democracia, que es la gente pobre que necesita vender su fuerza de trabajo para sobrevivir en esta selva. Soy chavista porque Chávez ha catalizado con relativo éxito el proceso de destrucción de una sociedad que la humanidad debe abandonar urgentemente como opción.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

La maquinaria de la propaganda existe, pero creo que no es sólo de la oposición, sino que también el Gobierno usa la suya, como todos los gobiernos han hecho.
Efectivamente creo que el Presidente Chavez es el mandatario que más ha llegado al pueblo, pero me parece que el país se le está iendo de las manos y se está hundiendo en violencia y en desmoralización. Los aumentos en los sicariatos, robos y corrupción, no son inventos. Creo que no ha mejorado para nada la seguridad de los individuos y que buena parte del gobierno no está preparado para gobernar el país y eso se nota. Me parece que muchos integrantes del gobierno no tienen una ídea de lo que es socialísmo y eso lleva a cometer y transmitir exabruptos. Creo hay que entender que no se puede implementar una revolución sin tener una ídea clara de lo que se quiere hacer y sobre todo tener cerca de un 45 % de la población, que no es mayoría, pero que tan poco es poca gente, en contra de lo que se hace.

Anónimo dijo...

"...desde mi condición de sujeto afecto a un Gobierno más imperfecto que el coño, pero el más apegado al pueblo que he conocido..." es bueno recordárselo a uno mismo. Porque de pana, a veces pareciera que uno no es chavista sino anti-oposición. Un beso! MP (tu vecina de Vida Comercial)

RL dijo...

te felicito, por este articulo esa que ayer 15 de noviembre de 2009, los venezolanos chavistas les dimo un a leccion de democracia en la eleccion de los delegados al congreso del partido, pero mas que eso y a sabienda de los coleados como alcaldes y gente del gobierno que se nos colo, ayer le dimos un respiro y una esperanza solida al proceso de construccion de una sociedad mas humana y justa, porque sin esto no habra paz ni aqui ni en ninguna parte del continente, es el PSUV, los militantes y el pueblo los que tienen que dirigil este proceso, el partido junto al pueblo tiene que crear las estretegias para llevar la rreevolucion y el poder a quien debe tenerlo que es el pueblo organizado. El gran miedo de la clase media mierda que tenemos que no son mas que el tapon de tranca para llegar a quitarles el poder a los verdaderamenet poderosos como es la clase ricva el 5% de la poblacion a ellos es lo que hay que quitarles el poder pero tenemos que vencer primero a sus lacayos que son la clase media, los chavista dimos ayer una muestra mas de civimos sin ser sociedad civi, de que vamos a pesar de todo en un buen camino.

Anónimo dijo...

Precisamente hoy entrevistaron a alan woods y dijo un par de cosas bien importantes (y claritas como no las ha dicho nadie..por lo menos en los medios):

"Aún no hemos tocado el centro del poder: el sector financiero. Entonces, por un lado no tenemos una economía socialista planificada, pero por otra parte no permitimos al sistema capitalista funcionar según las leyes normales y al fin de cuentas va a ser el caos, va a ser todo lo peor de una cosa y de otra.No puedes planificar lo que no controlas."

Agrego yo, que en ese berenjenal el gobierno no puede funcionar, porque no es ni socialista ni capitalista, crea una inflación del carajo, y lógicamente, el dedo apunta a Chávez.

"Si las inversiones están en manos privadas, los empresarios tan sólo invierten para su beneficio. No puedes planificar lo que no controlas. Esas decisiones, tan importantes para Venezuela, no están en manos de los venezolanos."


"Desde esa perspectiva habría que nacionalizar la banca,ese es el punto número uno. Sin nacionalizar la banca es imposible tomar las decisiones necesarias para controlar las inversiones y el sector productivo. Aquí hemos empezado una revolución, se han hecho grandes logros, pero no tenemos derecho de decir que esta revolución esté terminada. Y creo que no está terminada hasta que no llevemos a cabo la expropiación, no de todo, pero sí de Tres cosas: la tierra(latifundios), el sector financiero y las industrias claves."

Pana, JRD; tu ves que Chávez lanzó la ley de tierras, y comenzaron a matar lideres campesinos como bien reseñas aqui, ¿te imaginas que nacionalice la banca? yo creo que es para proteger a los bancos que estan las bases ahi en colombia. Chávez hace las vainas legal, COMPRA, NO EXPROPIA el Banco de venezuela, o empresas como CANTV, todo legal, todo sin fanfarria, e igual lo tienen en la mira... e igual es insuficiente. Está en equilibrio pero tiene que romperlo ya...o lo rompe a él

"En 11 años, el pueblo venezolano ha dado sobradas muestras de gran lealtad al presidente Chávez. Ha salvado la revolución en 2002, durante el golpe de Estado y luego en el proceso revocatorio. Pero hay un límite de la paciencia del pueblo. Cuando un campesino, un obrero ve que sus problemas básicos no se resuelven, podemos ver un proceso de desencanto, de cansancio y yo tengo miedo, una gran preocupación. La amenaza de la contrarrevolución no ha cesado, sigue allí. Hasta ahora, las masas siempre han votado a favor de Chávez, pero hay graves problemas de un cierto deterioro, las reformas están siendo afectadas por la crisis económica, además hay problemas de corrupción, de burocracia, de arribismo.

Entonces, el peligro es que la derecha va a pasar realmente a la ofensiva. Me parece un peligro más grave que Colombia.

El peligro más grave que veo no es exterior, sino interior.

¿No cree que en este momento el gobierno se ha convertido en contrarrevolucionario?
No. No diría eso, sino que es un gobierno que no hace lo que debería hacer. Hay vacilaciones, indecisiones casi permanentes, confusión. También hay un grave problema de burocracia.

Yo creo que el presidente Chávez es un hombre muy valiente y sincero, pero un solo hombre no hace la revolución.

¿Chávez está solo?
Yo creo que sí, debajo de él hay una capa muy gruesa de burocracia que no comparte sus ideas. La burocracia sí es contrarrevolucionaria, refleja las ideas de la burguesía dentro del movimiento bolivariano."

Fernando

Andrea López dijo...

No, mi paa; qué va. Aquí, Revolución significa que una cuerda de hijos de puta ya no están. Y que por consecuencia, la voluntad de los poseídos; es la que se está ejerciendo....

Revolución es " Ya no me la calo": Eslogan chavista compartido.

Pero... los cuestionamientos cobran importancia cuando la histeria o sugestionamiento colectivo responden al cuentico bajo el cual todos roban, todos guisan y todos reprueban vainas como: la ley contra el aborto, el matrimonio entre gays o matando campesinos.... YA NO ME CALO:

No me calo que, mientras un "CAUDILLO" duplica su gasto militar y esté obligado a joder gente como los campesinos o dirigentes sindicales; o joder gente colombo-venezolana que vive del negocio en la frontera....

Yo no voy a pelear con mi hermano de hermana tierra y de antigua complicidad...

¿Qué cree Chávez? ¿Que soy tan ingenua?

Ciertamente uribe NO TIENE POR QIUÉ TENER BASES,...

Pero eso no puede justidicar el poder indefindi0 d Cgávez

Jose Maria dijo...

"Si yo quisiera que los hospitales funcionaran"
Perdon pero con todo respeto como podes decir esto?
No te parece que a los hospitales van los pobres principalmente, al no poder pagarse una clinica privada??

JRD dijo...

José María.
Porque alguien que se contenta porque los hospitales funcionen debe estar contento antes de que haya enfermos.

Anónimo dijo...

1) Lamento que tus sentimientos continuamente revividos se remonten a 1814. Yo por mi parte, no me siento mantuana,(qué cosa tan pavosa!) lo cual que agradezco, porque a mí me enseñaron a mirar hacia adelante, el pasado es referencial, no vivencial.

2) Muchos blancos, sobre todo en Latinoamérica, somos hijos o nietos de indios, negros o mulatos. Este es un hecho convenientemente "omitido" en todos los escritos que he leído al respecto. Como a mí no me avergüenza el color de mi piel o el de mi familia, lamento no poder responder a tu estereotipo de persona blanca que mira por encima del hombro a aquellos con mayor concentración de melanina.

3) Los términos de "superioridad" como "quien comparativamente hace mejor alguna cosa que la persona que tiene al lado" existen y seguirán existiendo. Y no porque un edicto, decreto, amenaza lo imponga o lo impida, sino porque entre otras cosas, la mediocridad se ha hecho una moneda tan frecuente en este país que ser ligeramente más dedicado a lo que se hace llama poderosamente la atención, y llama la envidia también. Ser "gris" en la vida debe ser muy triste.

4) ¿Desde cuando dar bofetadas es un acto heroico? impartir justicia según las leyes de la república en lugar de ajustar el orden jurídico continuamente como si fuese algún corsé para una doña pasada de peso, sí lo es. Por cierto, yo tenía alguna idea de que las personas por regla general fornicaban y todo lo demás incluso antes de Chavez. ¿Tu no?

5) Recuerdo claramente que el único antejuicio de mérito y por una suma hoy en día francamente risible, se ha hecho durante la cuarta. Y de paso el presidente fué preso, a mí lo que me asombra es la cantidad de "prófugos de la justicia" que tiene el actual gobierno. No terminan de agarrar a un imputado cuando se les escapa. Independientemente de su culpabilidad o inocencia, el primer responsable de las garantías de esas personas es el gobierno que asume su custodia.

JRD dijo...

1) Qué bueno que no te sientas mantuana. Quisiera saber qué cosa escribí por ahí que te acusara de serlo. Curiosidad.

2) Otra reflexión en la cual parece que quisieras convertir esto en una discusión personal. La verdad, no me importa tu color de piel o el de tu familia. No sé quién eres. Por mí puiedes pintarte de verde y sentirte marciano.

3, 4 y 5) Felicitaciones. Ya sabemos que tienes opiniones.

Anónimo dijo...

En tu escrito, divides a la sociedad en "blancos" (esa gente maluca y burguesa ¡pecado!) que se dedica a pisotear a los pobrecitos negros, indios y variaciones multiraciales varias. Lo que no me explico es que te parece anormal que un hospital funcione (aunque si caes enfermo lo mas probable es que necesites uno)o que la gente ande tranquila por la calle en vez de andar encarnizada en una guerra sin fin de clases.
Eres tú el de esos parámetros, no yo. Eres el que pone a los actores y sentencia a gente que no conoces (y no te importa conocer, porque se te acabarían los motivos para el prejuicio) en nombre de un sufrimiento histórico que ni siquiera es el tuyo. Otra cosa es que aquí la gente habla y habla de esa cosa terrible que es la burguesía, cuando me he topado con unos cuantos ilustres "revolucionarios" que no saben lo que significa el ser burgués. ¿Para qué saber, leer e instruirse, si toda noción viene del "Cerebro Unico"? como quiera que el saber no ocupa lugar dejo este simple concepto de Wikipedia algunas de "esas terribles cosas burguesas que dicha clase nos ha dejado"

"Al poner fin al Antiguo Régimen los revolucionarios franceses y norteamericanos sentaron las bases de las ideas de la cuna de la burguesía, clase social que saltaba a la escena para defensa social:

· Parlamentarios Gobiernos Democráticos y Basados en una Constitución.

· Mas Libertad para expresarse, publicar, discutir los problemas, cambiar de trabajo, pagar a los Trabajadores.

· Mayor movilidad social, es decir, ascenso o descenso de los Individuos en la escala social gracias a su educación, su trabajo de las Naciones Unidas o a sus méritos y no a Cuestiones de sangre, herencia o Pertenencia a un Estamento.

· Inventiva e iniciativa individuales.

· Propiedad Privada para invertir, Producir más y, con ello, el Impulsar capitalismo."

Y para que no se pierda en la memoria histórica me permito recordar que el Padre de la Libertad de 5 naciones era blanco, mantuano y aspiraba al poder, como buen burgués.

JRD dijo...

Anónimo 4 de enero de 2010 14:54.
Nadie que ni siquiera es capaz de identificarse con su nombre va a darme clases de historia ni a simplificar las cosas que digo para poder intentar rebatirlas más fácilmente. Que el hombre blanco, europeo, anglosajón y sus variaciones, han dominado al resto del mundo no es ningún insulto ni un descubrimiento para nadie. Sólo que el capitalismo ha perfeccionado las formas de dominación y hoy la antigua dicotomía "blancos-negros" ha sido suistituida por explotadores-explotados. Claro que hay gente cuya piel es negra que pertenece a las hegemonías y gente de color blanco que está siendo explotada. Eso no niega la historia, sólo indica que las formas de dominación se han perfeccionado. Léete bien y me cuentas quién es el que anda chapeando con el color de su piel para ensayar autodefensas insólitas que no vienen al caso. Lo que escribes es esto: "Yo soy blanco y no soy explotador. Por lo tanto, es mentira que los blancos hayan expoliado a los negros e indígenas". Anda, mira bien lo que escribiste.

Lo que copias y pegas al final de tu comentario para tratar de impresionarme revela que no has leído este blog ni conoces a su autor, y por supuesto eso no es ningún pecado o falta grave ni nada. Nada más quiero señalartem que lo que dices reafirma mi discurso: las revoluciones de los siglos 18 y 19 fueron hechas por mamagüevos aristócratas y burgueses, y esto incluye a pendejo de Simón Bolívar. El "Cerebro Único" se lo han encasquetado a quienes, como tú, Globovisión los ha empujado a creer que todos los revolucionarios y chavistas somos bolivarianos porque Chávez dizque lo es. Para mí toda la burguesía y la aristoracia (y esto incluye a los chavistas ricos, corruptos o no que al final son lo mismo, y al "Padre de la libertad de cinco naciones") son una plasta de mierda sin la cual el planeta será más justo.
Antes de que te dé un infarto: no, no es a tiros como acabaremos con ellos, sino por medio de un trabajo de generaciones en el que el pueblo pobre y oprimido saldrá ganando.