martes, 27 de julio de 2010

De dioses, héroes y gente postrada

Yo me contenté mucho hace dos semanas. Me entró, no un fresquito, sino una oleada de gélida frescura, cuando Chávez repateó y reputeó a los dueños de la iglesia católica en Venezuela. Pocos días después la sonrisa se me desvaneció cuando vi el acto ese del panteón nacional, donde un cura (¡otro cura!) presidía el show (misa) con motivo de la reinstalación en urna nueva de los restos de Simón Bolívar. Patear a los curas y después rendirle honores a Dios es como patear al violador y después rendirle honores a la violación. ¿Para qué arremeter contra los curas si al final nos aplicamos a reproducir su discurso, a decir exactamente lo que dicen ellos y a adorar lo que ellos nos ordenan adorar, en vivo y directo y en cadena nacional?
El problema mayor con los curas no es que sean antichavistas, ni que sean conspiradores, ni que violen niños, ni que tengan un enorme poder, ni que su máximo jefe haya sido nazi y sus antepasados inquisidores. El problema con esos tipos es lo que son: perpetuadores y beneficiarios de la mentira más grotesca, abominable, digna de risa y al mismo tiempo escabrosa de todos los tiempos. Estos parásitos cobran un sueldo por recordarle a la gente que si se porta bien va para el cielo y si se porta mal entonces viene el diablo y se lo lleva para el infierno. Les suplico que a estas alturas del campeonato no venga a nadie a tratar de convencerme de que las religiones son algo distinto a eso: un ritual, un sistema, un ceremonial de mierda destinado a entrenar a la gente para que esté arrodillada, hincada de cabeza contra el piso o permanentemente temerosa de robarles a los ricos, decir groserías, incomodar a las refinadas clases dominantes o mirarle el culo a la mujer del prójimo, porque verga, los castigos eternos duran mucho y duelen.
En este mundo dominado por mitos, los curas viven como faraones, cobran sueldos, exigen respeto y gozan de privilegios por hacer una tarea: salvarle el alma. Evitar que usted cuando muera arda en un candelero horrible que es el infierno.
***
No, camaradas, los curas no son buenos porque se declaren chavistas. Déjense de pendejadas. Los únicos curas buenos son los que se ponen del lado del pueblo como un activador más, haciendo uso de sus manos y su cuerpo y no de la pretendida supremacía que le da el ser representantes de Dios en la tierra. Los curas buenos de los que tengo noticia se llaman Francisco Wuytack y Matías Camuñas. No sé de otros sacerdotes que dejaron de disfrazarse con una sotana, se dejaron de mariqueras y salieron a construir sociedad junto al pueblo pobre. Debe haber muchos casos pero yo sólo sé de estos maravillosos ejemplares humanos.
Al inmenso Wuytack le deben las penúltimas generaciones de La Vega buena parte de su personalidad guerrera y su vocación para construirse contra la adversidad. La Vega existe porque su gente, los fundadores de sus barrios (y el cura belga con ellos) combatieron y derrotaron a los gobiernos, a la policía, a una fábrica de cemento que condenó a muerte o a la discapacidad a muchas personas, y a una naturaleza que cuando no los ahogaba los mataba de sed.
Al gigantesco Camuñas le debe Petare el asombro y la gratitud de ver como un señor español desafió al Estado en el momento de la masacre más abominable del siglo 20 venezolano, se abrió paso entre tombos y cadáveres y le mostró al mundo la profundidad de un crimen (hoy una zorra de clase media cobra en dólares por aquellos muertos, pero donde haya un petareño vivo se sabrá que el negocio llamado Cofavic fue al principio una gesta noble de un caballero llamado Matías Camuñas).
***
El temor a Dios tiene cura (y obispo, y papa, y cardenal). Posiblemente también la adoración desmedida de seres humanos; de héroes mitificados y elevados a categoría de ídolos. Algún día tendremos que curarnos, como pueblo, de ciertas supercherías. Pero lo que tenemos hoy, esto a lo que pertenecemos, es una humanidad entrenada para obedecer, temer y postrarse ante entidades o seres “superiores”. Muy rejodido tiene que estar todo esto para que un pobre columnista como este que escribe, se vea en la necesidad de decirles o recordarles a sus lectores (ustedes, gente más o menos racional y con los pies en tierra, según creo) que el diablo y el infierno no existen. Y que por lo tanto Dios y el cielo tampoco.
Declaración tan perogrullesca y sencilla como esa es capaz de estremecer de indignación a alguna gente que uno creía sana del cerebro. Carajos que dicen ser revolucionarios y comunistas pero le exigen a uno que respete “las sagradas tradiciones del pueblo”, como esa de creer que existe un ser todopoderoso que te vigila, te salva o te castiga dependiendo del tamaño de las cagadas que cometes, y por lo tanto está chévere que aquí se le rina honores a San Juan, la Cruz de Mayo y San Antonio de Padua y del Táchira.
Hay que acabar con el capitalismo pero el pueblo tiene derecho a ser dominado desde sus miedos más profundos. Dales plata y trabajo a los pobres, pero dales también un crucifijo para que recuerden quién manda desde allá desde la Casa Blanca del cielo: métete con la limosna pero no con el santo.
***
¿Y qué tal Simón Bolívar? Estuve observando en Globovisión el análisis que hizo una momia viviente, casi tan vieja como los huesos de Bolívar, aunque un poco más deteriorada, acerca de la impertinencia que significó el mostrar la osamenta del Libertador en televisión. No deja de tener altura y profundidad el punto de vista de la doña, una Mercedes Pulido de Briceño. Vale la pena desmenuzarlo (un día lo haremos con más cancha), no tanto por sus dosis de verdad sino por la cantidad de interesantes datos que aporta acerca de los vericuetos sicológicos de su clase. Por cierto que de la sicología de masas, de Jung y otros miriñaques se aferra, para soltar este dictamen: las naciones necesitan mitos que los unifiquen, figuras que las representen para que en su diversidad sean una sola. Sostiene la vieja que Chávez, al mostrar los huesos del Libertador, le propinó un duro golpe a la conciencia colectiva de los venezolanos, quienes hasta ahora teníamos una imagen profunda y venerable del símbolo Bolívar y ahora, de pronto, lo que tenemos es la imagen de un esqueleto. Eso tiene un nombre: desacralización. Chávez desacralizó a Bolívar y a la doña (que se parece mucho a la palabra "sacra") está espantada por ello.
Dice la Pulido que el quitarnos la imagen que nos habían inculcado para mostrarnos “lo que hay” (unos huesos igualitos a los nuestros: las calaveras todas blancas son) ha de interferir con nuestro sentido colectivo de nacionalidad y de unidad, que ese golpe al centro de nuestro mito fundacional es disgregador. Fue muy bueno escucharle eso a una vaquita sagrada de la sociedad burguesa en proceso de derrumbe, porque ese dato ya lo sabíamos o lo sospechábamos: para mantener a un pueblo “unido” las hegemonías se valen de fábulas, mentiras galvanizadas por la costumbre, de ídolos terribles, seres omnipotentes y seres humanos gloriosos, para consolidarse y perpetuarse. Lo único que nos hace “iguales” a los esclavos y a los amos es el sentimiento nacional encarnado en Bolívar: lo venezolano tiene raíz y fundación en el Padre de la Patria, así que un pobre indigente es igual a Guillermito Zuloaga (¡su hermano pues!) porque ambos nacieron en la misma patria, que casi-casi es lo mismo que decir de la misma madre, y del mismo padre Libertador. Dios, la patria y Bolívar, o muerte de la nacionalidad: venceremos.
Lo único bueno de todo esto es descubrir o recordar que los ricos también tienen miedos irracionales… sólo que los saben manipular mejor que nosotros.

28 comentarios:

Zhandra dijo...

De nuevo te la comes, Sr. José Roberto. Parte de lo que creo que nos toca hacer para construir el socialismo de verdad, es desmontar la estructura de dominación que está tras el Estado burgués. Una de las críticas que me es imposible no formular, tiene que ver con la aún aburguesada forma de nuestro Estado. Esa es la única explicación que encuentro para que sean viables todas esas mamarrachadas que describes en tu artículo.
El opuesto dialéctico de la ideología es la conciencia de clase. Así, mientras nos ocupemos en justificar y garantizar la supervivencia de todas las formas de ideologización derivadas de ese Estado burgués que aún no muere, vendrá cualquier "coco" a perseguirnos y convencernos de que la iniquidad y la injusticia forman parte inexorable de la historia de la humanidad.
Un beso libertario. Y otro. Y otro.

Anónimo dijo...

Duque:

De acuerdo con que la religión ha sido utilizada pa jodernos a todos (la humanidad). El opio de los pueblos, decía Marx (¿Era Marx el que decía esto?), no. Y así ha sido. La cosa es que la religión está sustentada sobre algo muy humano, esa inquietud de querer saber que hay después de la vida, más allá del mundo este material. Muchos intuimos que hay otra cosa, aunque no tengamos una certeza física, material de eso.

La espiritualidad humana debe desarrollarse pero para liberar no para postrarnos. Dios, si de verdad es Dios, no necesita que nos arrodillemos ante él. Al menos el cristianismo en su versión católica explota el sentimiento de culpa para, como tu dices, mantenernos dormidos, apaciguados.

Pero tampoco hay que negar ni condenar las creencias o las religiones. Pueden ser una gran herramienta para aprender a construir la otra sociedad que en este blog tanto decimos que queremos.

Saludos!

Joe Garagnon dijo...

De nuevo comparto contigo la esencia de tus ideas. Quizàs para mì no sea perverso creer en un poder superior (sin moral burguesa y dominancia sacerdotal) que obra a travès de leyes naturales (las cuales desde que el hombre se civilizó fueron negligentemente explicadas a travès de eso que llaman ciencia). Cada vez que el ser humano encarnado en el bicho burguès reta al hàbitat que lo alberga y escoñeta a la mayorìa de sus congèneres (los pobres, los explotados) el planeta pasa factura. Mientras màs leyes ponemos menos justicia hay porque estamos operando a travès de una sociedad hijadeputa. La iglesia, en pro de la bùsqueda de poder, se alió al imperio romano (uso minùsculas para esa mierda). Imperio e Iglesia fueron uno solo, hasta que su estructura entrò en crisis y la oligarquìa y los imperios produjeron algunas revoluciones burguesas "para mantener al pueblo "contento" y seguirlo explotando y pauperizando. Yo denuncio al Opus Dei, porque en el estòmago de ese monstruo me "educaron" en un colegio llamado "Liceo Los Arcos", recinto en el cual los oligarcas y la iglesia diseñan y adecùan permanentemente la sociedad burguesa, separando en secciones a los hijos de mantuanos, a los hijos de nuevos ricos y a los clase media. Este ùltimno grupo es separado especialmente con el fin de formar a los gerentes de las corporaciones que los niños ricos heredaràn y polìticos que serviràn de peones del mantuanaje degenerado que se empeña en atenazar al pueblo. Estoy tratando de escribir un ensayo sobre esta experiencia, ojalà el don de la palabra se me haga sencillo y haga accesible el mensaje, en eso aùn estoy en pañales. Un abrazo Josè Roberto - se despide: un ateo naturalista

Joe Garagnon dijo...

De nuevo comparto contigo la esencia de tus ideas. Quizàs para mì no sea perverso creer en un poder superior (sin moral burguesa y dominancia sacerdotal) que obra a travès de leyes naturales (las cuales desde que el hombre se civilizó fueron negligentemente explicadas a travès de eso que llaman ciencia). Cada vez que el ser humano encarnado en el bicho burguès reta al hàbitat que lo alberga y escoñeta a la mayorìa de sus congèneres (los pobres, los explotados) el planeta pasa factura. Mientras màs leyes ponemos menos justicia hay porque estamos operando a travès de una sociedad hijadeputa. La iglesia, en pro de la bùsqueda de poder, se alió al imperio romano (uso minùsculas para esa mierda) …continùa

Joe Garagnon dijo...

Imperio e Iglesia fueron uno solo, hasta que su estructura entrò en crisis y la oligarquìa y los imperios produjeron algunas revoluciones burguesas para mantener al pueblo "contento" y seguirlo explotando y pauperizando. Yo denuncio al Opus Dei, porque en el estòmago de ese monstruo me "educaron" en un colegio llamado "Liceo Los Arcos", recinto en el cual los oligarcas y la iglesia diseñan y adecùan permanentemente la sociedad burguesa, separando en secciones a los hijos de mantuanos, a los hijos de nuevos ricos y a los clase media. Este ùltimno grupo es separado especialmente con el fin de formar a los gerentes de las corporaciones que los niños ricos heredaràn y polìticos que serviràn de peones del mantuanaje degenerado que se empeña en atenazar al pueblo. Estoy tratando de escribir un ensayo sobre esta experiencia, ojalà el don de la palabra se me haga sencillo y haga accesible el mensaje, en eso aùn estoy en pañales. Un abrazo Josè Roberto - se despide con afecto: un ateo naturalista

Reinaldo Iturriza López dijo...

Duque:
El cura que habló el 24 de julio fue éste. Sí, pa mí Numa Molina es un cura que está del lado del pueblo.
Abrazo.

Juan Montenegro dijo...

Compa vengo leyendo desde hace algun tiempo, a veces de acuerdo otras no.
Ese cura al que se refiere con cierto tono despectivo le hecho un camion de bolas en visperas de navidad cuando le llegaron a La Iglesia de San Francisco varios venezolanos y venezolanas, embarazadas y algunas con tripones incluidos, colchonetas listas para la huelga; reclamando una de las tantas promesas incumplidas de soluciones habitacionales que algun mal pario hizo (con su camisota roja) para engañar y estafar. No le paro media pelota a las viejas amantes de Urosa and company que pedian que los corriera para oir la misa y sentirse sanadas y hizo trabajo de calle, se puso del lado de las mujeres y niños que recordaban a Maria Jose y chuito de hace unos miles de años buscando ayuda para pasar una noche en resguardo y logro ayudarlos con contactos en la asamblea y otros por ahí.
Que la estructura de la iglesia es una porquería SI!. Pero el mensaje del evangelio no lo es, pero si se utiliza para cobrar diezmos queda desvirtuado. Habemos católicos que pensamos que sacerdotes como los q ud. comenta son los necesarios, y de esos hay mas. Solo que no los dejan aparecer en Globovision declarando en nombre del "Pueblo de Dios"

David. dijo...

Yo vengo a rebatirte algunas cosas,no a hacerte cambiar de opinión.Creo que el ateismo y la fe pueden luchar juntos contra el capitalismo.La iglesia,sobre todo la jerarquía,es repugnante,estamos de acuerdo.Reprime el sexo,aterra con el infierno;no hay derecho.Yo personalmente no doy importancia a que los luchadores sean curas o ateos.Tu opinión al respecto es asunto tuyo,yo no me voy a entrometer.Pero tengamos claro:el peor enemigo de la humanidad son los EE.UU.Juntemos nuestras fuerzas contra ellos.david-dawid blogspot.com por si te interesa platicar.Saludos.

Humberto dijo...

En el fondo, o en los Huesos, todos somos iguales. Les recomiendo este video, Esta historia podria ocurrir en cualquira de los paises de America latina. Por favor tomense un minuto http://bit.ly/bOEXWw
http://vimeo.com/13518863

Anónimo dijo...

LA IGLESIA DESDE SIEMPRE FUE Y SIGUE SIENDO FACHADA Y ESCUDO Y CUEVA DE LOBOS DISFRAZADOS DE OBEJAS..

Anónimo dijo...

LA IGLESIA DESDE SIEMPRE FUE Y SIGUE SIENDO FACHADA Y ESCUDO Y CUEVA DE LOBOS DISFRAZADOS DE OBEJAS..

alejandra szeplaki dijo...

LA UNICA IGLESIA QUE ILUMINA ES LA QUE ARDE EN LLAMAS!

JRD dijo...

Zhandra
De acuerdo. Se supone que estamos en esa etapa de evolución, o de transición hacia otra forma de organización. Pero lo que hay es eso: el cadáver pudriéndose y unos cuantos panas poniéndole curitas. (¡Curitas! Juro que fue casual, pero vale).

Anónimo 27 de julio de 2010 14:37
Cualquier sociedad basada en el miedo a lo desconocido tendrá gente sumisa y temerosa. Imposible liberarse de nada si crees que hay "algo" superior que te vigila. Humirrde opinión.

Garagnon
Agradecido por ese vistazo fotográfico al monstruo medieval que todavía anda por estas calles. Esperaremos tu escrito sobre la experiencia en el campo de concentración que mencionas.

Reinaldo I. y Juan Montenegro
Dato para repensarlo: lo que hace bueno, grande, noble o humano al cura en cuestión no es lo que ha hecho como cura sino lo que hace como ciudadano. Lo mismo pasa con periodistas, médicos, mecánicos, ingenieros: lo que la humanidad necesita de ellos (de todos) no es que sean maravilla de profesionales sino lo que puedan hacer como gente.
Caso del cura: qué fino que haya sido capaz de hacer lo que ha hecho por la gente pobre. Pero en cuanto le indica a la gente en la homilía que debe arrodillarse, ya pasa a ser un asco de sujeto.
Humirrde opinión.

Alejandra
Buena cita que nos recuerda el papel de esos bichos en la Guerra Civil española, y el destino de muchos de ellos...

RomRod dijo...

ya decía yo que algo bueno tenía que tener el opus dei... al menos de ahi salen ateos como el sr. Garagnon. Y si, suscribo cada una de tus palabras. No puedo entender como se dicen revolucionarios y apoyan vainas como las religiones... bueno, debe ser que yo de política no se un carajo.

Gavoltaire dijo...

Señor Duque...

Tiene un criterio bastante radical fundamentado en realidades, eso parece. Eso por el hecho de que nos han dominado más por la ignorancia que por la fuerza. Desconozco las razones de su aversión a Dios. Y si, siempre los más poderosos 'nos' dominarán. Sea Dios o sea Chávez.

Pero opino que la necesidad de trascender la muerte debería apagar todo ese ánimo contestatario que plasma en sus escritos. La fe, eso creo, es principalmente una 'herramienta' para que usted y nosotros veamos con esperanza, a los seres queridos que perdimos en vida. Este tema pica y se extiende. Soy capaz de presentarle a Dios, veamos si es capaz...

Su ateismo tiende a ser contagioso, jaja, pero no me dejaré. Dios le bendiga.

Anónimo dijo...

Si existiera un cura bueno ya estaria poniendo bombas en el vaticano y todas sus iglesias, no puedes decir que eres bueno o no puedes llamar a un tipo de eso bueno cuando su investidura y lo que el representa es a la mas alta mierda que se recuerde, genocidios, masacres violaciones de niños, mujeres y enfermos. No me jodan cura bueno se muere chiquito y punto.

Joe Garagnon dijo...

Aquì dejo un relato sobre mi experiencia llamada "Desde las Entrañas del Opus dei". No es un ensayo profundo pero sì un testimonio revelador. A lo mejor sirve de inicio para posteriores anàlisis e investigaciones, Aquì va: http://tarantinesquizofrenico.blogspot.com/2010/07/desde-las-entranas-del-opus-dei.html

elsoberanomanda dijo...

Me cago en dios y en los mercenarios de la fe. Me cago en el bautismo, me cago en el corán, la biblia y el talmud, la torah y los mantras, me cago en hare krisna y los babalaos, en buda y en osiris, me cago en la virgen y en el sagrado corazón.
Me cago en toda esa mierda supersticiosa y mágica. Me cago con diarrea en los buitres que pretenden ser intermediarios entre esa mierda y nosotros. Una farsa arcaica creada por las elucubraciones de algún pastor de cabras o camellos alucinado por la soledad, la zoofilia y el rencor hacia algún miembro de su tribu, y utilizada por otros buitres para jodernos a nosotros. Me cago en los restos de la jerarquía religiosa que constituyen el esqueleto fosilizado de muchos estados modernos, que no lo son más justamente por eso.
Me cago en el crucifijo que Hugo levantó con sus manos en la madrugada del 14A. Me cago en los vendedores de espejismos que divinizan a Hugo: bajar las defensas amparados por el amuleto rojo no es la mejor manera de luchar, y sabemos que no faltarán luchas por lidiar.
Me cago en las plegarias que terminan en "amén" en vez de "amen". Me cago en el terrorismo religioso, la más antígua y quizás la única forma real de terrorismo, tan es así que logró hacer del bautizo temprano de los infantes un lugar común en cualquiera de sus versiones. Castrar la aventura de pensar antes que se desarrolle muestra cuan endeble es el soporte filosófico de esos conjuntos de creencias: castigarla con la hoguera fue su única respuesta.
Me cago en la tajada del presupuesto nacional que alimenta a los parásitos purpurados. Me cago en la educación religiosa, me cago en las buenas acciones hechas en nombre de dios. Me cago en diezmos y limosnas, me cago en la venta de indulgencias y absoluciones.
Quiero un país serio y laico que no necesite comprar a dios o al proceso vistiéndolos de santaclós o apocalipsis. Quiero mis paisanos libres de las cadenas de la evasión regresiva al mundo animal en el que las dudas no existen: eso es lo que hacen las religiones, prefabricar respuestas vacías a las preguntas naturales de la existencia inteligente.
Franco Munini.

elsoberanomanda dijo...

Por cierto, en la misma línea pero en otro tono:
http://elsoberanomanda.blogspot.com/2010/07/fe-y-razon-de-ser.html
Franco Munini.

Colectivo Pueblo Sur dijo...

Yo, de acuerdo totalmente con Franco (elsoberanomanda.blogspot.com), me sigo cagando en todos y cada uno de los símbolos que a lo largo de los siglos nos han impuesto para jodernos con el terror y la dupla bueno-malo. Hay un escritor hijo de puta, fascista, maricón y perverso que por lo menos en lo que se refiere a las religiones hizo un interesante trabajo (Fernando Vallejo, La Puta de Babilonia). Creo que el perro late en la cueva cuando plantea que el cura bueno no es el que como cura hace caridad, sino el que como individuo, ser humano, persona, habitante, marginal, ciudadano si les gusta más; se compromete con los de abajo. Con Matías había un cura loquísimo (español, creo) que venía de muchas iglesias, botado por anarquista y que un día, ante una pregunta mía sobre su creencia en un dios, me dijo, a la final eso no es importante para mí, tal vez sea una excusa para acercarme al trabajo político, porque no me gustan los partidos...
Y si todavía tuviera mierda, me cagaría también en las nuevas religiones que me quieren meter a Simón hasta en la sopa.
Un abrazo, perrito. La Guara
caimaneandodesanare.blogspot.com

JRD dijo...

¡Carajo, esto sí es una reaparición! Con esa energía es que te necesitamos. Salud pa ti, Guara transfigurada en Colectivo Pueblo Sur

Anónimo dijo...

SALUDOS.ESTAMOS DE ACUERDO EN LO ABERRANTE Y PERVERSA QUE HA SIDO LA IGLESIA CATÓLICA A TRAVÉS DE LOS SIGLOS.IMAGINATE QUE AQUÍ EN EL EDO. LARA, EL HENRY FALSON CARGA AL YESO DE "LA DIVINA PASTORA" EN CAMPAÑA POR LOS MUNICIPIOS. CON OPERATIVOS DE SALUD, BACHEO, ETC. Y EL PUÑADO DE PENDEJOS COMO BORREGOS SIGUIENDO ESE ADEFECIO. AH.. Y¿ NO VIERON EL COMUNICADO DE PRENSA DE LOS CHULOS Y VIVIDORES EVANGÉLICOS CONTRA CHAVEZ? NA GUARÁ, PARECE QUE YA NOS VAMOS DESLASTRANDO DE TANTA BASURA.

Gustavo J. Mata dijo...

"Dice doña Pulido que… ese golpe al centro de nuestro mito fundacional es disgregador."

Discrepo de Doña Pulido. No hay tal golpe a nuesto mito fundacional. Por el contrario, Chávez ha usado un arma política más bien común: la apoteosis.

Reinaldo Iturriza López dijo...

En una vaina sí estamos de acuerdo: en que no se debe endiosar a nadie. Por más arrecho y líder que sea.

ValoRock dijo...

Duque, como siempre muy oportuno tu artículo.

Al comentario de David: “no doy importancia a que los luchadores sean curas o ateos” y “el peor enemigo de la humanidad son los EE.UU. Juntemos nuestras fuerzas…”

Bien, es extremadamente importante tomar en cuenta las creencias religiosas a la hora de tomar decisiones radicales en función de transformar la sociedad y más si se considera que esa transformación pasa por liberarnos de la opresión de una clase social que se ha valido de ello para dominarnos.

No es casual que grandes revolucionarios de izquierda hayan sido y sean ateos. Eso es una cuestión de conciencia. Es como fumar cigarrillos: Años sumido en un vicio estúpido donde el único ganador es el capitalista que se llena los bolsillos mientras el fumador se mata lentamente. Luego de dejarlo, y lograr ver la situación desde otra perspectiva, el ex fumador se percata de lo absurdo que fue su comportamiento, y no sólo eso, también se da cuenta que ese vicio le fue impuesto; es decir, lo persuadieron para que fumara, ejemplo: Desde que era un niño con carritos de juguetes con el logo de Marlboro, con “cigarrillos” de chocolate, o simplemente le dijeron por TV que imitara el comportamiento caché del burgués.

En cuanto a EEUU, el problema es que se trata de una población profundamente cristiana, el dominio que ejerce el Poder desde la Casa Blanca parte de allí. Bush dijo: "Dios me dijo, ve y lucha contra esos terroristas". Es una sociedad controlada con el miedo donde existen canales de TV con programación cristiana impartidos por multimillonarios fundamentalistas como Pat Robertson ☛ http://es.wikipedia.org/wiki/Pat_Robertson.

En cuanto a Chávez y su cristianismo, existe un hecho que mucha gente, o no se ha percatado de ello o prefieren ignorar: El 13 de abril 2002, cuando Chávez regresa de haber estado secuestrado, lo primero que saca a relucir es un cristo o crucifijo (como se llame) y le pide a la burguesía que reflexione; pues bien, Chávez fue víctima de sus creencias, quiso obrar como el Cristianismo le ha infundado que lo hiciera: Poned la otra mejilla, o perdonad a tus enemigos, etc. Si hubiese consultado al pueblo, víctima de esa agresión, señores: Todos presos y sin pasar por Go (tribunal supremo).

Las consecuencias de ese acto de “fe” la sufrió toda la población, porque ocho meses después, la misma burguesía que Chávez perdonó, le tiró un paro patronal y petrolero. La ingenuidad de su comportamiento se debió a sus creencias religiosas.

Hoy día esta tratando de lidiar con eso, por eso hace poco afirmó: “El cristianismo y el Socialismo pueden andar de la mano”, pues eso no es posible. Para construir una sociedad progresista, esta deberá ser, en su esencia, secular o atea: Basada en la ciencia, la lógica y la razón. El Cristianismo es contrario a todo eso.

Si quieren los invito a leer mi breve análisis sobre el cristianismo: “El Cristianismo y la razón” ☛ http://tinyurl.com/y2wmyot y no olviden la parte II. Bueno, no soy escritor, sólo expreso mis ideas de la mejor manera posible.

¡Salud!
Gustavo Valor.

PuebloSurcpp dijo...

Coño perro no se que me pasó que perdí mi identidad... Sigo siendo la guara, pero esta vaina me registra como Pueblo Sur. Esta es una prueba para ver si Camila me ayuda a recuperar mi nombre, mi buen nombre.

Anónimo dijo...

Creo que dificilmente se sabrá algún dia las verdaderas intenciones del taita. La realidad es que comandó por pura iniciativa un movimiento insureccional contra el orden establecido sin que se sepa hacia donde se dirigiria ese huracan. Es importante que se reflejen en el debate ideológico estos sucesos, pues en momentos se puede pensar que dependiendo de la raza, religión o clase económica a la que se pertenezca se colocará a la persona en uno u otro lado de la batalla. En estos momentos pasa algo parecido, en donde se asume como revolucionario el vivir en el 23 de enero y ser del color de la madre tierra. Podríamos comparar al taita con el tal palmer(exiguo pre-embajador gringo en nuestra querida patria). Para terminar con lo de los conflictos belicos, si sirve de algo, en la guerra civil española, se hecharon tiros primos y hermanos, y no por asntos politico-ideológicos, sino por que simplemente a guerra los agarró en el lado opuesto de la calle. No es ficción, asi pasó en muchos casos.

Pablo dijo...

Hola, Duque, buenas noches; recibe mi saludo afectuoso. Este artículo me motivó a escribir algo que ya publiqué en mi blog pablojfierroc.blogspot.com

Te invito a leerlo; y si quieres puedes publicarlo aquí en El Discurso del Oeste.

Saludos