miércoles, 5 de mayo de 2010

Representantes

La Asamblea Nacional está en crisis como instancia del poder público, como espacio político y como institución. Puede que esa declaración suene a dictamen de café o botiquín, pero hay tan visibles signos de su descomposición (o, si quisiéramos ser benévolos, de su inutilidad) que ya eso de seguir comentándolo para, acto seguido, bostezar y saltar a otro tema, se está pareciendo mucho a la irresponsabilidad.
La Asamblea está en crisis porque el pueblo no cree en su pertinencia, no lo convence, no lo estimula, no le sirve para nada; está en proceso progresivo de degeneración porque los constructos que le dieron vida y pertinencia también están en proceso de debacle, en la bajada del tobogán que los llevará a su liquidación: el capitalismo y el Estado burgués. En la Venezuela del tiempo chavista-bolivariano muchos se acostumbraron a llamar “Revolución” a todo cuanto hace ese Estado en decadencia (al cual, por cierto, no hemos podido desmembrar, como corresponde a una sociedad en Revolución); esa es la razón por la cual el chavismo oficial celebró con tanto ardor la realización y resultados de las primarias para seleccionar a los candidatos del partido de Gobierno.
¿Candidatos a hacer qué, y como pa qué?


***

El Psuv tiene buenos motivos y razones para hacer lo que sea para conservar los espacios de poder necesarios para que el proyecto chavista fluya y se consolide. El enemigo (la derecha) no debería volver a controlar la Asamblea ni ningún otro espacio que le sirva para hacernos viajar atrás, hacia una sociedad entregada a las hegemonías imperiales. Eso es una cosa perfectamente entendible. Lo que no está bien, porque nos contradice y niega como pueblo, es que que se esté creando y fortaleciendo la sensación, o la falsa expectativa, de que controlar la Asamblea Nacional es un acto revolucionario y que en ese espacio deben estar los mejores talentos del país. Esto funcionaba así cuando la misión de quienes controlaban el Estado burgués era fortalecerlo, pero no ahora, cuando la tarea es más bien liquidarlo. La Asamblea es un espacio de representatividad (unos señores que hablan, cobran, levantan la mano y cobran comisiones en nombre de la gente que los eligió) y se supone que nuestra sociedad avanza hacia un tiempo de participación protagónica del pueblo. ¿Para qué entonces seguir eligiendo representantes o voceros en una institución cuyo concepto estamos demoliendo a mandarria, o al menos intentándolo?
Así vamos: está bien que el chavismo controle la Asamblea pero solamente para que el antochavismo se apodere de ese espacio. Sólo por eso. Pero creer que desde esa institución en estado de putrefacción se puede hacer algo por la Revolución, es un error.

***

Las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre se llevarán a cabo con varios estigmas a cuestas. Estigmas reveladores de la profunda crisis de esa instancia ciudadana (que, repetimos y volveremos a repetirlo, era pertinente, necesaria e importante para la construcción del Estado burgués, pero absolutamente inútil para el avance del proyecto venezolano, fundación de un proceso que ha de llevarnos a una Revolución), y cuyo enunciado más fácil puede resumirse así: el 26 de septiembre tanto el chavismo como el antichavismo votarán por gente que detesta o que no la representa. Uno se asoma a los espacios de discusión de la oposición y se encuentra con centenares de expresiones de rechazo a la gente por la cual irá a votar. Pero por ellos ha de ir a votar. La consigna del momento (o quizá la consigna histórica en estos diez o doce años) en el antichavismo dice: es mejor votar por cualquier mierda siempre que me ayude a salir de Chávez. ¿Y los chavistas? Pues más o menos lo mismo pero desde la otra acera: detesto al sujeto equis pero si Chávez me manda a votar por él, pues ni modo. Y ese "ni modo" significa, en muchos casos, recoger la cantidad de tierra que algunos precandidatos derrotados echaron sobre los ahora ganadores: llamé corrupto y antirrevolucionario al sujeto Tal, y ahora debo llamar a votar por él. A este paso y con estos antecedentes, la Asamblea que resultará de las elecciones de septiembre será la más impopular, la más odiada de la historia de Venezuela. Lo cual no es preocupante sino absolutamente esperable y lógico: esa Asamblea está en crisis.
***

No he tenido tiempo de investigar caso por caso a los electos en las primarias del PSUV, pero hay unos datos aterradores. En Yaracuy el candidato será un señor (hermano del gobernador hoy chavista, y antes gobernador de Acción Democrática) cuyo expediente incluye los mismos argumentos y despropósitos que hoy mantienen en la cárcel al hermano de Jesse Chacón: un nuevo rico con afición por la compra y manutención de caballos de carreras, a quien le resultaría muy difícil o imposible demostrar que el centavero que ostenta se lo ganó legalmente. En Guárico resultó electo un Cordero que participó en la masacre de Cantaura, del lado de quienes bombardeaban y despedazaban a la gente nuestra. Y en el circuito de Caracas donde votó la gente del 23 de Enero, ganó Robert Serra.
Este último es el caso menos dramático o repungnnate, pero tenemos la tarea o necesidad urgente de preguntarnos cómo, por qué, mediante qué mecanismo involutivo, nuestra gente sigue votando por gente sólo porque la ve activa en la televisión o en los medios. En lo personal, yo me contento de que el camarada Juan Contreras no haya sido electo (aunque sí sería suplente porque llegó de segundo), porque al ganarlo como diputado lo perderíamos como activista popular, pero uno compara la trayectoria de Juan con la del joven Serra y la conclusión a la que llega es desgarradora: a nuestra gente como que le sabe a mierda lo que un líder haya hecho por la comunidad, lo que importa es que salga por televisión.
¿Nos quedamos con esa interpretación o es que acaso hay otra disponible? Esto es lo que hay: Juan ha construido un tejido de activadores y muchachos poolíticamente activos o en proceso de formación; Serra lo único que ha hecho en la vida es comportarse como Ricardo Sánchez pero a favor de Chávez.

***

¿Conviene decir y discutir estas cosas abiertamente o hay que guardárselas o amoldarse a las tendencias de moda, sólo por temor a que el enemigo use estos argumentos?
Respondan ustedes. Yo reflexionaré al respecto. Ya lo he hecho bastante, pero lo haré de nuevo.

17 comentarios:

Wilfredo dijo...

Hasta ahora no había leído una joda con relación al 26 de septiembre y a lo que aconteció el domingo, de tan aterradora lucidez (¿cuál será esa guarapita?...este miche callejonero que hacen por estos montes ya no es como el de antes). Hasta el compa Vladimir Acosta, que no es bruto, me dejó con esa sensación de “…tai fresco Arpidio”. Mi compañera me ha convencido (…y no me jodas con la mariquera esa del “mi” y que si la posesión machista-capitalista etc.etc. Esa jeva es una exquisita furia imposeible…no estoy hablando de “mi bufanda”) con argumentos contundentes de que en la oposición no hay derecha; la oposición es la ultraderecha… toditica la derecha venezolana está en el chavismo…y claro, tan bien estamos nosotros. Por eso hermanazo, yo creo que sí, con relación a la última pregunta con que rematas tu reflexión. El enemigo está afuera, adentro, arriba, abajo y por los laos. Opino que no sólo abiertamente; de poder, que sea en alta voz, incluso, más allá de esos artificios carcelarios que llaman fronteras…Desde el domingo, los compas de la patrulla donde militaBA, me empezaron acusar de “infantilismo de izquierda” y que lea a Lenin etc. Cuando me los encuentre los acusaré de “viejismo de derecha” y que lean al Perro José Roberto Duque.
Un abrazo, compa

Manuel dijo...

Muy bien JRD.Para ayudar tu investigación de tanto ilustrisimo representante te doy estos datos de Anzoátegui: en el circuito cuatro(Puerto la Cruz) gano el ex-alcalde Nelson Moreno que entre sus merito esta el haber condecorado a Henry López Sisco como procer de la patria, en su campaña repartió dinero en efectivo a sus seguidores y algunos de ellos también votaron en las elecciones de la oposición. El suplente de esta joyita es nada más que Frasso,el espaldero de Pompeyo Márquez en los mejores tiempos del MAS, el mismo que el día del golpe se refugió en los brazos de Alexis Ortiz mientras fue alcalde de lecherías(por cierto coincidiendo en la fuga con el anterior). En Barcelona salió electa una señora cuyo único mérito es ser hermana de la alcaldesa de la ciudad, pero su trayectoria revolucionaria cabe en el ojo de una aguja. El descaro fue la mano del gobernador y algunos alcaldes haciendo jornadas de Mercal para entregar afiches y volantes de sus candidatos. Observando la lluvia de mediocridad con que se inundaron los espacios en la militancia de base con el poder de los gobiernos, yo me pregunto ¿qué revolución es esta? ¿podremos construir el socialismo con dirigentes como esos, y una militancia menesterosa victima de individuos como los nombrados? Basta de seguir ocultando los vicios del poder manejado por seudo revolucionarios.

Anónimo dijo...

No se mucho de esto, ni de otras cosas tampoco, a lo mejor esta opinión es simplista:

Si, estamos en una guerra, por el desmontaje y creación del nuevo estado, o como quieras llamarlo.. no veo la dificultad en escoger ambos estilos de candidatos..

Ya ves el hecho, de que el porcentaje de electores sea bajo, nos está indicando..dando una señal y hay que aprovecharla …que podemos implementar otras formas.
Para suerte nuestra, creo, tenemos esa ventaja..

Un compa”serviría para el enfrentamiento mediático y el otro “compa” combatiría con su activismo, una forma para acelerar - en el tuétano - el desmantelamiento del Estado burgués.

La conquista del espacio del “Compa Activista”, será y debe ser tomado por otro, que pueda continuar y multiplicar el proceso. Esto siendo, pragmático.
El otro “Compa mediático”, tiene su valor , mediático al fin, pero es una herramienta para usarla en ese otro frente de batalla… ningún tipo de arma debemos abandonar o desechar, estamos en Guerra y todo vale.
El tiempo y nuestra constancia, nos dirá cuando variar la estrategia y si es necesario el cambio la “herramienta” o el estilo..y ambos “compa” tienen que adaptarse a las nuevas necesidades estrategicas.

Es cierto, todo el Estado burgués, esta golpeado, y creo, no debemos darle respiro, hasta con lo que tengamos a mano y fulminarlo.!

Zhandra dijo...

Sr. José Roberto:

Como es ya lugar común para mí, me encuentro en sincronía con su lectura. Mi crítica más sustantiva al proceso revolucionario ha tenido que ver con el señalamiento público del fortalecimiento ocurrido en la estructura del Estado burgués (que en el marco de la Revolución debería estar en franca decadencia). Lo que ocurrido con las postulaciones y la elección de los candidatos a la AN es una consecuencia lógica de la contradicción presente entre Estado súperpoderoso y Revolución.

De este modo, una categoría revolucionaria como es el poder popular, queda supeditada al poder mediático y político de quienes hoy ostentan cargos de elección popular o ejercen funciones en las distintas instancias del Estado. Sólo así puede explicarse que los candidatos mediáticos y los apadrinados dentro del PSUV consigan una candidatura, sin que medie para ello el trabajo de base.

Me pregunto entonces: ¿En este caso, en qué nos diferenciamos de la canalla derechista, de María Corina y Ricardo, de Julio o de Leopoldo? Si no podemos encontrar la diferencia, entonces camarada, estamos en serios problemas.

Un abrazo libertario y espero que pueda acompañarnos en el Seminario en la UCV,

Zhandra Flores Esteves

Anónimo dijo...

Duque:
Claro que hay que hablar de esto abiertamente. El hecho de que los "revolucionarios" gobierneros (el chavismo oficial) quiera mantener viva una institución como la Asamblea Nacional, fundamentalmente burguesa, es bien significativo de quienes son ellos y lo que representan.

Yo no creo 100% en el Gobierno ni en Chávez, pero sí se que esta sociedad, así como va, está destinada a la debacle.

Habrá que ir desmontando todo paso a paso pero tiene que ser una vaina en colectivo y en el fondo de buena fe. Porque si vamos a destruir todas las instituciones que hay que destruir pero no cambiamos nosotros no estamos haciendo nada excepto volver mierda lo poquitico que hay.

Y ese es el peo. Construir con conciencia y en colectivo. La cosa de arriba pa abajo no funciona y pa una muestra está todo lo que supuestamente se ha logrado en estos 10 años de "revolución"

¿Quién se apunta? Yo digo que sí, pero en realidad qué estoy haciendo para se consecuente con eso. Casi nada o nada. Leer (o escribir) un blog no es suficiente y tampoco digo que tenemos que ir a agarrar un fusil y matar a cualquier carajo que tenga una trelbleiser. Quizás empezar por cosas pequeñas pero sólidas. Eso de avanzar lento pero seguro.

Gracias por la oportunidad de compartir aquí.

H.

Anónimo dijo...

Siempre será mejor que digas lo que piensas abiertamente, digo yo. Es lo que has hecho casi siempre, ir un poco más allá. A estas alturas no estarán de acuerdo contigo ni los unos ni los otros, pero tampoco importa. Tú no quieres salir en la tele.
E.

TRAYECTO INICIAL dijo...

Epa roberto, cómo te va vida. Realmente resulta como redundante decirte que aciertas en que para nada necesitamos ninguna asamblea nacional para llevar adelante las transformaciones; muy por el contrario, sería beneficioso que allí estuviese lo peorcito de nuestro país de lado y lado(por los vientos que soplan así será), para que sea más fácil acabar con esa vaina.
Sobre que las bases hayan votado por los candidatos ganadores parece que hay mucho que contar, no se por allá, pero acá en laisla no he conseguido el primero que me diga cuantos votos sacó.
En el partido más democrático del mundo, la información electoral es un secreto muy bien guardado.

Anónimo dijo...

Todos le caemos a mordisco al estado trapo rojo del capitalismo, pero olimpicamente la fábrica está fuera de discusión, mientras le damos duro a las instituciones ideolgicas y politicas se nos olvida que existió una unión sovietica, donde fue desmantelado el estado zarista y setenta años después aparece vigorizado el estado burgues con todas las malas mañas conocidas, o lo que ocurre en la china, o es queacaso los cubanos no tomaron el poder por las armas y fusilaron a gran parte de los criminales que asotaron a ese heróico pueblo, y sin embargo jóvenes cubanos hoy añoran y práctican en las catacumbas toda la expresión del grito decadente de la cultura imperial capitalista.
Esta bien que discutamos sobre como se expresa la lucha de clases en el marco de la institucionalidad, pero si compitó por ser diputado y no salgo no me parece honorable salir como la ultra derecha a decir que me hicieron trampa, que hubo fraude, y seguir consumiendonos en el trapo rojo, necesario es discutir afindo e problema que caudala existencia deesa institucvionalidad, a quien le es necesaria, porque aun existe, a quien beneficia, orque nadie ataca a la fábrica y todo su andamiaje, en estos 11 años hemos pedido que mágicamente se nos solucionen las cosas, incluso que sea chavez quien acabe con los males y nos connformamos con criticar a quienes ejercen el poder, sin discutir o conversas sus origenes, (el del poder) al punto de que creemos en la existencia de un poder popular, como si eso fuera posible, si nosotros los pobres tuvieramos poder no estaríamos eligiendo a nadie para que nos representarán o acacaso tu vez a los dueños de las fábrica eligiendo a otro para que los dirija.

Joe Garagnon dijo...

Absolutamente demoledor. La perspectiva que planteas resuelve la paradoja y le da un poco de sentido a esa impotencia a la cual el pueblo ha sido confinada a través de siglos de tiranía representativa, vigente y palpitante hoy por hoy. Evitar que los disfraces de la oposición tomen el control de la asamblea es razón suficiente para alargar el circo. Hay mucho en juego. Habrá que cerrar los ojos, aflojar el culo... y votar de nuevo. Celebro tus lineas !Qué lucidez!

JRD dijo...

Wilfredo
Dices "El enemigo está afuera, adentro, arriba, abajo y por los laos", pero hay algo "un poquito" más grave: lo tenemos dentro, en el cuerpo, en la mente. Te lo digo mientras me tomo un nestí sabor a limón, que ve tú a saber a qué mardito está enriqueciendo. Me estoy tomando 330 cc del agua de algún río que la Coca cola destruyó para engrandecer su imperio. Así va la pelea.

Manuel
Tranquilícese un pelo y métale por aquí: usted puede decepcionarse del gobierno si quiere, pero no de la Revolución. Lo que estamos construyendo lo continuará un gentío después que Nelson Moreno, usted y yo nos muramos y de toda esta charla quede nada más nuestro huesero pelao. Esa es la buena noticia: Nelson Moreno y los corruptos de Anzoátegui se van a morir. Da un poco de ladilla admitir que nosotros también, pero ¡bue!

Anónimo 6 de mayo de 2010 05:33.
Yo no creo que nadie que se meta a diputado lleve en la cabeza la misión de destruir a la Asamblea desde adentro. El que se lanza a esos cargos, o quiere hacer plata o adaptarse a la dinámica del cargo e institución para gerenciar desde al Estado y al capital. ¿Diputado honesto? Fabricio Ojeda, que fue electo, se asomó, no le gustó lo que vio y se fue pal monte. Los demás están ahí, o equivocaos o buscando hacerse ricos.

Zhandra.
Uno se deje llevar por las dinámicas de la sociedad burguesa por varias razones. Una de ellas es que el capitalismo tiene vocación universal y lo abarca todo. Ante eso hay varios caminos: vamos demoliéndolo poco a poco; nos metemos a ermitaños; nos metemos a terroristas y acabamos con este negocio a mandarria. En Venezuela optamos por la primera opción.
Lo que nos diferencia (a los que estamos claros, o parecemos estarlo) de la derecha es sólo una cosa llamada conciencia: el saber de dónde venimos, quiénes somos y qué es lo que está mal en nosotros. Yo manejo un carro fabricado por esclavos, igual que el de María Corina Machado. La diferencia es que yo lo sé y me avergüenza y por eso estoy peleando contra la sociedad de mierda; ella está contenta de que haya esclavos que sigan fabricando carros.
Avísenme con tiempo lo de la UCV a ver si nos caemos a embustes y a verdades ahí.

H
Rescato tus tres últimos párrafos y los agrego a mi comentario anterior, la respuesta a Zhandra. Sólo desde ahí se puede empezar a pelear.

E.
Por ahí va.

Trayecto inicial.
Importante observación. Pero favor no perder de vista que este conflicto no es matemático sino político: no preguntarnos cuántos somos sino qué es lo que vamos a hacer.

JRD dijo...

Anónimo 7 de mayo de 2010 15:55.
De bolas que atacar al Estado capitalista sin demoler lo que han hecho sus parásitos amparados en su sombra, es esfuerzo perdido. Pero el capitalismo no hubiese podido vivir si no es sobre la plataforma de estos Estados, por eso no es ocioso entrarles a coñazos también a los Estados burgueses. Disdtinto sería si existieran las sociedades liberales puras, toda en manos de empresarios y sin instituciones estadales. Lo más parecido a eso es Suecia, y sin embargo...
El Estado soviético que sustituyó a la Rusia zarista nació con el germen que lo habría de destruir 70 años después: como estaba "de moda" la industrialización, sus padres no resistieron la tentación de industrializar también. Todavía hoy quienes se deicen revolucionarios creen que es necesario crear más fábricas, ferrocarriles, carros y bancos.Le ponemos el rótulo: "Fábrica socialista" y seguimos mutilando obreros en nombre del socialismo.
Y es verdad que nos hemos contagiado del parasitismo burgués: si el Estado ha engordado a sus ricos entonces yo quiero hacerme rico también. O mejor: que Chávez liquide a los burgueses para yo ocupar esos espacios. Los viejos burgueses son malos; ahora quiero ser burgués yo para enseñarles cómo ser un multimillonario socialista. Qué mantequilla.

Garagnon
Epa, pero a pesar de todo cuanto se ha dicho acá, lo de ir a votar no es tampoco un acto de derrota. Es lo que debemos seguir haciendo mientras demolemos por debajo: con el mazo dando...
Saludos.

ValoRock dijo...

Bueno, ahora con la creación de la misión chavezcandanga queda en evidencia que la Asamblea Nacional no sirve para nada. Chávez se esta echando al lomo las funciones que en teoría debería realizar los parlamentarios, quizá porque prevé una derrota en el parlamento y con ello la misión se convierte en una Asamblea paralela, por lo menos en lo que respecta a atención al pueblo. Cilia Flores ni siquiera posee una cuenta twitter, creo.

He leído los comentarios y me he motivado a compartir con ustedes algo personal: Desde muy joven he tenido conflictos con el capitalismo, cuando empecé a trabajar como auxiliar contable en una empresa privada, una de las cosas que no lograba entender era la distribución de la riqueza que generaba la empresa. Un día le pregunté a un viejo contador compañero de trabajo: Porqué un gerente que gana un buen sueldo, le costeaban los gastos de teléfono, reportes de gastos (almuerzos, cenas, incluso algunos incluían el mercado, etc.), vestuario y carro; y un empleado que gana mucho menos, le exigían traje y corbata pero debía comprarlo con su propio sueldo, además del pasaje, comida, etc. El viejo me dijo: “Ese es un pensamiento socialista”.

Bien, eso fue hace 18 años, de los cuales 15 trabajé como esclavo calificado (empleado) en empresas transnacionales, incluso me llegaron a asignar esclavos bajo mi responsabilidad. Los últimos 3 años (de los 15) ya estaba en conflicto directo con lo establecido, con los jefes (me faltó caerme a coñazos con alguno de ellos), compañeros de trabajo, no me hallaba en ese ambiente, todo me parecía ridículo, absurdo, no soportaba la maldita rutina, así pues un día renuncié para la mierda, quemé las corbatas como un acto simbólico de libertad y actualmente lucho por sobrevivir de forma independiente. Creo que Nietzsche fue el que dijo: “Ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo”.

Bueno, desde entonces he cambiado mis hábitos radicalmente: Dejé de fumar, de comer carne roja (nunca he comido en McDonalds), de tomar Pepsicola, de comprar perfumes, de ver TV (veo sólo los Simpson JAJAJA), compro sólo lo que necesito, etc. Mi debilidad: El rock and roll y los discos de acetato.

Herman@s, lo que quiero decir con toda esta habladera de paja es que creo que de eso se trata una Revolución, de comprender que es preciso cambiar radicalmente hábitos y concepciones que traemos desde la infancia, con lo cuál nos han dominado siempre. Si nosotros mismos no podemos cambiar ¿cómo carajo cambiaremos una sociedad y menos un sistema económico tan poderoso como el capitalismo? Las instituciones no son edificios que piensan, son las personas que hay dentro. Hay que revolucionar el pensamiento, con nuevas ideas, cuestionar incluso nuestras creencias religiosas, por cierto no soy cristiano y llamo al debate para construir una sociedad secular.

Duque, he recomendado tu blog y la gente se ha quedado pegada, los argumentos son contundentes, algunos los hace reflexionar y otros se tambalean duro. No pares de escribir hermano, estoy seguro que ese es el camino, la revolución de las ideas. Lamento mucho que Yosmary ya no lo hace, esa chica me inspiraba mucho también.

¡Salud!
Gustavo Valor

Wilfredo dijo...

Si Duque, verdad es... y lo de un "poquito más grave", entre otras razones, quizás se deba a que nadie está exento, por lo menos mientras tenga mente y cuerpo...fíjate que en tu respuesta al anónimo del 7 de mayo, dices "Todavía hoy quienes se dicen revolucionarios creen que es necesario crear más fábricas, ferrocarriles, carros y bancos...", precisamente, uno de esos revolucionarios es el compa Chávez.
Un abrazo

La Guara dijo...

Epa perro. El día que medio vi los resultados, no pude menos que alegrarme de que Juan Contreras no haya quedado en la Asamblea, por las mismas razones que tú esgrimiste hace algunos artículos. Lo que me da mucha pena (ajena) es que sea el suplente de ese personajillo cuyo único mérito es parecerse al YonGoi de los chavistas.
Acá en Sanare hay un viejito que llaman el patrullero mayor. Le pregunté por quién iba a votar y él, con toda la inocencia del mundo, me respondió que por el 20, porque esa era la línea del Alcalde y del Presidente.... Imagínate quienes serán los "representantes", "voceros" del pueblo, que en muchos casos ni sabe sus nombres.
La práctica de selección, tal como lo denuncia la misma Aporrea (y eso que ellos casi no hacen ni aceptan críticas al chavismo) de los casos de abuso y utilización de aparatajes del Estado para favorecer a determinados candidatos pareciera reforzar la tesis de que no tenemos Fabricios entre los escogidos.
La respuesta que le dio El Valle (donde hace poco hubo un cacerolazo contra el gobierno...más contra Maduro y Khan, creo yo, porque eran sus "representantes" y sólo los veían en la tele) a un candidato mediático debería poner a pensar al gobierno en el papel que está jugando esa anquilosada y putrefacta Asamblea Nacional.
No importa que los "elegidos" sean chamos y que estén preñados de buenas intenciones, la maquinaria se los comería si ellos quisieran salirse de la lógica maldita que la sustenta.
Yo, en lo particular, no voy a votar. Creo que no puedo, por mucho pañuelo en la nariz que me ponga, seguir legimimando una vaina que a todas luces no sirve ni servirá para un coño.
Un abrazo.
La Guara

jhon dijo...

Hola mi pana. pa`tu conocimiento aqui en Tabay, Merida la vaina no fue distinta el alcalde "revolucionario" en propaganda abierta por una candidata que menos mal no ganó, pero igualito gano un carajo que en mi perruna vida supe de su existencia ni que coño a hecho. Votando alli me senti miserable al colaborar por la consolidaciom del estado burgues. enrratonao como cuando uno se bebe una curda en ayunas intente justificar mi voto pero esa vaina fue imposible. la lectura de tu reflexion acaerca de ese acto "politico" me aclaro lo que sospechaba. Mientras evoco como lo hizo otro pana a FABRICIO OJEDA, ese sí fué arrecho. yo por mi parte sigo agudizando la discusion para evidenciar cada día mas nuestras cotradicciones como colectivo en emancipacion y preparandonos para lo que viene al final del tunel.

Anónimo dijo...

Leí el comentario de Gustavo Valor y quería agregar que como todas las cosas que son verdaderas, la revolución también es por dentro.

H.

Johnny Serna dijo...

Es cierto Duque, tenemos un montón de debilidades a lo interno, y de eso se trata, de hablar abiertamente sin tapujos y acabar más temprano que tarde con esa institucionalidad que echa la partida pa´ trás. Sin embargo hay que seguir batallando desde adentro a ver si la Revolución se consolida. Saludos.