martes, 21 de diciembre de 2010

Disturbios y propaganda

Sí, ha habido disturbios en Caracas, merecumbé del bueno: gases, patadas, coñazos, escopetazos de intimidación. Un capítulo más de la vieja e interminable confrontación entre buhoneros y policías. Los primeros defendiendo un principio o "derecho" capitalista (la venta de mercancías, sobre todo en este tiempo de consumo exacerbado) y los segundos defendiendo el reclamo pequeñoburgués que le exige al Gobierno sacar a los buhoneros de las calles, pues estas son "para la gente". Discurso de fondo: "los buhoneros no son gente". Otro discurso de fondo: "Aquí hay falta de Gobierno". Otro discurso de fondo: "Aquí hay exceso de Gobierno". El Gobierno actúa y es una mierda; el Gobierno no actúa y es una mierda. Y no es que me parezca mal: es el viejo juego del gallo pelón con el cual el pueblo se defiende del poder. Ha sido así desde hace muchos años: contra fuerza, astucia
La coreografía de estas coñazas suele ser la misma desde hace décadas. Tal como en los años 80 y 90, ahora suele suceder que la policía desaloja o pretende desalojar de las calles y aceras del centro y otras zonas de Caracas a los vendedores informales y éstos se defienden mediante una táctica histriónica muy eficaz: apenas se acercan los tombos, una mujer se lanza al piso y alrededor de ella sus compañeros comienzan a gritar que ha sido agredida, golpeada, vejada por un policía. Y ahí entra en juego lo demás, que es la rabia colectiva y la negativa a quedarse sin el centavero que depara la venta de mercancía en estas fechas. Ahí verán ustedes el espectáculo siempre hermoso, siempre gratificante, de uno o varios ciudadanos desarmados encenciendo a coñazos a uno o varios pacos, que no logran espantarlos con la detonación de sus armas. Esa es la energía de la gente nuestra. Ese es el volcán en estado de latencia que cuando no encuentra desahogos puede torcer la historia (o acelerarla). Pero en este caso en particular esa energía suele volver al fondo porque su detonante circunstancial es bastardo: el deseo de unos de ganar plata, plata, plata, plata. Hay quien se deja matar porque le impidieron ganar plata (salud al ánima de Franklin Brito), y esas motivaciones nunca trascienden, nunca se convierten en ideal cierto de lucha. Cuando el ejercicio de la rabia tiene precio ya no vale la pena como motor de la historia. Pero sigue siendo sabroso ver a una doña enfurecida echándole una pela a un paco. ¡Uf!, qué sabroso.
***
Vamos ahora con lo que cucarachea en la mente de los jerarcas del poder económico y en sus sirvientes de los los medios de información. Ellos, que siempre consideraron vandalismo cualquier manifestación popular; ellos, que sienten un profundo asco por los buhoneros, no sólo por su extracción social sino porque les quitan la clientela a los comerciantes formales (los que roban igual pero en un centro comercial o en una tienda debidamente registrada); ellos, que jamás participarán en una manifestación popular (una de verdad, no esos remedos comemierdas que han ensayado en Altamira y El Cafetal con el nombre de "guarimbas"). ELLOS, los conspiradores de papel que empujan a la gente a echarse coñazos mientras ellos se sientan a ver y agitar el peo por televisión o por internet, ahora quieren hacerle creer a la gente que la coñaza de los buhoneros es el pueblo arrecho por las expropiaciones en el Sur del Lago, contra la Ley Resorte y en defensa del derecho de Alberto Federico Ravell y Teodoro Petkoff a seguir jugando a los paladines de la democracia sin moverse del este de Caracas.
Por supuesto que no es para hacerse el pendejo e ignorar que por ahí vienen momentos críticos de agitación social, pero de la de verdad. Agitación de pueblo arrecho y no de niños lindos al servicio de manganzones tipo Ramos Allup o Leopoldo. El chavismo oficial está en el peor momento de sus relaciones con el pueblo pobre, y eso generará situaciones duras el año que viene, y seguramente también en el 2012. Pero todavía podemos fijarnos en los movimientos propagandísticos del enemigo (y burlarnos un poco, que es buen ejericio): esos que ven cualquier escaramuza en la calle y se la autoatribuyen, se autoproclaman sus promotores ideológiocos, para engañarse y engañarnos con la idea de que el pueblo está a favor de los multimillonarios. Qué rolo de güevones: como no tienen pueblo y ni siquiera saben qué verga es esa, entonces se cuadran con el primer arrebato que ven por la tele y se sienten ya comandantes de una rebelión. Es que me imagino nada más la cagazón de Miguel Henrique Otero a diez cuadras de una pelea entre niñas y se me alegra el fin de año...

11 comentarios:

Nelly dijo...

JR, siempre te leo, a pesar de estar en aceras diferentes, pero con muchas coincidencias; entre ellas, el mismo deseo de tener un país de progreso y justicia social; y de inclusión, pero no esa inclusión, tan exclusiva en sí misma que está reservada solo para los que aplauden y hacen coro al mercader de turno, que se aprovecha y trafica con las necesidades del pobre y que pretende hasta convertirse en el salvador de nuestras almas.

Es necesario educar al pueblo, para que entienda de una vez por todas que no es necesario ni está obligado, o más bien, no debe ser obligado a adherirse a ningún discurso ni proyecto político para reclamar lo que por derecho le corresponde.

Pero bueno, no quiero que se pierda mi comentario por caer en el postulado 4 de tus condiciones para poder opinar aquí, ( ;>)

Considero un deber ciudadano cuestionar el poder, siempre; y más aún cuando este se ejerce de manera despótica, pretendiendo aplastar a quienes piensan distinto, invocando al pueblo, tenido como tal a quienes lo siguen condicionados por un estado de necesidad. Y contra eso es que siempre ha estado Teodoro Petkoff, que sí ha sido y sigue siendo un paladín (como tú lo calificas, con ironía, así lo interpreto, al colocar su nombre al lado del de Ravell) de la Libertad y de la Democracia. Es Teodoro, así a secas, el venezolano más lúcido y brillante de nuestro tiempo. Combativo y valiente, con un pensamiento de izquierda de verdad, un socialista de avanzada, que sabe, conoce e interpreta como pocos la doctrina marxista, y de todos los pensadores que la han desarrollado, y como ninguno de los que hoy, marxistas de citas de librito y de Internet, se rasgan las vestiduras pretendiendo colocarse más a la
izquierda que Marx. Ese Teodoro que con gran justicia y preclara inteligencia, hace más de cuarenta años, muy joven aún, desafió al Partido Comunista (en momentos en que ser comunista era "estar en algo") y se deslindó de otro imperio, el soviético, que terminó fracasando estrepitosamente, dándole la razón a su severo cuestionamiento, en solitario, a la invasión rusa a la entonces Checoslovaquia.

Pudiera seguir diciendo muchas cosas más de Teodoro, como su absoluta e inocultable carencia de recursos materiales, lo que habla de un hombre probo, pero sonaría a defensa y él no necesita defenderse ni de nadie que lo haga por él. Su trayectoria es su mejor defensa. Simplemente quise hacer una objeción a lo que me pareció una ironía de tu parte.

Saludos,que tengas una feliz Navidad.

Nelly Tsokonas / @abezeta

JRD dijo...

Creeré que Teodoro es "de izquierda" el día que lo vea junt{andose con el pueblo pobre y no con la derecha más reaccionaria y repulsiva. Nadie que haya aparecido en Globovisión defendiendo los "derechos" y privilegios de Globovisión puede llamarse socialista. Teodoro no apareció alguna vez en Globovisión; tiene un programa en el canal del enemigo histórico. Ahora vendrá alguien a decirme que el canal de Guillermo Zuloaga es la tribuna de la izquierda venezolana.

Nelly, yo también compartí espacios y chambas con Teodoro hace unos años, como lo hice con una cantidad de gente cuya índole quedó al descubierto en estos tiempos de definiciones. Quien a la hora de esta coñaza crucial de nuestra historia se coloca del lado de los ricos y explotadores puede que merezca mi comprensión pero nunca mi respeto.

Chama, ser socialista no es leer y escribir libros sobre marxismo. Es mentira que si yo leo El Capital me convierto en comunista, como es mentira que si leo la biblia entonces de pronto empiezo a creer en Dios. Ser marxólogo o ser marxista no me dice nada si al estudioso tal yo nunca lo he visto organizándose, organizando y aprendiendo de la gente de nuestro pueblo profundo. Teodoro Petkoff tal vez hizo un esfuerzo en esa dirección en los años 60, pero ya lleva 40 años negando al pueblo, sólo invocándolo desde su comodidad de Santa Mónica (¿o ya se mudó? ¿Para qué urbanización del este?).

Saludos pues. Siempre me parece bueno hablar estas cosas desde el análisis objetivo de los hechos y no desde las tripas, y en el tono de respeto que has empleado, pero hay verdades y hay mitos que deben quedar al desnudo, en el medio de la calle.

Saludos para ti.

Nelly Tsokonas dijo...

JR, gracias por darle cabida a mi comentario y por responderme.

Es evidente que tenemos una apreciación muy distinta de Teodoro, la mía la mantengo y respeto la tuya. Hasta donde sé Teodoro sigue viviendo frente al "Monje" y a veces sigue pidiendo prestado para echar gasolina; pero no es Teodoro, y ni siquiera debería ser Chávez, el centro de discusión ante los graves problemas que tenemos como país.

En este país lo que falta es debate, no este monólogo interminable donde uno solo se cree dueño de la verdad, y el problema, pocos lo entienden, es que cada quien hace de su verdad un axioma. Y son esas "verdades" las que hay que contrastar, con amplitud, escuchando al otro, respetando las normas del buen hablante y del buen oyente, eso es debatir.

En este nuestro país, lo que sobra son diagnósticos, todos sabemos de qué vamos a morir, pero las propuestas de solución se quedan en el discurso. Esa ha sido y sigue siendo nuestra triste historia. La respuesta no puede seguir siendo culpar al otro. Alemania, Japón e Inglaterra, quedaron prácticamente destruidos después de la Segunda Guerra. Imagínate que Alemania culpara a los rusos; Japón al imperio, e Inglaterra a Alemania y se hubieran quedado pegados ahí.

En fin, te seguiré leyendo con atención, como lo vengo haciendo desde hace tiempo, porque ya ves, me interesa tu discurso, inteligente y que dice muchas verdades - siempre respetando que no lo sean para otros - y entre ellas hay muchas que hago mías.

Un abrazo, tovarich, jajajaja... Mi deseo sincero, de corazón porque tengas una Navidad llena de paz y mucha armonía.

PD: Hace tiempo que no visito tu blog musical y del que una vez me regalaste una canción que no estaba en él y sin embargo la conseguiste y me la mandaste, no olvido ese detallazo.

Nelly Tsokonas / @abezeta

Anónimo dijo...

PANA NO TE EXTRAÑE QUE ALGUN MEDIO DE COMUNIPULACION(NTN24,CNN,MIAMIHERALD,GLOBORRUPCION,ETCETCETC) SE ENCARGUE DE DIFUNDIR UN PEO DE ESOS LO MAGNIFIQUE DIGITALMENTE Y LO PRESENTE COMO LA MAS PURA EXACERBACION DEL PUEBLO QUE AÑORA CON DELIRIO LA 4R....ESTAMOS PENDIENTES EN TIERRA SANTA..

Pamela Janet dijo...

Saludos con todo respeto en mi opinión creo que la consigna de un pueblo hermano unido sin importar las distintas diferencias ideológicas, debería ser,en fijar esfuerzos en la construcción de su soberanía, su libertad, rompiendo los cercos mediáticos que tanto mal hacen en su intento por desacreditar,desestabilizar y dividir a un pueblo montando disturbios y escenas de teatro ya basta de capitalismo salvaje y amos siniestros enfermos de codicia genocida!
Aunque no soy venezolana y tal vez habrá el que me pueda decir que puedo u hago yo opinando de una venezuela de la que no estoy supuestamente expuesta a su realidad, como hermana latinoamericana brindo y saludo por una venezuela uniendo esfuerzos trabajando en igual por su pueblo.
Seguiré visitándote y leyéndote,un beso y abrazo fraterno.

Guara dijo...

Epa Perro, como está la vaina. Coño, me parece de pinga ese comentario inicial de Nelly acerca de un tal Teodoro que está con los pobres y que es la muestra más cercana al socialista que se conoce... Yo conozco a uno, pero bien lejos de esa descripción. Conozco al que alguna vez dijo que había luz al final del túnel (pero olvidó pagar el recibo de la luz), a uno que fue Ministro de Caldera; en fin, a uno que nunca se montó conmigo en la camionetica por puesto o hizo cola para comprar mercado.
Pero eso no viene al caso. Lo que quería decirte es que estás equivocado de cabo a rabo: la protesta de los buhoneros, la coñaza con la policía no es por el cochino dinero, mi pana, es porque EL PUEBLO ARRECHO RECLAMA SU DERECHO. SI, están pidiendo a gritos que traigan el cadáver de Carlos Andrés Pérez al suelo patrio...para asegurarse de que quede bien enterrado; tan enterrado como los muertos del 27F.
Saludos
La Guara

Anónimo dijo...

vacilate ésto Duque.

http://conmiadargaalbrazo.wordpress.com/2011/01/04/andres-caicedo-y-jose-roberto-duque-cuando-los-cuentos-son-mucho-mas-que-ficcion/

Anónimo dijo...

Creo que algún pequeñoburgués se encontró con el conflicto y su chuleta hippie-revolucionaria le dijo: los policías son malos, y los pobres son gente muy pobrecita y hay que apoyarla. A ese chamo le diero rolo de coñaza, y terminó en la cota 905 porque los policías son la misma vaina de la cuarta.

Ese chamo debe cambiar su manera de pensar, le debe ofrecer al buhonero incorporarse a la revolución asegurándole que el papel de constructor de patria y de economía propia es mejor que el de vendedor de mercancía chimba.

Cuando el buhonero sepa de producción y no de mercantilización se incorporará al mundo del trabajo y pensará como tal, en pro, no del libre mercado, sino en la planificación socialista que permitirá resolver nuestras necesidades principales.

A pesar de las lucas que se ganan vendiendo los despertadores esos, ellos no han resueltos sus necesidades básicas, hay que asegurarle que produciendo este país resolverá sus necesidades y que sólo en socialismo lo que produce termina en manos de todos.

Moraimag dijo...

Muy probablemente no me vas a publicar, llegue aquí por alguien que menciono esto como un blog serio sobre Venezuela. Pero me he desilusionado, no porque seas chavista, que ya es desilusión suficiente, sino por lo maniqueo del discurso.

Por encimita las cosas que me dejaron boquiabierta:
“Los primeros defendiendo un principio o "derecho" capitalista (la venta de mercancías, sobre todo en este tiempo de consumo exacerbado)”
Qué tal si hablamos de derecho al trabajo? Eso es un derecho capitalista? Muchísima gente que sale a la calle lo hace porque no tiene otra opción, o tú crees que trabajar debajo de un puente, llevando sol y lluvia, tragando polvo y contaminación es algo que la gente hace porque le provoca? Si en Venezuela hubiese creación de empleos formales decentes, la gente no se vería en la necesidad de salir a la calle a vender cualquier cosa si no quieren caer en la delincuencia o en pedir limosna.

“apenas se acercan los tombos, una mujer se lanza al piso y alrededor de ella sus compañeros comienzan a gritar que ha sido agredida, golpeada, vejada por un policía.”
No si, ahora cuéntame una de vaqueros, los policías no han vejado y seguido vejando a quien se les pase por el frente. Sabes que asusta mas a los buhoneros? No es un rolazo o un perdigonazo, sino que les roban “decomisan” la mercancía y por supuesto eso no aparece nunca, cuando llegan a la comisaria de la cota 905 en el jeep no queda nada. Lo que si te concedo de histrionismo es que después que pasa el zaperoco los buhoneros se vuelven a poner en la vía y los policías vuelven a pasar recolectando la matraca para dejarlos trabajar en paz. Claro, exceptuando al que le decomisaron la mercancía y va a pelar bola hasta que pueda sacar un fiao para poder salir a vender.

“Pero en este caso en particular esa energía suele volver al fondo porque su detonante circunstancial es bastardo: el deseo de unos de ganar plata, plata, plata, plata.”
Aquí está otra vez la asunción de que es mercantilista, que esta gente hace plata que jode, plata, plata, plata… no mi pana, esa gente está peleando por la comida del día, porque no tienen otra opción, nunca aprendieron un oficio, no tienen opciones, porque es eso o irse a la misión x a que le den una limosna porque trabajo no hay.

Y de la sección de comentarios esta perla: “Creeré que Teodoro es "de izquierda" el día que lo vea junt{andose con el pueblo pobre y no con la derecha más reaccionaria y repulsiva.”
O sea que en el mundo solo existen esos dos polos: pueblo pobre (que no sé como lo definirás, muy probable pueblo pobre chavista porque el pueblo pobre antichavista seguro son gusanos comprados por el imperio) o derecha reaccionaria y repulsiva (que tampoco sé como la definirás). Donde me dejas a los que dicen ser pueblo, llegaron al poder gracias al pueblo y ahora se codean de lujos y pompa y no han hecho NADA para que la gente tenga un trabajo decente. Ah no, seguro me vas a decir que tener un trabajo decente es parte de la “ética capitalista” y eso no va con los verdaderos socialistas.

No joda chico, los guevones son tanto los que se creen que las peleas de los buhoneros son suyas como los que creen que aquí alguien realmente estaba haciendo una revolución.

Solo te dejo este último comentario, tomado del libro Los Aventureros y citado por mi amado padre, chofer de la línea de por puestos de Kennedy-Las Adjuntas y repetido por mi madre, buhonera del mercado de San Martin, “Nunca se ha sabido de una revolución que le llene la barriga al pueblo”.

JRD dijo...

Moraimag.
Pues te lo publiqué. Qué vainas, ¿ah?
Y he cumplido dos misiones: una, dejarte boquiabierta y la otra desilusionarte. Desilusión fea hubiera sido para mí que estuvieras de acuerdo con lo que digo, o tan siquiera que entendieras lo que aquí se dice. Misión cumplida.

Saludos a tus colegas pobres o hijos de pobres que se empeñan en jalarle bolas a los ricos.

Joe Garagnon dijo...

Mi estimado y leído comunicador:

Es un honor haber sido objeto de reproducción en tu blog. Tomando en cuenta el estilo de mi comentario, debo reconocer que mentalmente no estaba en el mejor momento, por razones que no vale la pena exponer. De todas maneras suscribo tu comentario y te felicito por esa honestidad intelectual. La historia nos ha señalado un camino, no podemos darnos el lujo de repetir los mismos errores. Mi decepción encuentra eco en tus perseverantes inquietudes. El viraje a la derecha es un hecho, cuyas consecuencias ignoran con terquedad esos grupos que comparten el poder en privado, aunque en público nos hagan ver que están en guerra. Un abrazo