jueves, 22 de enero de 2009

La Piedrita, la violencia, la Guerra de Cuarta Generación y las razones de Estado

En estos días me encontré por ahí con el profesor Vladimir Acosta. Me saludó así: “Epa, ¿tú y que eres el jefe de La Piedrita?”. Estoy seguro de que el profe me lo dijo en son de broma, y sin mala intención alguna, pero dos cosas me relampaguearon en la mente, y lo confieso: la vieja sensación de que a todo el que vive o ha vivido en el 23 de Enero la gente lo asocia de una forma u otra, incluso a veces inconscientemente, con guerrilla urbana, Tupamaros y fusiles; y la otra fue un fresquito de orgullo por ser el destinatario de esa manifestación de la leyenda urbana. Una leyenda que nació al calor del Puntofijismo. Habitante del 23: tirapiedras o delincuente.

Yo no soy militante de La Piedrita ni de ningún otro colectivo organizado del 23 de Enero. De vez en cuando participo en actividades muy específicas de la Coordinadora Simón Bolívar y tan sólo eso, básicamente porque yo me siento incapacitado para militar o participar en agrupación alguna que tenga jefes y jerarquías (la Misión Boves es una agrupación nómada sin dominio territorial definido, y cuyos formulantes y simpatizantes están en todos lados y ninguno anda pendiente de jefaturear a nadie). Pero declaro sentirme orgulloso de haber sido testigo del crecimiento, las luchas y las conquistas de grupos como La Piedrita, Alexis Vive, la Coordinadora, el23.net y Sucre en Comunidad. Esos bichos son mis bichos; sus errores son mis errores y sus conquistas buenos motivos para sentirme contento.

Este artículo quiere ser un homenaje, una declaración de amor o aunque sea un piropo lascivo, a la fama de la parroquia que me recibió a tiros y olor a caucho quemado cuando me vine de Carora, en 1981.



Recuerdo que muchas veces en los años 80, cuando la policía nos abordaba a mí y a mis panas del liceo para pedirnos la cédula al bajar de la camioneta en El Silencio, nos sometía a vejaciones que hoy le provocarían un infarto a los sifrinoides y mamagüevos de la “sociedad civil” y los estudiantes de derecha: nos quitaban la cédula para radiar nuestros datos, nos pegaban contra la pared, nos hacían una requisa de lo más humillante en medio de la calle: nos metían las manos en las bolas y un poco más atrás, nos obligaban a quitarnos los zapatos. Habitante del Veintitrés: sospechoso de cargar drogas o armas.

Esto era allá en El Silencio, donde por lo general la cosa terminaba con la devolución de la cédula y uno como el propio gafo medio arreglándose a la vista de todo el mundo, y salías barato. Porque si la cosa en el este de Caracas el desenlace podía ser peor. ¿En el este? No, de Parque Central para allá: si ibas al cine tenías que decir que vivías por la zona, porque si decías dónde vivías te salía interrogatorio exprés, tenías que explicar muy bien cómo es eso de que vivías en el 23 de Enero y andabas por Sabana Grande. Tenías que negarte a ti mismo, renegar de tu comunidad, porque el hijueputa policía (un coñoemadre negro, pobre y marginal igualito a uno) era capaz de darte unos peinillazos por haber osado infectar con tu asquerosa presencia los pulcros espacios donde vive y se divierte la burguesía.

Ese fantasma está vivo. Hace poco me comí una luz en Chacaíto y el agente de Policaracas que me mandó a parar (y que me matraqueó para dejarme ir) me repitió aquella pregunta vejatoria y sucia: “¿Usted vive en el 23? ¿Y qué hace por aquí tan lejos?”. La mentalidad tiránica adeco-copeyana tiene efecto residual. Sólo que ahora no soy el coñito dócil de hace dos décadas y le respondí, de lo más serio: “Atracando”. El paco se me arrechó y me exigió respeto, pero al menos no me dio la zaparapanda e coñazos que me hubiera ganado en los 80.

***

Quien ha militado en la izquierda o al menos tenía los ojos y los oídos alertas hace diez años y más, habrá notado en las paredes de las zonas populares algunas consignas acuñadas por las organizaciones revolucionarias, expresión del pueblo en resistencia, que decían: “A la va violencia de los ricos, violencia de los pobres”. Y también: “Un sistema de violencia con violencia se derriba”. Más que eslogans fabricados de acuerdo con coyunturas y rabias específicas, eran declaraciones que recogían todo un postulado histórico que habrá que reconocerle al marxismo: la existencia de clases sociales (el “orden” en el cual millones de seres humanos son vejados, explotados, segregados, excluidos y perseguidos para que una minoría viva cómodamente) implica de suyo una guerra entre esas clases. Es decir, las clases existen porque hay una guerra entre seres humanos. Someter a un ser humano a esclavitud, servidumbre o cualquier relación de sometimiento es de por sí una declaración de guerra. El oprimido, vejado y segregado tiene entonces el derecho de rebelarse contra ese “orden”. Es un derecho natural, no una convención jurídica (por más que la Constitución lo haya reconocido en cierta forma en el famoso 350).

Dice el antichavismo que antes de 1998 teníamos un país en paz. De bolas: ellos estaban en el poder y nosotros estábamos amordazados. Los amos contentos y la servidumbre conforme con su esclavitud. Qué país más de pinga, ¿ah?, ese en el cual las clases medias y pudientes se sienten tranquilas porque los negros están callados y en su sitio: lavándoles los carros a los profesionales y aristócratas, cuidándoles los muchachos, limpiándoles la casa, cocinándoles, proveyéndoles amantes dóciles al dueño de la casa, haciéndoles de payasos en los estadios, los espectáculos televisivos. ¡Qué paz tan de pinga, carajo, cuando los esclavos no se sublevan contra los amos!

La paz no es el estado de cosas en el cual los esclavos decidimos no sublevarnos contra la esclavitud. Lo que la burguesía, las clases medias y las aristocracias llaman "paz" es una situación en la cual sus sirvientes y esclavos realizan el trabajo sucio, reciben una paga miserable y al cobrarla bajan la frente, satisfechos de verdad o aparentemente satisfechos. Humillarse a cambio de una sociedad "tranquila": permito que me expolies y me ahorro el trámite de hacerte la guerra. "Prefiero la esclavitud a la muerte", es un lema que haría felices a los ricos.

Enero de 2009. El Estado venezolano tiene razones (“razones de Estado”) para rechazar públicamente las actuaciones del Grupo de Trabajo La Piedrita. Al final son razones tácticas y se resumen en esto: en un momento en el cual tenemos una clara oportunidad de demostrar que los violentos y descarriados son ellos (los enemigos, los hijos de los enemigos, echados a la calle como carne de cañón ante el fracaso político de sus padres) resulta un tropiezo, un error grave y balurdo, que sorprendan y capturen a algunos de los nuestros asustando a los niños bien con unas pistolotas en El Rosal; que a los nuestros les haya dado por echar unas lacrimógenas aquí y allá. Así se pierden las Guerras de Cuarta Generación: perdiendo las batallas de opinión pública.

Con todo, en este mismo acto en el cual admito esa equivocación táctica, procedo a quebrar una lanza a favor de la gente de La Piedrita y me solidarizo con ellos, con su impertinente pundonor. Porque el fin de las guerras de Cuarta Generación es allanar el camino rumbo a la guerra convencional. La del plomo, los muertos y el dolor físico. Esa guerra en la cual estará en primera línea la gente de La Piedrita (junto con muchos miles de compas aguerridos), mientras los “estrategas” y analistas de oficina y laboratorio (buenos para la Guerra de IV G.) se esconden o huyen del vaporón.

26 comentarios:

Mari Stella Paredes dijo...

Hola, José Roberto.
Es simpático que sea, precisamente, Vladimir Acosta quien te acuse de tirapiedras. Debo decir a favor de ambos, sin embargo, que creo que ninguno de los dos se resigna al cerco de las palabras y que sí son capaces de acompañar con hechos el verbo incendiario que derraman. Eso está bien, como es loable y conmovedor quebrar lanzas por compas irreductibles, reivindicar la gallardía del 23 y recordar los orígenes de tu identificación y rabia de clase.
Eso sirve para demostrar que tienes corazón y sabes cuadrarte con los señalados, sea una parroquia o un colectivo. También le sirve a gente como yo para entender mejor, blindando por interpuestos, las razones para apoyar el Proceso político que vivimos –a pesar de nuestras “diferencias” de clase– y llenar muy gráficamente los vacíos de lo que no vivimos aunque rechazamos. Pero me parece que también sirve para justificar la violencia por la violencia misma; exaltarla pues.
Alguien me dijo una vez que la historia demostraba sobradamente que era la violencia el único motor del cambio, de las verdaderas revoluciones. A mí me parece que eso es determinismo y, en el fondo, algo de regodeo, quizá de cándido entusiasmo, ante las escenas de grandes batallas.
Aclaro, no me arrogo la capacidad de desarrollar tal estrategia, pero suelo preguntarme ¿no es infinitamente mayor desafío demostrar la sagacidad, el coco, digamos, para desmontar la violencia sin recurrir a ella, en lugar de enfrentarla reactivamente con una dosis mayor? Seguramente hará falta mucho más que la rabia acumulada y explosiva de las masas, ¿pero no es dado cuando menos apuntar a ello y entender la violencia como excesos inevitables en lugar de abrazarla como salida justificada?

Anónimo dijo...

Ciertamente, hermano, a la hora de la coñaza que duele y mata, ningún "combatiente" de escritorio va a salir a defender a mi mujer ni a mis hijos. A la hora de la mierda con sangre, como decía mi papá, ya quisiera ver a los de la "alta política"...a esos que anteponen las "razones" de Estado a las razones de vivir del pueblo pobre. El 23 ha sido la más emblemática, pero igual ocurría en Maracaibo y otras ciudades..en 1972yo era un carajito de 16 años que vivía como todos los chamos de entonces, bajo el terror de la DISIP si nos atrevíamos a ir a las zonas donde no vivían negros ni chancletuos...¿por qué te matraquearon, por comerte la luz, por falta e'respeto...o por las
dos vergas?

elsoberanomanda dijo...

Yo, lo que soy yo, sifrinito del este y graduado de la USB, blanquito, ignaro y al servicio del sistema hasta que la vida me coñaceó por dentro hasta llevarme casi a la indigencia, si no es por Chávez ni me entero del porqué la vaina era así.
Hace meses me preguntaron como percibía mi vida en la era pre-Chávez, y sumaricé el asunto diciendo que la clase media era probablemente la clase más desesperanzada, porque le tocaba servir de colchón entre las otras dos clases, y de ninguna de ellas iba a recibir más que coñazos, de unos por ascender (o quitarte lo tuyo), de otros para que no dejaras de escudarlos de los primeros, ... y además, para quitarte lo tuyo. Y sin la plácida calma de la esperanza en salvaciones divinas tan caras a quienes, estando rejodidos, se consuelan prendiéndole una vela a un santo.
Ya sé, estamos hablando de los actos del Colectivo La Piedrita. P'allá voy. Es que a mí me parece apropiado, "cool", reafirmar que esta revolución no puede presentarse en paltó a convencernos de lo sabroso que es el burocratizar la insurgencia contra el sistema y el poder. Y si quiere estatizar la rebeldía, coño, estatiza la de derechas; si no lo hace, déjame enseñarle a los Ricarditos "Taima" donde está la raya que dice "No pasarán". A nuestra manera.
Más me preocupa ver a Lina Ron hablar tierno de Diosdado. Claro, a no ser que lo quiera rayar. Me resisto a pensar que el personaje quiera comprarse una guardia personal, o que La Piedrita se deje.
Pero la vaina va más allá. Hay una deuda pendiente, como la tuya, Duque, de un pasado de vejaciones y humillaciones que tira sus tentáculos hasta el presente, como narras. Mi mujer es del 23, y me cuenta que cuando salía a alguna fiesta, incluso cuando buscaba empleo, mantenía en secreto el haber nacido y vivido en los bloques del 23. Es ya hora de reemplazar vergüenza por orgullo.
Una de las maneras de lograrlo es capitalizar el descontento de las bases del PSUV con algunas de las marramucias cuartorepublicanas que instalaron personajes esencialmente contrarevolucionarios en el poder. Tejer redes de resistencia a la burocratización y "gestorización" de las misiones, participar en el proceso de crítica a la pedestalización de los funcionarios electos y un largo etcétera de quejas que no deben acallarse en el tumulto del "¡UH! ¡AH!".
¿Cuál sería el aporte del Colectivo? Su fama. Su historia. Su experiencia. Y en este proceso se crearían lazos fuera de su ámbito con grupos que tratan de insurgir en contra de la imposición de círculos, tribus y familias en la maquinaria política.
Franco Munini.

Leo dijo...

Compa: este escrito quizá sea largo para ser un comentario, pero leyendo tu artículo me acordé de éste que escribí no hace mucho sobre mi barrio y mi gente, yo sí soy de La Piedrita, no importa que no lo compartas pero igual quería pasartelo. Saludos desde las montañas de Lara...
--------------------------
Los terroristas del 23


No pude sentir menos que indignación cuando leí el artículo de José Sant Roz La SIP felicita a guerrilleros urbanos del 23 de Enero. En principio quise creer que se trataba de una fina ironía puesto que yo le había leído a este señor algunos escritos interesantes pero leyendo y releyendo me doy cuenta de que la cosa no es tan superficial.
En el fondo siento que está el mismo desprecio por la clase popular que siempre estuvo presente en los “famosos 40 años”. Es la descalificación gratuita porque no se siguen las líneas del hijo obediente y disciplinado que hace caso y no ensucia las paredes de la casa para que los vecinos no vayan a decir que tenemos una casa fea. Es el maniqueísmo absurdo y barato en que caen “las filas revolucionarias” para tildar de contrarrevolucionarios y agentes de la CIA a aquellos que levantan alguna bandera o alguna voz que no ha sido pasada por el “filtro de la revolución institucionalizada. “
Señor Sant Roz, sus palabras así como las del presidente por insinuar que pudieramos estar infiltrados como sucediera en Chile o las del otro señor que desvela a miles de compatriotas todas las noches, nos llevan a pensar que usted ni de visita ha pasado por el 23 de Enero. Le cuento que la actividad que se realizó el 3 de abril en la parroquia fue anunciada con antelación por los Colectivos y las personas que vivimos en el sector sabíamos por lo que tomamos las previsiones del caso. Asistimos a nuestros trabajos y centros educativos sin novedad. También quería decirle que los medios de comunicación (así mismo, en minúsculas) que usted nombra, no necesitan que nosotros nos portemos mal o le armemos un berrinche en la calle a nuestros padres para salir a hablar mal del Gobierno o descalificar los avances que se han tenido en nuestro país, indudablemente, los últimos años. TODOS los días se dan banquete con nosotros y con usted porque creo que usted está de “este lado” como decimos aquí en el 23 ¿no?
Salgamos o no, mostremos armas o no, estemos carapeladas o no, hagamos pintas como la que reivindica el nombre del compa Raúl Reyes que parece que a usted le causó algo de “curiosidad” o hagamos una marchita por la Plaza Bolívar siempre nos despreciarán señor Sant Roz. ¿O hace falta más evidencias? Esos medios no necesitan motivos porque si no los hay los inventan ¿o no?
Pues yo le digo a usted y a los que como usted nos dicen contrarrevolucionarios, agentes de la CIA y todos esos regaños por el “berrinche” de ayer, que son esos Colectivos de Trabajo quienes durante muchos años llevaron adelante el cineclub, el periodiquito, la actividad cultural, los campeonatos deportivos, el mercadito barato, la seguridad del sector, las corales infantiles, las pintas, los murales; en fin, el día a día que muchos muchachos como nosotros nos permitiera ver que había caminos distintos para transitar en la vida: la lucha, la alegría, la rebeldía, los estudios, la solidaridad, el compañerismo. A cambio lo que recibimos fue plomo, allanamientos, compañeros muertos, robo de materiales de trabajo como libros, revistas, proyectores de 16mm porque éramos subversivos. Ojalá no repitamos la misma historia. Alguien dijo por ahí que quien no conoce la Historia está condenada a repetirla.
Desde hace varios años hemos tenido un respirito y eso ha sido positivo. También nos han ayudado con equipos para continuar nuestro trabajo comunitario o nos han donado algunos bolsos escolares o regalos para los chamos y chamas en diciembre pero ¿eso nos obliga a callar lo que vemos que no está bien? ¿Podemos estar de acuerdo con una amnistía que deja libres a los golpistas mientras se reanudan los allanamientos indiscriminados en la parroquia? ¿Es muy dañino rellenarles las paredes de pintas a un canal que lo que hace es destruir la mente de miles de venezolanos cada día con sus mentiras y desprecio? ¿No pagamos con la vida del compa Héctor nuestra acción contra la patronal económica que obliga a nuestras madres y a nosotros mismos a hacer colas de horas para comprar arroz, leche, pollo, azúcar cuando les da la gana de desaparecer estos rubros alimenticios con el cual dan su granito de arena para desabastecer y contribuir de cierta manera con perder referendos?
Nosotros no aparecimos ayer para que nos retrataran los medios señor Roz. Allí donde estuvimos nos encontrábamos el 11 de abril, el 4 de febrero y el 27 de noviembre, el 27 de febrero, el 2 de diciembre y el 23 de Enero. Nosotros estuvimos y estaremos ahí siempre. Dando la cara o encapuchados pero siempre con la dignidad revolucionaria en el momento que sea. Acá en la parroquia todos nos conocemos, No corremos a embajadas o a escondernos cuando las cosas se ponen apretadas. Tampoco nos teñimos el pelo ni saltamos talanqueras. Ustedes saben que es así.
Afinen bien la puntería que nosotros, hace mucho, tenemos claro quién es nuestro enemigo histórico. No damos amnistías, no corremos y no olvidamos a nuestros muertos. Somos la alegría y la vida en tremenda lucha contra la tristeza y la muerte como dijera nuestro querido Argimiro.
¡Hasta la Victoria Siempre!



Leo 23
leomagos@gmail.com

Lennys dijo...

mmmm... creo que voy entendiendo los motivos de tu rabia. y creo que estoy de acuerdo en ciertas reacciones, todo lo que le reclamas al mundo tiene origen en cosas personales, por eso odias a la policia, a la universidad, a los ricos. pero no tienes que quitarle al mundo la oportunidad de salvarse. es posible hacer cosas todavía, no todo está perdido.

te repito una pregunta que te hicieron en una entrevista que te hicieron y que está por alli en un video, ¿que fue lo que te hizo la universidad y la academia, para que hables de ella con tanto odio?

JRD dijo...

Mari Stella.
"demostrar la sagacidad, el coco, digamos, para desmontar la violencia sin recurrir a ella, en lugar de enfrentarla reactivamente". Sï, de eso se trata lo que llaman Guerra de Cuarta Generación: te destrozo tu imagen pública sin necesidad de meterte un tiro. Antes, por el contrario, te empujo a que me agredas, quedo ante los ojos del espectador como el bueno, sacrificado y sufrido (que también es una pose, tanto como la del que quiere ser héroe de gestas y batallas) y acto seguido, cuando ya la opinión de la mayoría esté conmigo, te reviento. Qué triste: a Israel no le gusta echarle misiles ni bombas de racimo y fósforo blanco a nadie, pero es que estos perros de Hamas lo obligan, chico...
De modo que, como dice un comentarista que escribió después (el que firma como Leo 23), ¿para qué reprimir las rabias si igual van a decir que somos unos hijoeputas?

Franco.
Se agradece la insistencia en hablar de nuestras tareas pendientes para desmalezar "esto". Tratar de enderezar esta revolución chucuta pero querida que es la "bolivariana".

Leo 23.
Estamos rodeados de eso, compa: tipos que dicen ser revolucionarios y respaldan las luchas populares. Pero cuando aparece en escena el espíritu verdadero, la sustancia, la índole destructiva de la slichas populares (no se puede construir nada nuevo sin demoler lo viejo) entonces saltan a apaciguarla: "Cálmate, los violentos son ellos". Ahora como que autocontrolarse como un lord inglés es revolucionario, y echar mano de la furia emancipadora es ser sospechoso de trabajar para la CIA. A la verga pues.
Como en aquel episodio de 1811, cuando el Congreso andaba con un culipandeo y un miedo a declarar la independencia, y entonces vino aquel aristócrata del Bolívar e hizo retumbar las palabras: "¿300 años de tranquilidad no bastan?". Poco después, cuando los negros y el lumpen en pleno le tomaron la palabra y salieron a borrar todo vestigio de falsa tranquilidad entonces se cagó y llamó a los insurrectos "aliados de España".
Hoy, la misma verga: llaman al pueblo a ser protagonista, y cuando éste toma decisiones y le da curso a su rabia entonces hay que acusarlo de ser de la CIA. Vayan a joder al coñoe sumadre.

Lenny.
Pues pudiera decirte que me duele lo que se hace contra el pueblo porque soy pueblo, no un pequeñoburgués escondido detrás de una computadora. Con todo, eso que llaman "sensibilidad" no es un asunto que se resuelve desde el individualismo. El Che hablaba de algo que nos hermana a quienes en el mundo nos llamamos unos a otros "camaradas": la capacidad para sentir indignación ante cualquier injusticia que se cometa en el mundo. Preocúpate: tú escribiste con mucha indignación contra la masacre de Israel contra los habitantes de Gaza. Entonces, o permites que te diga que eres una camarada en potencia, o nos explicas aquí qué te hizo a ti el ejército israelí para que te indigne su accionar.

Dicho esto, vamos con lo que tú crees que "siento" hacia la universidad y la academia en pleno. Yo no siento odio hacia la universidad, yo tengo razones para opinar que esa estructura es perversa, elitesca y antipopular. Yo pienso de la academia, de la universidad y de todo el sistema educativo, que están construidos sobre una estructura sicosocial de dominación. Que la gente que entra allí tiene años recibiendo un bombardeo de pazguatadas según las cuales quien se gradúa, el profesional, debe sentirse más importante y superior al que no estudia. Que su misión es dirigir los destinos de este país, porque ni de vaina se lo vas a dejar en las manos a un poco de negros y taxistas sin instrucción, ¿no?

Así que anota, por favor: yo no siento odio hacia la universidad. Yo no puedo odiar al espacio donde conocí a varios de mis amores y amistades más entrañables (tú misma estás inscrita en una de esas dos categorías). Pero pienso que sería egoísta declarar que la universidad es chévere y maravillosa nomás porque me propició momentos felices, algún método para la escritura y algunas lecturas. Pues lo importante, lo trascendental, es que esa misma universidad le ha jodido la vida a millones de personas.

Tema largo y aparte.

More Baker dijo...

Yo no creo que las acciones de “La Piedrita” sean un error de “táctica”.Me parece que son una manifestación coherente de quienes han estado en contra de ese criminal orden de cosas establecido y que nos ha jodido durante tanto tiempo. En un país donde el propio gobierno ”revolucionario” no es capaz de hacerle frente legalmente al bombardeo, al acoso, a la vejación, incesantes del enemigo, (al contrario parece nutrirse de él, parece encontrar en él único el motivo de justificar su existencia), actos como los de esta gente, que ese gobierno rechaza categóricamente, son, para mí, completamente justificables y de un legal que muérete Carlos Escarrá ¿No justificamos a Chávez cuando le interrumpió el sueño a Carlos Andrés? ¿No apoyaron grupos como “La piedrita” semejante “irreverencia”? Oye, el gobierno pide lealtad, pero, a veces, ¡cómo le cuesta ser leal!
Yo encuentro en esos actos, que gobierno y oposición tildan de “vandálicos”, el espíritu de lucha revolucionario y de él, su irreverencia. Encuentro en ellos más coherencia pundonor que en cualquier acto de los emisarios del gobierno. Ojalá se siembren y que la dignidad y la rebeldía floresca por toda esta tierra. Que sigan al menos, asustando a los bichos que nos han jodido siempre, mientras le ponemos orden a la pea. Uno no quiere sangre derramada, de ninguna clase y mucho menos la nuestra, pero esta batalla no se ganará excusándose en ser demócratas, (que es la excusa del gobierno), pactando, o invitando a un tal “diálogo” porque el diálogo entre luz (así se media luz) y oscuridad es imposible. Esta es una guerra donde se decide un exterminio. Y no puede ser el nuestro.

Saludos.

JRD dijo...

More.
Bueno, bienvenida al club. En serio, saludo tu comprensión del asunto de fondo: no es que a uno le gusten la violencia, la sangre y el malditismo, sino que es preciso tener la sangre fría suficiente para saber, vía revisión de la Historia, que al final del túnel lo que hay es plomo.
¿Preocupante? Sí. Pero siempre es peor creer que si nos tomamos unos tragos con ellos y hacemos unas terapias de grupo y empezamos a recordar que todos somos hijos de Venezuela entonces nos vamos a dar un gran abrazo, sacamos a Chávez del poder, nos echamos enorme pea colectiva de reconciliación y al final los ricos se largan a su mansión, los profesionales clasemedia a seguir "ascendiendo" en la escala social, los pobres a seguir viviendo de limosnas y todo chévere porque evitamos la guerra.

¡Ah!, y nos inscribimos todos en Primero Justicia, Copei y Un Nuevo Tiempo, porque eso es "el futuro". Facilito pues.

Wilfredo dijo...

A los pobres "de bien" (para decirlo a la usanza de Alberto Nolia) y que sumamos millones,no nos gusta la violencia ni hacemos apología de ella, pero como le gustaría a la ultraderecha que nos volviésemos "gandhianos". Aunque es especulación pura, quien sabe que hubiera pasado si este noble señor, Gandhi, hubiese tenido aunque sea un guardaespalda bien calza'o con una "guacharaca" o por lo menos con un buen bate...digo ultraderecha, porque en la oposición no hay derecha, la derecha está en el gobierno.

Pupila dijo...

Saludos afectuosos en este nuevo año JRD,

Cómplice -al menos en entendimiento- de casi todo lo que intentas explicar en tu entrada, son únicamente tú primer y último comentario - como respuesta a "Mari Stella" y "More Baker"- los que me inquietan un poco, es decir, los que más me preocupan (aparte de la primera foto).
Te pregunto, yo en solidaridad moral (y muchas veces activa) con las luchas de los más oprimidos de la Gran Historia (y entre los que tantas veces me he contado a pesar de ciertos "privilegios"):

Si afirmas y justificas ese tipo de violencia donde "al final del túnel lo que hay es plomo", al parecer tú realmente crees que entonces la única meta alcanzable en toda esta utopía es una brusca demolición de relaciones productivas donde luego podrían ser los "pobres" los que sustituyan en el poder a los "ricos"?, es decir, ¿dibujas el mismo sistema jerárquico y podrido pero al revés?, los oprimidos de la Gran Historia por encima de los Opresores de la Gran Historia, así de general y sin excepciones pues éstas no caben en la guerra.

Para mí es preocupante (para no ser tan cursi y no decir triste) que tú, una de las pocas personas del Rojismo que aún provoca seguir con atención confirme eso, de esa forma. Conozco grandes luchadores -aquí mismito en estos barrios venezolanos, no hace falta irse a Argentina a buscar al Che-, que sí, no reprimiendo sino sabiendo manejar su rabia, han logrado grandes cosas, grandes cambios (que aunque pequeños son concretos, necesarios y posibles). En fin que a veces me gusta mucho tu posición, pero otras me deja muy cabezona. Supongo que así somos todos y así es todo, pero a veces me marean tantas contradicciones (incluyendo las mías), sobre todo cuando vienen desde este discurso incendiario del que venimos hablando.

JRD dijo...

Pupila.
Hay dos formas de comprender (no de compartirla, ni faltaba más) esa contradicción y/o insolencia que detectaste acá. Te las resumo:

1) fijándote en el hecho de que este discurso no promueve la violencia, sino que la percibe como una constante en la Historia y por lo tanto, en vista de que es inherente a la sociedad de clases, prefiere considerarla un instrumento de las mayorías oprimidas y no patrimonio de los Estados, corporaciones y poderosos en general. Es decir: yo no "justifico" la violencia, simplemente reconozco que existe y la prefiero del lado de los miles de milones de explotados y no del lado de los que aplastan a esas mayorías.

2) Asumiendo y tratando de comprender que hay formas de violencia muy "sutiles", encubiertas y por lo tanto perversas, que no tienen que ver con piostolas, malandros, bofetadas y patá e kung-fú: obligar a los pobres a vender su fuerza de trabajo es violencia, empujar a las mujeres a vender su cuerpo y su imagen es violencia, poner a miles de pobres a construir edificios para confort y comodidad de unos señores que nunca se ensuciarán las manos es violencia; extraer las riquezas naturales de un país pobre para enriquecer las arcas de países ricos: todo eso es violencia y se hace con violencia.

Ese es mi alegato, o una parte de él.
Epa, y no tiene por qué ser cursi manifestar tristeza. Todo esto de lo que hablamos es muy triste, así que diga lo que siente, estimada. Sólo un idiota supremamente reprimido y violento le reclamaría eso.

Megatroll dijo...

Hola, hace tiempo que sigo tu blog y es la primera vez que comento. Muchas veces leo páginas pro-gobierno (aporrea.org) y pro-oposición (noticias24.com) para tratar de tener una visión un poco mas global de la situación de nuestro país. Si algo creo tener en común contigo es el hecho que creemos que este sistema en el que vivimos está podrido, caduco y no es sostenible; sin embargo no creo que la violencia nos lleve a ningún lado, ni tampoco creo que la "dictadura del proletariado" nos lleve a una sociedad sin clases, y para muestra tenemos los casos fallidos de comunismo de Europa del Este, donde cambiamos el yugo de los burgueses por el yugo de los miembros del Partido Comunista, porque la solución no es que exista una "tiranía de la mayoría", sino que ningún grupo pueda detentar algún tipo de poder, sea económico, político o religioso.

Aquí es donde te planteó una pregunta, ¿Cuál crees que es el mecanismo para llegar a una sociedad mejor, y cuáles son las características que debería tener esa sociedad? Para mi lo ideal sería una sociedad anarquista, pero creo que tenemos que pensar en los hombres como son y no como deberían ser, porque en el fondo todos tenemos tanto impulsos solidarios así como egoistas, y quizás una sociedad de este tipo no se mantendría a largo plazo.

Pupila dijo...

Comprendo, más no comparto algunas ideas.
Cuando veo que muchos oprimidos cambian los papeles con sus antiguos opresores, cuando tantos de esa mayoría se empoderan (si me permites el término) de la noche a la mañana y actúan igual que sus antiguos verdugos, es cuando me doy cuenta de que más allá de la lucha de clases pareciera ser una lucha de poderes, y es violencia que no es inherente a esa misma sociedad de clases e Historia por casualidad, sino porque es inherente al ser humano. Es algo mundial. Pareciera natural. En mi ámbito, lo he visto tanto en medios de comunicación comunitarios como en corporaciones comunicacionales, lo único que cambia es la escala de los hechos, van a proporción de poderes determinados. Sí, es triste, somos tristes, por mucho que riamos. En todo caso, creo que es necesaria la acción, pero necesariamente dirigida por el pensamiento y no sólo por la emoción. Allí voy. Es lo único que nos distingue de los demás animales, lo único (eso creemos). También estoy segura de que nuestra naturaleza históricamente ha demostrado necesitar cierta estructura jerárquica, que aunque nos duela o nos de rabia, no somos tan bondadosos y pacíficos como para poder llevar a cabo la utopía anarkista todos somos hermanos y el cuento. En fin, aunque cada vez menos creo en los grandes cambios, cada vez más creo en los pequeños. Creo que ese es el único motorcito que me queda de la utopía. Los pequeños cambios concretos y necesarios.

Y que continúe la vida.

Buenas noches Duque.

Lennys dijo...

fíjate que tanto Megatroll como Pupila te señalan (sin mala intención, creo que todo lo contrario) como anarquista o soñador de utopías o de cosas improbables, creo que es bueno insistir en lo que hay de fondo tras esas dos observaciones, que comparto, y es que no está mal soñar mundos mejores (como dices en tu blog, "soñando una sociedad alternativa") pero el mundo actual y real necesita acciones YAAA para mejorar algunas cosas, soñar mientras se resuelven cosas, si no la humanidad se la pasará soñando con un mundo mejor mientras padece el que tenemos.

saludos.
ls.

Anónimo dijo...

El Cayapo Menol

Que paso perro, chamo dejate de estar dirimiendo tus problemas sentimentales de tu epoca de joven y feliz cuando eras un colegialo para otro foro que se llame amores de perro o algo asi, pero por favor vamos a ponernos serios, ya basta de esta discutidera y yo se que donde hubo fuego se lo lleva la corriente y todo eso pero dale un parao a la vaina, porque mira que quien se devuelve ni que lo fajen chiquito.

A lo que vine:

La guerra es un hecho brutalmente humano es decir no conozco militares en otras especies, asi que decir que es inhumana la guerra es una soberana estupidez, nosotros los humanos nos dieron el razocinio para hacer armas y la violencia para dirimir nuestros peos, simple.

Ahora bien yo no se de que generacion es la guerra si de primera de segunda de tercera o cuarta lo que si se es que el pequeño esta a la merced del grande y si se aguevonea y pelea con las armas y las tecnicas del grande tiene un destino mirandino.

Sin embargo la guerra como hecho practico tien algunas reglas simples que debemos seguir, como por ejemplo:

Dale con todo cuando se descuide

Metele su coñazo antes de que el te lo meta a ti.

No le lances sino le vas a llegar y otras mas que no recuerdo que estan en el arte de la guerra, como veras yo las parafrasie.

Porque traigo esto a colación, pues porque resulta que el peo de los colectivo sociales que no solo hacen labor social asistencialista, formadora o lo que sea y que ademas tienen armas, es que se tiran toda esta teoria y ponen en riesgo la estrategia.

Es decir creer que la coñaza no viene es un acto religioso mas no real, la coñaza viene y viene con todo, porque son demasiados años soportando vejaciones, humillaciones, baje la cabeza, no me vea, pegate contra la pared, cedula, tengase la bondad, hagase a la derecha, no te pago tu liqudacion porque no me da la gana, te boto porque es mi empresa, no te contrato porque tienes pinta e malandro, te vas de esta tierra porque es mia hasta donde te da la vista, y un largo etc, que si lo sigo escribiendo salgo a matar a coñazos al primer hijo de puta sifrinito con manos blancas o sin ellas solo por el plcer de escoñetarlo y quitarme manquesea dos tres dias de los 500 años que cargo encima.

Porque ademas pa los que son pacifistas y creen que la paz es de pinga y no entienden que la paz es sencillamente dentro del discurso de la guerra el tiempo en que descansamos y nos apertrechamos pa volver a la guerra, los ricos los imperios no nos van a devolver lo que por derecho es nuestro por las buenas, ni nos van a tratar como iguales por las buenas, ni nos van a decir lo sentimos no quisimos hacerlo, no señor esos hijode la gran puta madre que los pario no van a dar hasta con vaso e cama paque seamos serios y enntendamos que pa nada más pedir una cita pa converza le debemos demostrar que tenemos la fuerza suficiente pa revolcalos en el estercolero de la historia.

El problema esta en que la coñaza debe darse cuando las condiciones sean favorables es decir es muy valiente y todo entrompa con un guardia nacional, policia, navy seal, marine, malandro empistolao, empresario de polar o lo que tu quieras sin armas a descampado y de caballeros, el peo es que ellos no son caballeros y cuando te descuides te van a dar pa saca pa que mas nunca se te ocurra volverlos a enfrentar, sino preguntale a los dos compas que mataron por tirarle pintas a la cloaca de la florida.

La guerra que nos toca nunca como ahora es especialicima, es decir tenemos una vanguardia conformada por Chavez y .......... dejemoslo con Chavez porque no recuerdo a los demas, es mas creo que no hay, jajajajajaja que se encuentra en tras las lineas enemigas, hasta ahora no le han dado de baja, este explorador que logramos infiltrar a acestado varios golpes fulminantes más no mortales al enemigo, debemos entenderlo, nosotros sus comandantes lo mandamos a enfrentase con los de adentro y los de afuera con un cuchillo y una cantimplora, acompañado de varios carajos que el escogio pero casi todos salieron choretos, la mayoria se entrego al enemigo no mas pasar la linea que nos divide y según las ultimas informaciones solo no queda este compa estamos esperando confirmación. Hasta ahora y según el ultimo parte, le dinamito una parte de su fuente de ingresos, esta confundiendo y logrando que el ejercito burgues que los protege guavinee, el aparato de inteligencia y de represión del estado tiene ordenes de no jodernos aunque a veces se le olvida esa ordenes, ha logrado contactar slidaridades y hasta ahora aunque no lo parezca las condiciones practicas para el momento del combate estan tendiendo favorables a nosotros, pero que verga un grupo de los nuestros, los que hasta ahora no tenemos informacion cierta de que no esten jugando de agentes dobles, se han salido de la estrategia y la disciplina, no estan leyendo bien las señas y estan haciendo ataques por su cuenta que ademas sonmas mediaticos que efectivos, y adicionalmente olvidan que el aparato de propaganda nuestro no sirve pa un carajo y el del enemigo sigue intacto y ellos son municion espero que sin querer pa tirarnos en la linea de flotación.

Compa debemos tener en cuenta que ponemos en riesgo al hombre que tenemos tras las lineas enemigas y no es retorica, estan esperando quitame esta paja pa tirarnos con todo y el hombre lo que ta es dando el chance el tiempo para que la batalla se de en las condiciones más favorables.

Sabes que toy en mis tiempos libres que con mi desempleo son bastantes vacilandome la historia de la guerra submarina en la segunda guerra mundial de imperios del siglo XX, y los tipos que maniobraban los submarinos muy por el contrario de lo que dice la propaganda oficial no eran tan arrechos y realmente se encontraban en desventaja con sus enemigos, eran mas lentos, tenian armamento limitado, no contaban con apoyo aereo, operaban en jornadas que podian durar meses minando la moral ed la tripulación y un largo etc, pero cuando les llegaba la oportunidad de escoñetar un convoy de cargueros, los cuales llevaban pertrechos, combustibles y esa vaina los tipos no cometian un solo error porque de hacerlo podian pasar dos vaina:

Eran detectados por los escoltas del comboy los cuales eran superiores y con una mayor tecnologia que la delos submarinos, y eran dados de baja. es decir caput aniquilados.

O la segunda eran detectados por los escoltas del comboy lograban escapar pero perdian la oportunidad por la que tanto habian trabajado.

Pra lograr su cometido debian acercarse lo suficiente al barco o los barcos enemigos, en total silencio, preparar los torpedos, calcular las distancias y la velocidad de l enemigo, sus puntos debiles en donde darle el vergajazo,y por ultimo disparar, tiro perfecto angulo de 90º dos metros debajo de la linea de flotacion sala de maquinas y un gran pum y pa bajo a converzar con las sirenas, total exito, ahora perro un cabeza de guevo dentro del submarino olvida hacer su trabajo lanza el torpedo antes de recibir la orden el torpedo falla y somos detectados y todo se acabo, creo que ese es el problema, no el valor o no de los compas o si a la final igual va a ver peo, o si los burocratas que hoy nos gobiernan van a salir a echarle bolas no el peo son los tiempos en que las cosas deben ocurrir, y aun no es el tiempo de que nosotros ejerzamos nuestra violencia ya vendra ese tiempo pero no es ahora.


Saludos Compa

Luis González dijo...

LUIS GONZÁLEZ

Megatroll, Pupila. Quizá esté equivocado, pero lo que entiendo de sus exposiciones es que todo se trata de que una clase le quite el poder a la otra y en consecuencia los anteriores pobres serán los nuevos ricos y viceversa. Quedaria todo igual, solo cambian los roles de los actores. Ese final no es feliz y por lo tanto no justifica la violencia.

Eso no es lo que se persigue con el Poder en esta Revolución. Partamos por la siguiente pregunta ¿Por qué la burguesía busca ostentar el Poder? Ellos hacen ver (siempre se manejan en el mundo de las apariencias) que el poder político no tiene que ver con las empresas y el capital. Hacen ver que el empresario siempre persigue que su empresa y por ende sus empleados estén bien; algo tipo Candy Candy, tú sabes... Pero realmente la cosa no es así. Quien toma una decisión en una empresa privada es el dueño de la empresa y en función de los intereses del dueño. Cuando algo va mal lo primero que hacen es recurrir al recorte de nómina, ni por el carajo al recorte de sus ganancias.
Pero que las cosas vayan bien en una empresa no es solo producto de las decisiones del dueño. Los estados toman decisiones políticas que afectan de una u otra manera a las empresas, terratenientes, exportadores, importadores, etc. Esto lo aprendieron ellos desde hace siglos; en estas tierras, desde la Colonia.

Es simple, la burguesía, la oligarquía obtiene el Poder para tomar decisiones políticas que los beneficien en lo económico.

La Compañía Güipuzcoana mantenía dentro del Cabildo a personas que aseguraban los intereses de la compañía, en estas tierras. Mientras tanto, tenía muy buenos lobbystas opr allá en España.

Las primeras constituciones de nuestras repúblicas limitaban las postulaciones a diputados o representantes de provincias solamente a aquellos que poseían propiedades y/o renta. ¿A favor de quién o quiénes tomarían las decisiones o harían las leyes estos diputados?

En épocas más recientes, donde los cargos son por vía electoral, ¿quienes financian las campañas de los postulados? Ñeeee... Resp: Los empresarios burgueses. A favor de quién se tomaron las decisiones durante la debacle bancaria acá en Venezuela, a favor de los maestros y enfermeros que buscaban mejoras salariales o la decisión se inclinó a favorecer a los banqueros ladrones que se habían llevado el dinero y después se llevaron el de los auxilios financieros (más de 18 mil millones de dolares).

y qué tal si los "empresarios" son solo importadores, es decir mercaderes. Las decisiones irán en función de sus ganancias en detrimento del fomento de fábricas nacionales. Otros, que al igual que en los tiempos de la Güipuzcoana, son capaces de vender nuestros recursos por un plato de lentejas, dando chance al ingreso de Transnacionales. Creyéndose que "formar parte de esa transnacional" es mejor que ser patriota; ellos no reconocen como suya esta patria.

Creo que el punto es claro:
(a) El Poder Político es esencial para la burguesía, sin el Poder no se asegura su existencia.
(b) La estructura de Poder debe ser vertical, tanto en las empresas como en el aparato del Estado. Unos pocos deciden y el resto obedece, ¡sino les cae!.

Estoy convencido en que la respuesta está en la siguiente pregunta: ¿Quienes deben tomar las decisiones para que beneficien a las comunidades, al Pueblo?. Por Ley de Mato Poyero Encueva'o, la respuesta es LA PROPIA COMUNIDAD, EL MISMO PUEBLO. Para lograr eso, entonces la comunidad debe obtener el Poder, El Pueblo debe hacerse del Poder.

La vía se ha tratado de conseguir, como primera experiencia, con la formación de Los Consejos Locales y Regionales de Planificación Pública, donde la comunidad discute y aprueba los proyectos (El presupuesto) que las alcaldías y gobernaciones debían ejecutar. Los muy pocos Alcaldes y Gobernadores Rojos Rojitos llevaron a cabo esta misión. Lo malo es que esta forma de Poder fue secuestrada por el resto de alcaldes y gobernadores (Rojos Bandiditos), cuando colocaron a dedo voceros adeptos a ellos, quienes aprobaban los presupuestos decididos por esos alcldes ogobernadores.
Otra experiencia que se ha llevado a cabo es la formación de Los Consejos Comunales. A diferencia de los CLPP y los CRPP, los consejos Comunales tienen, tanto Poder de Decisión como Poder de Ejecución. La pata chueca está el el Poder de Ejecución, para eso se necesitan recursos que son controlados en mayor parte por los alcaldes y gobernadores que dificultan bajar los recursos para al final tomarse el poder de ejecución. Tratando de componer esta pata chueca se planteó la REFORMA, donde se perseguía que los Consejos Comunales formaran parte de la estructura de El Estado, y poder contar con un Situado (presupuesto anual) que evitaría la jaladera de bolas en las alcaldías y gobernaciones de los supuestos revolucionarios.

A veces pienso que muchos de los integrantes de los Consejos Comunales y muchos alcaldes y gobernadores, ven a los Consejos Comunales como lo último en el escalafón de la Estructura de Poder. No se dan cuenta que para el Nuevo Sistema que se persigue, los Consejos Comunales son pate escencial del Poder, pues son las comunidades tomando decisiones a favor de ellas. Sería un Poder a la par del Poder Presidencial, del Poder Regional y del Poder Municipal.

Esto nos lleva a cualquier tema. en este caso al tema del Colectivo Las Piedritas.

El Amigo CAYAPO MENOL tiene toda la razón. La burguesía, por su propia existencia, no cederá el Poder así no más. Todo es cuestión de tiempo y ventajas. Por el momento ellos no tienen cómo, pero cuando lo tengan no van a dudar en dar el zarpazo. Para ejemplo el 11 de abril del 2002, el golpe petrolero de dic2002-feb2003, la muerte de más de 250 campesinos, asesinatos urbanos de camaradas, etc.

También hay que recordar que la burguesía no es solamente nacional, pues los intereses que se están tocando no son solo de personas venezolanas con sus capitales en Venezuela. Hay intereses y Capital extranjero, y hay extranjeros (países) con interés en asegurarse este Mercado.

Ahora cabe otra pregunta, ¿quiénes deben tomar las decisiones en las empresas para que beneficien a los trabajadores sin, por supuesto, dañar a la empresa? También es simple la respuesta: Los mismos trabajadores. Esto nos lleva a la conclusión que los trabajadores deben ser los dueños de las empresas, y como los trabajadores conforman a parte de la comunidad, la comunidad también debe ser dueña de estas empresas.

Disculpen lo extenso, pero la conclusión es esta: la violencia no es por odio ni por capricho de nuestro lado, la violencia vendrá por la simple y tozuda existencia de una clase burguesa de no ceder EL PODER, y por la simple y tozuda lucha de la clase explotada por lograr su liberación tomando verdaderamente EL PODER.

Luis González

JRD dijo...

Megatroll.
A ver. Si yo te respondiera tu pregunta central ("¿Cuál crees que es el mecanismo para llegar a una sociedad mejor, y cuáles son las características que debería tener esa sociedad?") habría dos opciones: darme el premio Nobel o meterme una patada por el culo por engreído. ¿Qué coño voy a saber yo cuál es la sociedad ideal? En todo caso, una aproximación a la sociedad que yo creo se encuentra diseminada a lo largo de todo este blog. Pero es apenas una propuesta, no una respuesta. La respuesta tiene que ser colectiva.
Pero de entrada te propongo que no veas los experimentos que ha llevado a cabo el ser humano como experiencias definitivas que no pueden enriquecerse ni mejorarse ni cambiar. Quien cree que la única forma de socialismo es la Unión SOviética pues se jodió, porque su única alternativa entonces es la sociedad MacDonald. Quien es incapaz de reconocer en los 70 años de la URSS una experiencia o aprendizaje del cual el ser humano aprendió (por las malas, como en todo aprendizaje) pues entonces que se mude a otro planeta. Uno donde al primer intento todas las cosas salgan bien.
Y bueno, mucha suerte si escoges ese viaje. Al regresar me cuentas si lo encontraste.

Pupila.
Lee lo que escribiste: "es necesaria la acción, pero necesariamente dirigida por el pensamiento y no sólo por la emoción". Y un pelín más abajo: "nuestra naturaleza históricamente ha demostrado necesitar cierta estructura jerárquica, que aunque nos duela o nos de rabia, no somos tan bondadosos y pacíficos como para poder llevar a cabo la utopía anarkista todos somos hermanos y el cuento".
¿Y entonces? ¿Nos rendimos ante la idea de que la naturaleza humana es ineluctable o nos esforzamos por pensar otra sociedad?
Ponte de acuerdo contigo misma y ahí vemos.

Lenny.
Te compro una parte de tu aporte. Pero créeme: en el capitalismo NADA puede mejorar. Nada. Entonces, o salvamos al capitalismo o lo acabamos, pero no podemos pasarnos la vida tratando de curar el cáncer con curitas y merthiolate.

Cayapo Menol.
Dices: "El problema esta en que la coñaza debe darse cuando las condiciones sean favorables..." No sé, pero yo creo que esa coñaza ya empezó. Y si no fuera así, ¿cuándo se supone que serán favorables las condiciones para darla? Si la respuesta es: "Cuando tumben a Chávez", deberíamos volver a leer a Tsun Tzú.
Pero sí, precisamente eso del error táctico está dicho en el artículo. Dice así: "resulta un tropiezo, un error grave y balurdo, que sorprendan y capturen a algunos de los nuestros asustando a los niños bien con unas pistolotas en El Rosal; que a los nuestros les haya dado por echar unas lacrimógenas aquí y allá. Así se pierden las Guerras de Cuarta Generación: perdiendo las batallas de opinión pública". Te pido entonces lo mismo que a otros locos por allá arriba: no te me afinques en ese punto en el que pensamos lo mismo, puedo terminar pensando que dije lo contrario.

Luis González.
Gracias por la sustanciosa intervención. Nos ayuda a ver mejor el tamaño, intereses y alcance del enemigo.

Jeanfreddy El Irresponsable dijo...

Recuerdo haberlo leído ates y fue igualmente bueno hacerlo ahora. Más con el comentario reciente. Tu lectura es sustanciosa, a veces difícil para mí y sincera. Sin pelos en la lengua, sin traumas sin miramientos de quedar bien con alguien. Soy ex chavista confeso y eso es una gran cagada. Es como ser la clase media aguanta coñazo que dijo Franco. Porque uno también quiere alejarse del tumulto "No es No". Yo digo NiNi y esa vaina es cada vez más difícil de entender. Hace rato que lo importa es crear y constuir país, juntarnos, solidarizarse y empujar sin pegarse en locuras extremistas.
Aunque lo diga alguna teoría, transformar sujetos sociales de izqueirda revolucionaria hacia movimientos estatales parece no obedecer a la búsqueda final de estos principios políticos, sino a un "por ahora" que debe mirar más allá. Mucho más que el 2012.
Yo mismo confieso verme en la difícil situación de tener conciencia de clase: mis abuelos vienen de Los Andes rurales. Mi papá del 23, mi mamá de Propatria. Ellos sin ser profesionales, lgraron levantarnos y tener una vida cómoda y burguesa, si se quiere, pero sin amaneramientos. Yo estudié un par de años en la USB, luego en una privada y más tarde en la UNA para luego estar a punto de graduarme en una privada. Me fui del país, regresé. Voté por Chávez en 1998 y 2006. Voté NO a la Reforma, por Podemos el 23N y voy sin dudas por el NO a la Enmienda. Aún así, refresca siempre leer y pasar por aquí, se esté o no de acuerdo. Un saludo.

JRD dijo...

Jeanfreddy.
Dices: "...transformar sujetos sociales de izquierda revolucionaria hacia movimientos estatales parece no obedecer a la búsqueda final de estos principios políticos, sino a un "por ahora" que debe mirar más allá. Mucho más que el 2012". Eso es correcto. O al menos una conclusión compartida. Lo cual pone en la mesa una brújula que no se debe perder de vista: una de las pocas diferencias entre gente que piensa como tú y gente que piensa como yo es que ustedes creen que una vía necesaria es salir de Chávez y nosotros creemos que una vía necesaria es fortalecerlo. Tema aparte para entrar en este otro punto.

En los días previos al referendo en que se votó la propuesta de refoma (2D-2008) publiqué una cosa que le cayó mal a chavistas y escuálidos (este artículo), en la cual decía más o menos esto: "decretar que el Poder Popular es uno de los poderes del Estado es un disparate, un absurdo monumental, ya que tiende a convertir en simple burócrata asalariado o en empleado público al luchador social, al ser humano que da la vida por mejorar a los suyos y no por un sueldo o cargo público". Eso es más o menos lo que tú afirmas. ¿Se puede seguir siendo chavista aun compartiendo ese punto? Definitivmente sí. El truquito está en sabernos capaces de enmendar, rectificar, corregir y volver a construir.

Todo lo anterior, para observar que las claves de nuestros desacuerdos se encuentran en el muy honesto autorretrato, minibiografía o declaración de principios que acabas de escribir acá arriba (de dónde venimos y a qué aspiramos como individuos). Un gesto que no todos tenemos el valor de llevar a cabo, por cierto.

Salud.

Pupila dijo...

Luís González: entiendo y no es nueva para mí toda esa explicación. Comparto casi todo lo que escribes aquí, pero no por completo y menos la conclusión. Porque hablas por ti y por otros, pero no por todos. Muchos sí practican la violencia por odio y capricho. Y no tiene caso caer en detalles.

Jeanfreddy, me gustó mucho tu intervención, porque me siento bastante identificada. Con casi todo, hasta con los abuelos de los Andes rurales y con sentirme bastante incómoda en esa situación que se parece tanto al chimbo NiNi (pero no es ese NiNi por indiferencia sino por otras razones). También entiendo lo que responde JRD, que se parece a lo que dice Luis González, pero el punto es que a veces ese espíritu del poder popular se deforma de una manera que asusta, se corrompe, se mal utiliza. En ese momento es inevitable la desesperanza en Chávez y en todo el teatro rojo.


Saludos.

teodoro R Darnott dijo...

Teopolítica venezolana el nuevo pensamiento político de Venezuela. Desde la civilización y cultura divina del Islam.

Entre

http://soyunyihadistanounterrorista.blogspot.com/

Pupila dijo...

JRD, olvidé responderte con respecto a lo que me dices:

“Pupila.
Lee lo que escribiste: “es necesaria la acción, pero necesariamente dirigida por el pensamiento y no sólo por la emoción". Y un pelín más abajo: "nuestra naturaleza históricamente ha demostrado necesitar cierta estructura jerárquica, que aunque nos duela o nos de rabia, no somos tan bondadosos y pacíficos como para poder llevar a cabo la utopía anarkista todos somos hermanos y el cuento".
¿Y entonces? ¿Nos rendimos ante la idea de que la naturaleza humana es ineluctable o nos esforzamos por pensar otra sociedad?
Ponte de acuerdo contigo misma y ahí vemos.”

Quisiera aclarar que con eso que dije no me contradije en absoluti (a sabiendas de las bondades que muchas veces traen las contradicciones). Cuando digo que es necesaria la acción pero dirigida por el pensamiento y no por la emoción, afirmo que nuestra naturaleza, históricamente, ha demostrado necesitar cierta estructura jerárquica, es decir, cierta estructura judicial estatal dentro de la cual se puedan ir forjando los cambios, pero no radicalmente destructivos sino poco a poco. Legitimar las luchas libertarias de tanta gente pero enmarcados, al menos por ahora (pues no logro visualizar otro tipo de utopía), en el MAL necesario que se llama: Estado. Pensar lo contrario, así como por capricho y sentimiento, es acarrear odio y destrucción. Creo, es sólo mi opinión, que esa estructura judicial parece necesaria por esa naturaleza humana ineluctable, pero eso no significa la conformidad de no esforzarse por pensar otra sociedad. Eso tampoco contradice la idea de aborrecer al Rojismo extremo, como grotesco teatro de campaña partidista.

Tampoco se contradice con el repudio de ver una foto de un hombre con el ícono de moda (Che fashion) y con una pistola en la mano. Creo que esa imagen es la antítesis de algo que se pueda llamar revolución, independientemente de lo que ese término signifique para cada quien. Es sólo mi opinión.

Pupila dijo...

JRD, olvidé responderte con respecto a lo que me dices:

“Pupila.
Lee lo que escribiste: “es necesaria la acción, pero necesariamente dirigida por el pensamiento y no sólo por la emoción". Y un pelín más abajo: "nuestra naturaleza históricamente ha demostrado necesitar cierta estructura jerárquica, que aunque nos duela o nos de rabia, no somos tan bondadosos y pacíficos como para poder llevar a cabo la utopía anarkista todos somos hermanos y el cuento".
¿Y entonces? ¿Nos rendimos ante la idea de que la naturaleza humana es ineluctable o nos esforzamos por pensar otra sociedad?
Ponte de acuerdo contigo misma y ahí vemos.”

Quisiera aclarar que con eso que dije no me contradije en absoluti (a sabiendas de las bondades que muchas veces traen las contradicciones). Cuando digo que es necesaria la acción pero dirigida por el pensamiento y no por la emoción, afirmo que nuestra naturaleza, históricamente, ha demostrado necesitar cierta estructura jerárquica, es decir, cierta estructura judicial estatal dentro de la cual se puedan ir forjando los cambios, pero no radicalmente destructivos sino poco a poco. Legitimar las luchas libertarias de tanta gente pero enmarcados, al menos por ahora (pues no logro visualizar otro tipo de utopía), en el MAL necesario que se llama: Estado. Pensar lo contrario, así como por capricho y sentimiento, es acarrear odio y destrucción. Creo, es sólo mi opinión, que esa estructura judicial parece necesaria por esa naturaleza humana ineluctable, pero eso no significa la conformidad de no esforzarse por pensar otra sociedad. Eso tampoco contradice la idea de aborrecer al Rojismo extremo, como grotesco teatro de campaña partidista.

Tampoco se contradice con el repudio de ver una foto de un hombre con el ícono de moda (Che fashion) y con una pistola en la mano. Creo que esa imagen es la antítesis de algo que se pueda llamar revolución, independientemente de lo que ese término signifique para cada quien. Es sólo mi opinión.

Anónimo dijo...

"Te pido entonces lo mismo que a otros locos por allá arriba: no te me afinques en ese punto en el que pensamos lo mismo, puedo terminar pensando que dije lo contrario."


JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA tas loco e bola Roberto JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

El Cayapo menol

Anónimo dijo...

Saludos, me parece muy buena la descripción y en cierta forma defensa de los movimientos y colectivos organizados de nuestras comunidades, las causas históricas de la rabia de clase estan ciertamente justificadas, la lucha ha sido realmente dura para sobrevivir como colectivo en medio de la violencia de la burguesía, la oligarqía y el estado represor.

Precismamente por ello debemos reconocer que el margen de acción e incidencia de los colectivos como la piedrita se ha visto beneficiado por esta revolución "chucuta" por lo menos hasta que las acciones de estos colectivos llevaron al gobierno a tomar medidas, presionado por la opinión pública o guerra de cuarta generación como la llamas.

Es cierto que los llamados "inteligentes" que dicen que hay que obrar con sapiencia, con estrategia y pragmatismo son los primeros que van a salir huyendo cuando se prenda el peo de verdad,pero es una estupidez política haber incurrido en las acciones dela piedrita en plena coyuntura electoral. Practicamente dejaron sin opción al estado para estigmatizar a este grupo de trabajo (ojo no comparto lo de la CIA).

Entonces partiendo de esta coyuntura, pregunto: es posible o preferible una revolución como la plantean los colectivos organizados del 23 de enero? se les debe dejar la libre acción que evidentemente generará la reacción de la derecha fascista metiendonos en un clima de violencia desbocada? Tal vez estoy equivocado, pero no fué la piedrita ni los colectivos organizados quienes lograron aglutinar a las masas arrechas contra el sistema capitalista, más bien creo que ante el fracaso de la violencia expresa, surge la necesidad de hacer una revolución ("chucuta") que pueda ir más allá de la rabia de clase y generar un proyecto viable de inclusión. Es evidente que esta revolución tiene muchas fallas compañero, pero no es con la falta de estrategia política que la vamos a arreglar, el determinismo de la violencia también es un error; si la piedrita y los colectivos organizados armados van a salir a hechar plomo sera junto con el pueblo y todos juntos saldremos a defender esta revolución "chucuta" cuando sea necesario tomar las armas (como salimos muchos el 2002, sin necesidad de formar parte de la piedrita).

Bueno, saludos y sigamos en la construcción de nuestra revolución, "chucuta" pero nuestra al fin.

Juan Evelio Bustamante dijo...

Camarada, yo me siento Orgulloso de ser de la Parroquia Sucre , y de haber crecido viendo el 23. un gran abrazo y aquí tiene un compañero de Sueños y de Luchas.