jueves, 12 de febrero de 2009

¿Y después del 15 de febrero?

Artículo referencial:
Una propuesta urgente a las expresiones del Poder Popular

Yo creo que la opción del Sí ganará el referendo de este domingo.
Lo digo con la misma seguridad con que les decía a los panas, antes del 23 de noviembre pasado, que íbamos a perder las elecciones en Caracas. No es pretendida magia ni artes adivinatorias. Tan sólo cuestión de detectar signos en las calles, y de saber interpretarlos.
También, al igual que en los últimos eventos electorales, me niego a pensar que “en este referéndum se decide el futuro del país”, ni pendejada por el estilo. Yo creo que cualquier resultado a favor o en contra en las urnas no sirve de nada si a continuación no empezamos a efectuar en todos nuestros espacios vitales (zonas de residencia, lugares de trabajo, espacios de militancia o discusión, tribunas mediáticas) acciones de pueblo dirigidas a cambiar la maldita sociedad capitalista y burguesa que tenemos por otra que se supone ya hemos soñado bastante. Hay quienes dicen que primero es menester dar el salto hacia una transición; pues bien, aunque sea ese pequeño salto es preciso darlo. Y ahora arránquense los cabellos, pero va siendo hora de repetir (en esto andamos más o menos desde 2002) que seguramente Chávez ganará las elecciones del 2012, el 2018 y quizá otras más, pero en las elecciones del año 2078 Chávez no estará y entonces habrá una generación preguntándonos qué coño hicimos nosotros, aparte de hacer campañas y ganar elecciones, y algo tendremos que decirles.
Pero tranquilos: en 2078 los huesos de la mayoría de nosotros estará en la misma condición lamentable que los huesos de Hugo Chávez, y entonces nuestros hijos y nietos tendrán que enfrentarse al incómodo trámite de tener que demostrar que sus padres y abuelos no fuimos una cuerda de oficialistas, sino un puñado de revolucionarios.
Así que de vez en cuando vale la pena repetirse y hacer el siguiente llamado, ya realizado justo después del referendo aquel por la Reforma, dirigido a las vanguardias y expresiones del Poder Popular organizado.



Creo que esta pone a las fuerzas populares del chavismo deben asumir que se está en un momento crucial, en el cual:

1) Deben entender que la política no puede registrar como punto de honor la obligación o necesidad de ganar elecciones. Las victorias electorales son producto de un trabajo grandioso, a veces sucio, a veces honesto, pero duro y sostenido; las victorias electorales nunca pueden ser un fin en sí mismo.
2) Deben sacudirse la modorra que mantiene a muchos dirigentes populares confundidos en una encrucijada tan falsa como lamentable: ¿somos líderes del pueblo o subalternos de Chávez? El síndrome del "líder único", suavizado o empeorado al llamarlo "líder máximo", obvia el hecho de que las Revoluciones son producto de un liderazgo colectivo. Chávez es referencia y timonel de esta parte de nuestro Proceso Histórico Social, pero Chávez no es el papá de ese Proceso: es un producto formidable del mismo, lo mismo que nosotros como fuerza multitudinaria.
3) Deben sincerar las cuentas: los adversarios son muchos. No por ello dejan de ser una parranda de güevones, pero son muchos güevones y están aprendiendo a juntarse. Así que es preciso dejar de comportarse como si ese factor, ese obstáculo, ese asunto que se mueve allá al fondo, y a veces aquí frente a nuestras narices, fuera algo que se pueda suprimir volteando para otro lado. Hasta los rastreadores de vida extraterrestre han asumido con valor el eslogan: "No estamos solos". No hace falta mucha destreza para admitir eso mismo desde esta acera de Venezuela.

***

Esto lo escribí dos días después de presentada al país la propuesta de Reforma por parte del presidente Hugo Chávez. Así esto rompa el sagrado himen del recato, la etiqueta y la modestia (o precisamente por ello) quiero proceder a autocitarme:

* “…decretar que el Poder Popular es uno de los poderes del Estado es un disparate, un absurdo monumental, ya que tiende a convertir en simple burócrata asalariado o en empleado público al luchador social, al ser humano que da la vida por mejorar a los suyos y no por un sueldo o cargo público. El Poder Popular no puede ser un apéndice del Estado: debe existir para confrontar al poder inmenso del Estado, ser su imagen especular, su contrapeso…”.

Para quien conoce o al menos tiene referencias de lo que ha significado construir el Poder Popular en las entrañas de un Estado Burgués, tiene que resultar engorroso meter en una sola frase optimista las nociones de Pueblo Organizado y Ordenamiento Jurídico. Porque las expresiones más heroicas, genuinas, duraderas y ejemplares del Poder Popular se han construido 1) al margen de las leyes, y 2) en contra de las leyes.

Lo duradero suele nacer de lo ilegal. ¿Qué fue el estallido febrerista que comenzó todo esto, sino un atentado masivo contra uno de los totems de la cultura occidental (la propiedad privada)? ¿Alguien se imagina a Bolívar solicitándole a la Corona un decreto que legalizara el proceso de liquidación de la dominación imperial? ¿Qué artículo 350 de mis tormentos invocó Bolívar para soltar el conmovedor Decreto de Guerra a Muerte? Allá los que creen que las vanguardias legítimas y los pueblos necesitan papeles para hacer o deshacer.

Los liderazgos surgidos de lo profundo del pueblo no se cocinan en los pulcros recipientes de la legislación o las instituciones. El crisol donde cobró forma esta ensalada de movimientos organizados que hoy apoya el proyecto bolivariano fue una bacinilla infecta donde no faltaron como ingredientes la cárcel, la persecución, la represión a punta de plomo, los allanamientos, la vejación y el escarnio a través de los medios: te encarcelaban o te mataban, y después te llamaban criminal. Si algo hay que admirarles a los líderes comunales, campesinos, obreros y nómadas de este país, es que su estatura y su autoridad moral la consiguieron con dolor, no en laboratorios mediáticos. La derecha jamás admitirá esta singular diferencia entre su “liderazgo” y el que creció a la sombra de la historia patria. Algo adentro les dice que ser líder es algo más que aparecer en televisión, pero aparecer en televisión es más sabroso.

***

La burocracia anquilosa, momifica, pervierte. La energía que mueve a la humanidad hacia la democracia plena se encuentra en esto que somos (me refiero a las muchas expresiones del pueblo organizado). Estoy orgulloso de los compas militantes de estos grupos. En ellos he percibido más virtudes y ventajas que patas cojas: aquí hay talento, inteligencias alternas, calidad humana, solidaridad, pasión, amor a la tierra y a los seres humanos; conocimiento y dominio territorial, un impresionante acumulado histórico y cultural como pueblo, poder de fuego, madurez y responsabilidad para ponerlo alerta y para utilizarlo. Somos un país disperso, bullente y escandaloso dentro de otro país llamado Venezuela.
Va una propuesta para ustedes, colectivos organizados: vamos a mantener la comunicación y las redes que cobraron forma en estos últimos dos meses, y preparar en colectivo la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente. No desde el liderazgo de otro aspirante a coloso o a ministro, sino desde la necesidad multitudinaria de organizar a la patria en una estructura más humana y fresca que la actual.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Una pregunta chamo: ¿somos una parranda de güevones porque no creemos en lo que tú crees o hay alguna otra razón de más peso?

Otra pregunta: cuando hablas de que esta parranda de güevones "no se puede suprimir volteando para otro lado", ¿estás insinuando de alguna forma que es necesario suprimir a la parranda de güevones? ¿por medio de cuál método se va a suprimir a la dicha parranda?

Te angustia que la multitud de güevones esté aprendiendo a juntarse. ¿No está garantizada la libre asociación en nuestra Constitución?

¿No es más fácil si aprendemos a respetarnos todos y a convivir? Sería bueno, a ver si no terminamos sacándonos las tripas entre todos y hundidos en el sangrero. Yo sé que a ti esa idea no te da tanta grima como a mí pero mi pana, en un millón de kilómetros cuadrados a lo mejor sí hay espacio para todos.

Ojalá lo publiques y lo respondas, a ver si nos entendemos. Fíjate que el comentario cumple con tus reglas, así que no tienes excusa.

luisana dijo...

Ya brincó el primer guevon

Felicitaciones JRD exelente respuesta en el blog de enigma.

Enigma deberia enterarse que ya no es un periodista imparcial, si no un escualido comun y corriente.

Ya parece escualido tipo luis.

Que ataque tan duro el de gandica a la periodita de VTV, Tal vez la chama solo leia el telepronter.

Anónimo dijo...

1.- Dejar de mezclar raza, credo y posición económica en el asunto político. Hay negros fascistas y capitalistas en los barrios, y hay blancos revolucionarios en la clase media.
2.- Incentivar mas aún el debate entre capitalismo y socialismo. El no es Capitalista y el si Socialista. No hay que dar mas explicaciones acerca de la ampliación de los derechos por que si no el asunto se complica, o me van a decir que cualquier revolucionario se podría poner a competir la candidatura con el Presidente. Tendrían los mismos recursos disponibles?
3.- Trabajo y preparación académica, que nos hace falta mucho. El país no se construye con marchas y dias de asueto. Me asusto al pensar que es posible que no nos demos cuenta de lo importante que es eso.
4.- acelerar la construcción del socialismo.

Anónimo dijo...

Gracias por lo que me toca luisana. Estamos a la orden.

Seguimos esperando respuestas.

JRD dijo...

Anónimo del 12 de febrero de 2009 06:50 PM.
P: ¿somos una parranda de güevones porque no creemos en lo que tú crees o hay alguna otra razón de más peso?
R: Seguramente hay una razón de más peso, pero no la sé. Aprovecho entonces para preguntarte a ti, que debes estar más enterado: dime, estimado anónimo, ¿por qué ustedes son tan güevones? Y lo más importante: ¿Por qué se sienten superiores?

P: ¿estás insinuando de alguna forma que es necesario suprimir a la parranda de güevones?
R: Sí, es lo que pienso.
No fue lo que dije en el artículo ("se te olvidó" leer la parte en que escribí: "Hasta los rastreadores de vida extraterrestre han asumido con valor el eslogan: No estamos solos...", lo cual es una invitación a los míos a comprender que hay otros. Pero ahora que me interpelas como si fuera una pregunta incomodísima y super jodida de responder, pues sí: creo que este mundo será mejor cuando no haya güevones (esos que se sienten superiores).

P: ¿por medio de cuál método se va a suprimir a la dicha parranda?
R: Mediante un trabajo de generaciones enteras consistente en construir una sociedad de nuevo tipo, donde no haya güevones (esos que se creen o se sienten superiores. Donde todos tengamos los mismos derechos, donde la solidaridad reemplace a la competencia, donde todos comamos, nos divirtamos y tengamos casa, y no sólo la parranda de güevones que creen que sólo pueden comer, divertirse y tener casa los que tengan plata, "buena familia" y estudios.

P: Te angustia que la multitud de güevones esté aprendiendo a juntarse. ¿No está garantizada la libre asociación en nuestra Constitución?
R: Nada de lo que hagan ustedes los güevones me produce angustia. Sí, la libre asociación está garantizada en la Constitución. Debe haber una forma de hacerles trampa para escamotearles ese derecho. Cuando se me ocurra algo te aviso.

Luisana.
Gracias por la visita, pero te agradezco un poco más de respeto hacia los güevones. Puedo suprimirte el comentario si incurres otra vez en ese crimen.

Anónimo 13 de febrero de 2009 03:40 PM.
De acuerdo con todos los puntos excepto el número 3. Pero bienvenido el aporte.

Anónimo dijo...

Loco, en 2078 los hijos tuyos, igual que los del resto, se estarán comiendo entre ellos, por la explosión demográfica que apenas empieza en estos tiempos en que ya se vislumbran los efectos de la tiranía de las multitudes...

Anónimo dijo...

Soy el anonimo del punto 3. Verga Duque, tu siempre buscandole cosas raras a las opiniones. Naci en españa, mi padre comunista como es, no como yo. M madre, del hogar, pero comunista...tambien como los de antes. Yo 52 años burgues y de este domicilo, pero toda mi vida he vota do por el PCV.... y no me arrepiento. Por favor, entiende mi planteamiento. No te conozco, pero desde la primera vez que lei un articulo de esos ¨groseros¨ de muerde y afloja, entendí que eres confiable. En estos momentos estoy rascao y abri la página pues solo visito esta, aporrea y la económicas, estas últimas para ver si al final el capitalismo se viene abajo. A mi edad no tengo nada que ofrecer que no sea mi voto y mi opinión. No soy como los dirigentes. Soy un ser normal. Los quiero a todos y espero que tengan fuerzas para mantener este proceso de cámbios. Por mi parte, mañana votare SI. Me la pusieron fácil, al igual que en las regionales que el PCV apoyo la fórmula y no tuve que pensar mucho ya que eso también da cancer.
Al final, sin buscar las aristas, las declaracioes de el potro Álvarez en RNV esta tarde, no tienen desperdicio. Ese muchacho sabe lo que se esta jugando en nuestra patria.
No doy mas, un abrazo a todos los revolucionarios, independiente de su raza, credo o nacionalidad.
Nota: erdonen lo errores ortográficos.

Anónimo dijo...

Hola JR, soy el mismo güevón de siempre, pero ahora te tengo otra preguntica, y es de dónde sacas que me siento superior a nadie. ¿Será que lees los pensamientos? Sobre por qué somos tan güevones, no puedo hablar por otros pero creo que lo mío es de nacimiento. De verdad, no tengo la culpa, discriminarme por eso sería como discriminar a un discapacitado.

No creas que te pregunto por ponerte peines, te pregunto para aprender, en serio no hay mala intención.

Felicitaciones, espero que la victoria no se les suba a la cabeza.

Firma: Un güevón más.