lunes, 22 de octubre de 2007

Ensayo de toma en La Urbina: Acto de pueblo y reacción de Estado

  • Un grupo denominado Movimiento de Pioneros - Pobladores por nuestros Derechos al Suelo, Vivienda y la Ciudad, tomó un terreno adyacente al Coliseo de La Urbina (Caracas), abandonado durante más de tres décadas, y utilizado como polígono de tiro por los simpáticos muchachos de PoliSucre
  • Como era de esperarse, las personas fueron reprimidas y obligadas a desalojar: una mujer resultó herida. ¡Abajo la propiedad colectiva de la tierra! ¡Viva los polígonos de tiro! Antes de retirarse, los manifestantes pararon el tráfico en la Cota Mil por varias horas
  • En el momento cumbre de la toma estaban presentes efectivos (muy efectivos) de PoliSucre, PoliMiranda, la División de Explosivos de la Disip, la Guardia Nacional y la Policía Metropolitana: más tombos que gente. Sólo la GN y la PM se presentaron en plan conciliador
Aquí sucedió:
(Clic para ampliar la foto. Tomado de Google Earth, por supuesto)


Abajo puede verse el Coliseo de La Urbina, sede de PoliSucre. Arriba, final de la Cota Mil y comienzo de la Caracas-Guarenas. Círculo negro: ubicación del polígono de tiro. Círculo rojo: lugar de la manifestación y tranca de la Cota Mil (5:30 a 9:00 pm).
_____________

Un grupo de famlias pertenecientes al Movimiento de Pioneros, que luchan por el derecho a la ciudad y a la vivienda, tomaron ayer (domingo 21 de octubre) un terreno que tiene más de 30 años desocupado en La Urbina, en el este de Caracas. La toma no tenía vocación de permanencia; es decir, la intención de los participantes no era invadir para construir barracas que luego se convirtieran en ranchos que luego se convirtieran en casas insalubres, sino desarrollar allí una forma de comunidad construida desde el cogobierno y la autogestión.
Sus demandas son: abrir el debate sobre el derecho a la ciudad, que el Estado admita la existencia de suelo ocioso en el municipio Sucre y permita su recuperación por parte de los ciudadanos organizados; que se les asigne este espacio a las 160 famlias representadas en el Colectivo, y un crédito para construir un proyecto integral de vivienda. Este proyecto fue elaborado por los mismos ciudadanos y su resumen gráfico fue mostrado en pancartas desplegadas en la Cota Mil.

Primer reporte de Perrovisión desde La Urbina:


La argumentación política y de principios puede leerse en los comunicados que difundieron durante las aproximadamente ocho horas que duró la toma. En síntesis:
  • Nuestra lucha no es por una vivienda para quienes hemos decidido tomar esta acción. Es por el derecho a la ciudad, que por primera vez en la historia se consagraría en una Constitución, si se aprueba la propuesta de reforma constitucional que discute la Asamblea Nacional.
  • Esta acción plantea un debate de fondo: ¿Para quién es la ciudad? ¿Para los grandes terratenientes urbanos, para los especuladores o para todos los ciudadanos? Cada terreno ocioso, cada hectárea que se dedique a centros comerciales o a torres de oficinas es un espacio que se les arrebata a los ciudadanos.
  • Se tolera que los pobres ocupemos suelo lejos de la ciudad, o en zonas de alto riesgo. Nosotros queremos decir que los terrenos estables, ubicado en las áreas urbanizadas y centrales, como éste que hoy ocupamos, también pertenecen a la ciudad, que somos todos, y debe ponerse a disposición de todos.
  • Terrenos desocupados como este se encuentran en El Marqués, en la Avenida Francisco de Miranda, Macaracuay, Baruta, incluso en las cercanías de la propia plaza Bolívar de Caracas. Por eso es una gran contradicción que diga que no hay lugar en Caracas para sus habitantes. Caracas podría resolver los problemas de vivienda, servicios e infraestructura de sus habitantes durante los próximos 10 años con los terrenos desocupados con que cuenta.
  • No pretendemos invadir ni construir viviendas precarias. Exigimos que se nos adjudique el terreno en forma colectiva, y crédito para producir autogestionariamente una proyecto integral de vivienda y hábitat. Esta toma en custodia pretende también exigir que el Municipio recupere los terrenos ociosos y constituya un banco de suelo que se ponga al servicio de la ciudad y de proyectos autogestionarios de vivienda y hábitat, y abrir un espacio para discutir el Derecho a la Ciudad, previsto en el artículo 18 de la propuesta de reforma constitucional.
***

La acción del Estado en este corto pero interesantísimo evento fue reveladora. La gente organizada tomó esos espacios y desde que lo hizo le fue encasquetada la condición de "invasora". Como tal, fue obligada a desocupar el terreno (que ya había comenzado a desmalezar) a punta de bombas lacrimógenas y la brigada canina de PoliSucre. Un funcionario de la alcaldía gritó que aquello era una orden del alcalde. La gente exteriorizó sus sospechas: "Papi-Papi quiere hacer negocio con ese terreno". Ni una cosa ni la otra pudieron ser verificadas. Se propagó en el tumulto otro dato no confirmado: un proyecto de urbanización de ese sector en poder de Funvisis. Un dato sí confirmado: en una parte del terreno los chicos de la Policía de Sucre hace prácticas de tiro al blanco. Centenares de cartuchos percutados así lo revelan, y también la excusa de los tombos por haber lanzado las bombas lacrimógenas: como ellos hacen sus prácticas allí, es probable que el gas que aspiraron los tomistas haya sido de las bombas lanzadas a manera de entrenamiento. ¿No te digo yo?
La toma (o invasión, pues) tuvo efectiva vigencia entre las 11:00 am hasta las 5:30 de la tarde, aproximadamente. A esa hora la gente que se había instalado en el terreno paró el flujo vehicular en la Cota Mil; poco a poco fueron llegando funcionarios policiales, y lo hicieron en número tal que la cosa daba como mareos: agentes de PoliSucre y PoliMiranda, la Metropolitana, la Guardia Nacional, la División de Explosivos de la Disip. Un idiota de la alcaldía quiso llevarse detenida a una de las mujeres del grupo y estuvo a microsegundos de llevarse la coñamentazón de la semana:

Segundo reporte de Perrovisión:


La Guardia Nacional, la Policía Metropolitana y una funcionaria de la Fiscalía apaciguaron los ánimos y la gente convino en marcharse por las buenas, cosa que hizo a pie, bordeando la vía que baja a Guarenas y perdiéndose en Petare entre tambores y consignas.
Observen un fragmento del discurso de despedida de los compas, dirigido a los tombos que poco antes los habían encendido a lacrimógenas:

Tercer reporte de Perrovisión:


Conclusiones malintencionadas pero de cajón: eso que se desplegó allí en forma de docenas y docenas de uniformes, cañones y patrullas, era un Estado Burgués haciendo lo que sabe hacer: defendiendo, mediante la disuasión, el privilegio de unos pocos a mantener a los marginales fuera de su campo visual. Aquel vergueral de policías no estaba allí defendiendo una vida humana, sino el increíble "derecho" a la segregación que se han abrogado las clases medias. En La Vega, Catia y otros sectores populares las ocupaciones o invasiones son prácticas cotidianas, y el Estado no sube hasta allá para evitarlo. Basta que un pobre pegue un grito en La Urbina para que aquello pareciera una zona de guerra.
El territorio reclamado ayer por la gente permanecerá ocioso un rato más. Hasta que el capitalismo, ese cáncer que devora al país y a buena parte del planeta, decida que ese terrenito está bueno para construir un mall. Entonces vendrán tractores, arquitectos y esclavos contratados, y ya el terreno no será ocioso: NEGOCIO es traducción tramposa, desde la etimología, de NEGación del OCIO.

***

La convención dominante en nuestra cultura ciudadana, moldeada por el capitalismo y desde las necesidades del capitalismo, ha bautizado a los grupos de gente que ocupan terrenos como invasores. El ser humano se ha apoderado del territorio de distintas maneras, mediante distintos procedimientos y con mayor o menos violencia, pero siempre depende de quién se apropie de qué territorio para que proceda la etiquetación. Hasta finales del siglo XIX, los territorios que van desde La Candelaria hasta Puente Hierro eran una hacienda perteneciente a un señor que puso el grito en el cielo apenas vio como una banda de sabandijas negras y aindiadas comenzaba a construir barracas en sus linderos. A un reclamo de ese pobre rico el Gobierno desalojó a los invasores. Pero los invasores volvieron. Ha transcurrido poco más de un siglo desde aquellos tristes eventos que afectaban a un respetable señor propietario, y si usted se para en La Candelaria y le dice a cualquier habitante actual: "Esto es una invasión", lo más probable es que lo cacheteen o lo manden a un manicomio. Yo quisiera ver a los bisnietos o tataranietos de ese señor demostrando, papel en mano, la titularidad de esa tierra, y solicitando un desalojo para tomar posesión de un terreno de la familia. Larry, Klaus y sus fans tal vez le devolverían "su" tierra al propietario, pero por fortuna Larry, Klaus y sus fans no serán nunca jueces de la República.
El evento histórico que dio origen a esta ciudad fue violento, caótico y sangriento. Pero lo que lleva a cabo el hombre europeo, blanco o amoldado a los cánones de una hegemonía es considerado legal, ordenado, justo y legítimo; lo que hace el ser humano pobre en ejecución del universal impulso de ocupación de territorios, de proliferación y diseminación espacial, es invasivo, informal, ilegal, asqueroso y criminal. La fundación de Altamira fue una maravilla porque fue dizque planificada por hombres pulcros y brillantes; las zonas informales de La Vega y Petare son aberraciones porque fueron construidas por gente con más necesidades que academia. La ciudad formal se hizo para las familias pudientes capaces de pagar altos precios por sus pequeños paraísos; la ciudad informal es un invento de seres oprimidos, improvisadores y semisalvajes. Ahora, cuando las divisiones artificiales de la ciudad han perdido su eficacia segregacionista, los pobres están dispuestos, y además destinados por dinámicas sociales e históricas irreversibles, a ocupar los espacios que la clase media cree suyos. Esa convicción y esa tesis le dan nombre y razón de ser a este blog. (*)
El seudointelectual llamado sociólogo, urbanista o historiador ve con asco las ganas que les tienen muchos desposeídos a las extensiones ociosas llamadas campos de golf. Ve con asco también el hecho de que los ciudadanos pobres sean una presencia cada vez más constante (e incómoda) en el este político-cultural de Caracas. Para ese sujeto hay malas noticias: mediante invasiones o adquisición formal de viviendas y espacios, los pobres ocuparemos toda la franja norte de Caracas, totalmente, en un proceso que ha de durar varias décadas. Esa ocupación comenzó; primero ha sido una ocupación cultural, mediante la imposición de nuestra estética, nuestro lenguaje y nuestras formas; poco a poco esa ocupación va siendo presencial. "Marginalización" o "ranchificación", lo llama el sifrino preocupado; "Oestización", lo llamamos otros. Unos pocos. Pero igual va. Pónganle el nombre que quieran.


_________________
(*) Hay un Este y un Oeste culturales y sociopolíticos; Petare es Oeste así quede muy al este; Santa Mónica es Este así quede al lado de El Valle. Hay pendejos que tienen el Este dominante incrustado en el cerebro y por eso sólo ven en las denominaciones Este-Oeste referencias geográficas. Locos y güevones hay en todos lados.
_____________________


To2Blogs:
, ,

Blogalaxia:
, , ,

Technorati:
,

9 comentarios:

Rob dijo...

Sin entrar en el debate del articulo como tal, solo queria expresar que en mi opinion (lease, mia propia de MI), quien opine que "Caracas podría resolver los problemas de vivienda, servicios e infraestructura de sus habitantes durante los próximos 10 años con los terrenos desocupados con que cuenta" esta metido seriamente en drogas alucinogenas.

Uno de los grandes problemas de nuestra Ciudad Caótica, según mi opinion(lease, mia propia de MI) es que ésta vaina ESTA SOBREPOBLADA HASTA EL CULO. El crecimiendo demografico de Caracas y sus ciudades satelite en los ultimos años ha sido (por usar un termino tecnico) demasiado coño e'madre. las principales calles y avenidas, así como los servicios urbanos a duras penas cumplen su cometido. Me parece que "aprovechar" los pocos "terrenos ociosos" que quedan (asi sea para construir viviendas o torres de oficinas) no es precisamente la solución al coge culo de ciudad que tenemos. (¿Que qué soluciones podrian buscarse? ese es otro tema mucho mas jodido).

Saludos

JRD dijo...

Cierto. Yo creo que la solución es desalojar a los 400 mil sifrinos y explotadores que ocupan 90% de los terrenos estables y privilegiados de Caracas, y redistribuir a los pobres por toda la ciudad. Mandar a los ricos a Bolívar, a Los Llanos. Desalojar a 400 mil personas es más fácil que desalojar a 4 millones.

Opinión mía, de mí, personalísima.

el fantasma de canterville dijo...

Evidentemente lo "mejor" de la derecha gobiernera en acción.

Una acotación: sospecho que la actitud de la policía no se debió tanto a la ubicación del terreno como a que percibieron que se vulneraba un espacio que consideran suyo.

plátanoverde dijo...

Mira Duque, aquí en el plátanoverde leímos con asombro esta noticia:

http://www.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=144821&id_seccion=12

¿Qué opinas al respecto?

Un abrazo.

LuisCarlos dijo...

Vale... entonces yo también quiero pedir algo al aire, como ciudadano de afuera.
Quiero que haya algún tipo de inversión útil en los Valles del Tuy, Altos Mirandinos y Guarenas-Guatire.
En Charallave, por ejemplo, el parque industrial se redujo a una décima parte por la crisis económica del final del gobierno de Caldera... pero han pasado más de 10 años y lo que han hecho es construirnos más urbanizaciones y ciudades satélites y soluciones habitacionales para damnificados... pero nada de escuelas nuevas, universidades ni empresas.
De zona industrial pasamos a ser zona comercial informal y dormitorio de trasnochados.
Con el desarrollo regional, no tendríamos la necesidad de madrugar todos los días para ir a esa ciudad, hermosa ciudad de mierda, que no puede ni con sus propios habitantes.
Si estuviéramos descentralizados, no abarrotaríamos sus autopistas y avenidas en todas las horas pico para entrar y salir, ni tendríamos que madrugar para estudiar o trabajar ni aguantarnos el podrido terminal de Nuevo Circo.

¿Tienen mucho problema con su ciudad? Entonces empiecen por garantizarle a las periferias su independencia. Líbrense de nosotros. En la nueva distribución geoestratégica o como quieran llamarle, hágannos el favor de que no los necesitemos.
El ferrocarril del Tuy no soluciona el problema principal, que es la falta de trabajo y academias en la región, que no es justo cuando uno podría ir y venir a pie a todas partes en ese pueblito de 4 calles.

RomRod dijo...

JRD, eso que planteas lo trató de hacer Pol Pot la otra vez... lástima que los sifrinos esos se les ocurrió morirse en el camino...

Luiscarlos, la descentralización es algo que no cabe en el concepto centralista y militarista de este gobierno que le gusta tanto a JRD. Yo cambiara al poder ejecutivo, o a parte de él, para el interior, con todo y sus gigantescas nóminas. Así descentralizamos un poco manteniendo la centralización que le encanta a Chávez. Por supuesto que también sería bueno fomentar, incentivar, el desarrollo del valle del Tuy tal como planteas. Lo mismo para el valle de Guarenas-Guatire. Y así descargar la presión sobre Caracas. Pero ¿está esto de verdad en los planes del gobierno? Me gustaría pensar que si, el problema caraqueño es algo que hemos hablado durante décadas en las facultades de arquitectura y urbanismo, y creo que mucha gente tiene mucho que decir al respecto. E incentivar, motivar y que la gente migre de forma voluntaria y natural, es definitivamente mucho mejor que el estilo de Pol Pot y JRD. Mi opinión personalísima.

JRD dijo...

LauisCarlos. Percibo en tu discurso mucho del discurso chavistoide promedio: sabes que la autonomía es conveniente pero todavía solicitas (¡todavía, a estas alturas!) que el chavismo, o Chávez, qué se yo, "te hagan en favor". Eso de En la nueva distribución geoestratégica o como quieran llamarle, hágannos el favor de que no los necesitemos me rompe el corazón. Hermano: ser autónomo no es algo que uno hace con el "permisito por favor" de un Gobierno, es algo que se hace con el cuerpo más que con la palabra.

La propuesta de organización territorial invita a las comunidades organizadas precisamente a crear estructuras de autogestión y microgobierno. Eso se llama descentralizar: poner en manos de la gente, desde el nivel comunal (más profundo que el nivel municipal que tanto le gusta a RomRod y a su descentralización a lo AD-COPEI) lo que el Estado no podrá ¿Hay muchos buhoneros en tu zona? Ajá, ¿y por qué no los sacan? ¿Les llenaron la zona de viviendas para trasnochados?
Yo conozco bastante gente que dice querer la independencia de las regiones pero quiere que el Gobierno le haga todo. No es culpa tuya, Luis Carlos. La sociedad en que nacimos y crecimos nos entrenó largamente para eso.

RomRod. Supongo que te refieres a lo de sacar a 400 mil personas de Caracas, lo cual fue una exacerbación para burlarme de lo que le pasa por la mente al sifrino y preintelectual promedio: segregar a los pobres para que las clases medias y altas vivan cómodamente. De todas formas te acepto las provocaciones, incluso esa de "el concepto centralista y militarista de este gobierno que le gusta tanto a JRD", y te invito entonces a responder desde tu postura segregacionista y discriminadora de pobres: ¿qué te parece sacar a los pobres y dejar a la clase media cómodamente instalada y con más holgura en "su" ciudad? ¿Te suena más sabroso o "lógico"?

Por lo demás, ya dije antes, en otros artículos (muchos otros artículos" que esta ciudad llamada Caracas, y la que tiene Chávez en la cabeza, sólo es viable desde el capitalismo... que tanto le gusta a RomRod y a Luis Carlos. Eso de clamar por el aumento del parque industrial para que Charallave no dependa de Caracas (pero se parezca a Caracas); y eso de no eliminar la burocracia (como plantea RomRod) sino mandarla para Cabruta para que Cabruta se parezca a Caracas, son joyas que enmarcaré y colgaré en la pared, al lado de aquel discurso de Chávez: "Viva el plan ferrocarrilero nacional y mañana construimos una planta ensambladora de carros iraníes".

Mierda, RomRod, yo como que sí me cuadro con el Khmer Rojo...

RomRod dijo...

Jaja te picaste. En primer lugar déjame aclararte que no comulgo con la descentralización adecopeyana tal como insinuas (aunque esa te la paso ya que yo insinué que te gustaba Pol Pot jaja). Si creo que hay que cambiar la geopolítica actual, hacer que la vaina funcione de verdad y acabar con la actual estructura de gobernaciones y municipios clientelares e inoperantes. Por eso es que yo apoyo los consejos comunales y estructuras de poder lo más cercano que se pueda a la gente, pero eso sí, verdaderamente en manos de la gente, sin depender de la típica casta de políticos de oficio que como sabes tienen la natural tendencia a joder todo lo que les huela a organización política. Esa parte de la reforma propuesta por Chávez yo la apoyo. La parte que no me gusta es que el tipo centraliza mucho poder en su persona y pretende además "transferirle" alguito de poder al pueblo como que si el pueblo no fuera el dueño del coroto desde el principio y los del gobierno de turno unos mandados.

Y yo no dije nada de Cabruta, es más ni me acuerdo quien fue el de la idea esa, nunca me gustó por cierto. Lo que pienso es que Caracas se convirtió en ese monstruo debido a que el poder de turno siempre ha pensado que todo se tiene que hacer desde allá. En la época de la internet y las telecomunicaciones y todas esas vainas virtuales que hay ahora da igual manejar la economía desde Barcelona o desde Maracaibo. La educación a lo mejor le queda más bonita a los merideños, o el deporte y la cultura a los barquisimetanos. Eso es lo que yo digo, tener todo en Caracas todo el tiempo es absurdo. Y lo mismo va para la gente en general, uno piensa en un negocio e inmediatamente piensa que hay que poner una oficina en Caracas. El caracascentrismo es tan arrecho que hasta los periódicos de Caracas los llaman "nacionales" como que si trataran noticias de todo el país y lo que hacen es ocuparse solamente de Caracas.

Sobre el capitalismo, creo que te imaginas cosas que no son. Una cosa es el capitalismo salvaje corporativo del que yo mismo huí hace mucho y otra apoyar las iniciativas privadas que no joden a nadie sino aportan creatividad y empuje a la economía, es decir al libre intercambio de bienes y servicios entre ciudadanos libres. El capitalismo según yo lo entiendo no es más que una herramienta para administrar los recursos de cualquier empresa humana, y los dueños de esta empresa deben ser individuos libres, asociados o no en colectivos libres, buscando libremente ganarse la vida sin joder ni explotar a nadie. Si esto no es capitalismo, pues ponle otro nombre, economía socialista o lo que quieras, me da igual siempre que se cumpla que la gente sea completamente libre.

No demonices tanto el capitalismo. Acumular capital es más o menos lo mismo que acumular riqueza. Riqueza es producir bienes y servicios que otros deseen. Y riqueza colectiva es lo que necesitamos para salir de abajo, riqueza para eliminar la pobreza y las necesidades de todos. Para eliminar la marginalidad y verdaderamente construir algo entre todos y para todos.

En fin, esos son grandes retos que tenemos que conseguir para humanizar los espacios de ciudades como Caracas. Eso es lo que entiendo yo de tu aversión al capitalismo y que yo comparto también en el sentido de hacer que la economía en general esté centrada en la GENTE aunque admitiendo que el dinero es solamente una medida de los recursos disponibles para lograr cosas. Economía teniendo a la gente como lo más importante. Si nos concentramos en eso verás que La Carlota si será el parque que siempre hemos soñado allí y que en lugar de esa horrible autopista llena de carros y humo tendremos una columna vertebral de árboles con un super tren eléctrico llevando gente para todos lados. Y mucha gente podrá irse de Caracas, ricos y pobres como tu los llamas, ya que encontrarán mejores cosas que hacer en otros lugares de nuestro país. Ahi si vale un plan de migración, pero no al triste estilo del khmer rouge sino de manera organizada y voluntaria. Motivando a la gente. Con ideas novedosas y creativas. Yo tengo un montón, pero necesitamos dejar la peleadera entre todos y dejar atrás este mariquerón de diferencias para poder concentrarnos en hacer verdadera la revolución.

feminista dijo...

Hola Duque,

Te envío este documento que me parece está bastante bueno. Te dejo a ti la potestad de publicar o no publicar, o de reseñar algo de lo que aquí dice. Sorprende el hecho de que el término "Invasión" equipare las acciones de este movimiento social con vainas tan aberrantes como la ocupación gringa en Irak.

Bueno finalmente y para la reflexión pregunto: ¿qué coño pasa con el Ministerio de Vivienda y hábitat con los recursos? ¿Será que debemos armar una red y protestar por las tardanzas y la inoperatividad de este organismo?

un abrazo,


From: "Colectivo pioneros"
Reply-To: movimiento-de-pobladores@gruposyahoo.com
To: movimiento-de-pobladores@gruposyahoo.com
Subject: [movimiento-de-pobladores] Respuesta a las declaraciones del Alcalde Rangel Avalos.
Date: Fri, 26 Oct 2007 21:46:26 -0400

Contra el latifundio urbano y sus testaferros.



Respuesta del Campamento de Pioneros 5 de Julo frente al desalojo de este 21 de octubre y las declaraciones del Alcalde Rangel Avalos.



El día domingo 21 de octubre, un grupo de 100 personas, fundamentalmente compuesto por mujeres de la comunidad 5 de julio y otros sectores populares de Petare, tomamos una extensión de terreno ubicado en El Marqués Norte, junto al Coliseo. Esta toma tenía tres propósitos: abrir el debate sobre el derecho a la ciudad, en línea con lo que plantea el presidente y se recoge en la propuesta de reforma constitucional; exigir una política de estado, en específico del municipio Sucre, para la recuperación del suelo urbano ocioso, colocándola al servicio de la ciudad, enfrentando la especulación urbana y el gran latifundio urbano; reclamar la asignación de suelo para más de 200 familias que vienen peleando de hace más de 3 años por un proyecto integral de vivienda y hábitat, con propiedad colectiva y por la vía de la autogestión.

Estos eran los objetivos de la toma. Apuntan a un asunto mucho más amplio y medular que las típicas "invasiones" (término infeliz, pues equipara las ocupaciones de tierra por nuestra gente sin vivienda, con lo que hacen los gringos en Irak), planteando un elemento esencial en la construcción del socialismo: la democratización de la ciudad, desalojar de la ciudad las relaciones capitalistas y sustituirlas por relaciones solidarias, de equidad e incluyentes. Se proponía esta acción abrir, por la vía de los hechos, un debate pendiente: ¿Para quién es la ciudad, para los ricos, para el capital, para los latifundistas urbanos, o para los pobres, para los ciudadanos, para todos los que producimos la ciudad?

Sin embargo, recibimos como única respuestas de las autoridades municipales la más desproporcionada de las represiones y la más vil de las mentiras. A las 6 de la tarde del domingo, a unas pocas horas de la toma, un numeroso grupo de agentes de la Policía de Sucre arremetieron contra nosotros, pese a que predominaban mujeres niños y adultos mayores, disparando una lluvia de gases lacrimógeno y soltando perros amaestrados para amedrentarnos. Ante el peligro a la integridad física de los que nos manteníamos en el terreno, especialmente de los niños, y los numerosos casos de asfixia que se presentaron, decidimos abandonar la toma, y protestar en la Cota Mil, exigiendo la presencia de un fiscal público para denunciar la represión y los atropellos.

Pese a esto, las autoridades municipales, lejos de presentar la más mínima excusa por el ensañamiento de sus funcionarios, volvió a arremeter contra nosotros, ahora usando el arma de la mentira y la descalificación. Frente a las declaraciones del alcalde Rangel Avalo:

· Es mentira que los terrenos ocupados sean parte del Parque Nacional El Ávila, como declaró el alcalde. Los terrenos están en la poligonal urbana, y lo separa de los linderos del parque la Avenida Boyacá (Cota Mil). Es más, estos terrenos, propiedad de MINFRA, estuvieron destinado a un proyecto urbanístico del Ministerio de Vivienda y Hábitat hace poco tiempo, proyecto que nunca fue realizado.

· Es mentira que la toma fuera propiciada por agentes de la oposición. Los que participamos, organizamos y apoyamos esta acción hemos apoyado al proceso revolucionario, al proyecto socialista y al Presidente Chávez desde el primer momento, en la primera línea de fuego, sin necesidad de tener un cargo burocrático para decirnos revolucionarios. Aún más, la gran mayoría de nosotros somos propulsores, aspirantes a militantes, comisionados, voceros y delegados del PSUV. Decimos esto para que lo entiendan los burócratas de la alcaldía, que sólo entienden de cargos formales, porque para nosotros no hay mejor rango que el de ser revolucionario y parte de este pueblo grande y rebelde.

· Es mentira que la acción pretendiera crear conflicto o calentar la calle, como acusa el alcalde. Quienes tuvieron una actitud de provocación, quienes nos forzaron a tomar la calle y protestar contra la represión, fueron los agentes policiales y quienes dieron la orden de reprimir cobardemente a niños, mujeres y ancianos que nunca opusieron resistencia física ni ninguna agresión.

· Es mentira que fuera una acción contra la reforma constitucional, por el contrario, era una reafirmación de la misma, en particular del artículo 18, que por primera vez en la historia constitucional del mundo consagra el derecho a la ciudad y el uso social del suelo urbano. Quienes parecen contradecir la reforma son las autoridades municipales, en su complicidad con el gran latifundio urbano, y al no entender que el pueblo, el soberano, el poder constituyente, debe respetarse.

· Es mentira que se tratara de una invasión. Desde abril de este año, hemos mantenido un diálogo infructuoso ante las autoridades del municipio, exigiendo que se cree una cartera de suelo urbano, recuperando los cientos de terrenos ociosos del municipio y poniéndolos al servicio de la ciudad. Estamos seguro que, de tratarse de una invasión, en terrenos precarios y sin valor inmobiliario, como muchas otras que han ocurrido, las autoridades municipales no nos habrían desalojados. Los que les duele es que los sectores populares tomemos terrenos de la ciudad, que se los arranquemos al negocio inmobiliario y al capital especulativo.

· Es un acto de cinismo que el alcalde nos "invite" a participar en los proyectos de vivienda que se vienen desarrollando. Quienes participamos en esta acción, no contamos con vivienda desde hace mucho tiempo, y hasta ahora en el municipio no se ha desarrollado ningún proyecto de vivienda real, sino puras farsas, para intentar engañar al presidente. Las viviendas "de interés social" que se construyen para los pobres, son a cientos de kilómetros de la ciudad. Es como si la ciudad sólo fuera para unos pocos privilegiados, que pueden pagar por ella, y para los demás nos toca contentarnos con viviendas lejos de nuestros sitios de trabajo, estudio y vida. Hemos insistido que en Caracas, con los terrenos ociosos que existen, se podría resolver las demandas de vivienda y las necesidades de áreas públicas de los caraqueños durante al menos 10 años.



Rechazamos la criminalización del movimiento popular y de las luchas del pueblo. Quienes están contra el proceso, contra el socialismo, contra el presidente Chávez, son aquellos que, amparándose en el poder que el mismo pueblo les otorgó, lo usan para reprimir, desmovilizar, descalificar al poder popular. La revolución, el socialismo, se forja en las luchas populares, en la organización y movilización del pueblo, contra los enemigos del proceso revolucionario, tanto aquellos que conspiran desde afuera, como de quienes usan sus cargos para perpetuar sus intereses y defender los intereses de los poderosos.

Le recordamos al señor alcalde quiénes lo elegimos, y a quienes se debe: a ese pueblo grande y revolucionario, que vio en él la posibilidad de una gestión municipal comprometida con los pobres y excluidos. A las banderas del socialismo y la revolución, que no hace concesiones al capital y a los terratenientes urbanos. Aún esta a tiempo de honrar este compromiso, y para eso cuente con un pueblo organizado y consciente que es capaz de superar todos los obstáculos.

Seguiremos en la lucha, pues este proceso maravilloso, y su líder, el Presidente, nos han enseñado que no podemos quedarnos callados ante la injusticia, ante las desigualdades y ante los intereses de los poderosos, en este caso el capitalismo urbano y sus testaferros.

Seguiremos luchando por la democratización de la ciudad, por el acceso al suelo urbano y por el socialismo.

Y lo decimos una vez más:

¡¡¡A los latifundistas de esta ciudad, les daremos guerra con dignidad!!!



Campamento de Pioneros 5 de Julio-Movimiento por la Ciudad y la Vivienda.