miércoles, 25 de abril de 2007

Los enfermos privados

Quien compra paraguas en cantidades industriales es porque siente a la lluvia como cosa inevitable.
Quien está de acuerdo con la construcción masiva de burdeles es porque tiene a las putas entre ceja y ceja.
Quien está de acuerdo con la construcción de cárceles es porque se acostumbró a la proliferación de delincuentes.
Quien está de acuerdo con que se construyan más hospitales está de acuerdo con la proliferación de enfermos.
Quien promueve la existencia y los planos poderes de las clínicas privadas es porque planificó hacerse rico con las enfermedades, reales o ficticias, del prójimo, o se trata de uno de estos prójimos dispuesto a dejarse estafar y asesinar por un médico.


***

El ser humano agrupado en sociedades capitalistas perdió la capacidad de autocurarse: esa te la compro, Ramón Mendoza. El lamentable espectáculo de la aplaudidera artificial que se desata en los actos de inauguración de hospitales y clínicas revela el sustrato profundamente suicida de estas sociedades: el gentío que aplaude al cortarse o desatarse la cinta se ha acostumbrado a la idea de que algún día ha de enfermarse, y por lo tanto es un paciente o cliente potencial de uno de esos establecimientos.

Alicia me enseñó que la salud debe ser preventiva. Que tal es el proceso correcto de salud: prepararse para vivir sano y no resignado a enfermarse. La medicina como vía para que no nos enfermemos y no para llegar al hospital cuando ya tenemos los órganos licuados de tanto MacDonald y tanto alimento envenenado. Yo no veo que estemos avanzando hacia ese ideal. He visto cada pancarta y cada imagen televisiva celebrando la inauguración de hospitales, mi hermano…


***


Hace unos meses, cierto bobo disfrazado de analista político me reclamaba (a mí, ni más ni menos) el hecho de que, luego de sufrir un accidente de tránsito, a Jorge Rodríguez lo hubiesen llevado malherido a la clínica Ávila y no al Hospital Clínico Universitario. Así como lo leen: como yo soy chavista, tengo la culpa de que a Jorge lo hayan trasladado a la clínica que quedaba a una cuadra del lugar del accidente y no al hospital infecto que le quedaba a media hora. En opinión del bicho ese, Jorge tenía que podrirse o morir desangrado en el sitio del siniestro o en el traslado, pero nunca (óyeme bien: NUNCA) osar ensuciar con su sangre de negro y de caroreño el pulcro piso de un centro de salud hecho para ricos y para antichavistas. Bueno, y además yo soy el culpable de que alguien hubiera llevado al negro caroreño para la clínica. Qué vergas, ¿ah?

En su condición de sifrino por origen y antichavista por sobreexposición mediática, le dolían al sabio en cuestión varias otras cosas, la primera de las cuales tenía que ver con lo que ya se ha asomado arriba: todavía hay burros o enfermos que piensan que existe y debe existir una “medicina privada”, eficiente y veloz, a la cual sólo tiene derecho la gente que tiene mucha plata, y una “salud pública” inservible de mierda, que es lo que nos merecemos los hijos de Natividad y de Ramona y el mamagüevo que vende empanadas frente a la Plaza Bolívar, además del ser humano a quien le dio la gana de ser chavista y/o funcionario del Gobierno. Otra: Jorge dizque andaba en un carro marca Audi, cosa que si apareció en El Universal debe ser mentira, pero que en todo caso si fuera verdad no tendría por qué condenar a nadie a muerte.

¿O es que debemos matar a los médicos que asesinan a la gente en las clínicas privadas (y que sí tienen derecho a exhibirse por la ciudad en sus Audis y demás naves espaciales) después de exprimirle el último céntimo a la cobertura de su seguro, si es que lo tiene? ¿Por qué no hacemos un referendo a ver si aprobamos o aunque sea proponemos una Ley que sentencie a muerte a los hijos de puta de la clínica Ávila y afines, quienes pretendían negarle la atención médica a Jorge Rodríguez porque no tenía seguro ni millones con qué pagar los primeros auxilios? Si en vez de Jorge Rodríguez, figura pública, le hubiera tocado el mismo trance al hijo del perrocalientero, ¿no le hubieran metido un patadón por el culo para que se fuera a morir en otra parte?

***

Hermanos de la Misión Boves y movimientos afines: ¿le echamos bolas a ese referendo? ¿A que empezamos a recoger firmas y 20 millones de venezolanos aprobamos esa Ley en tiempo récord? ¿Por qué esperar a que Chávez lo decrete? ¿No dizque el poder reside ahora en el pueblo?

***

En ocasiones anteriores hemos hablado en este espacio de un monigote de apellido Délamo (o D’ Lamo, no sé cómo se escribe ni se pronuncia ese apellido de mierda, pero en todo caso se trata de un carajo que lame y obliga a otros a lamer), quien es dueño del negocio más lucrativo de este país después del de vendedor de caña: el bicho es jefe o presidente de una cámara de la educación privada. Difícilmente hay estafador más eficaz que este loco, como no sea el orquestólogo “maestro” Abreu: Délamo ha convencido a sus víctimas, a la pobre gente rica que tiene a sus chamos estudiando en planteles privados, de que es muy importante subir y subir hasta el infinito las tarifas de los colegios, porque el día que esos precios bajen o se mantengan la calidad de la educación va a bajar. Es tan arrecho este viejo oligofrénico en su argumentación, que muchos representantes han salido a manifestar contra el Ejecutivo porque éste ha anunciado que el Délamo y sus estafadores deberían cobrar menos.

Pues bien, en estos días, desde las catacumbas de la “medicina privada”, ha saltado al ruedo un saltimbanqui con similares aptitudes, aunque obvia y definitivamente más tímido que el que lame. Se trata de un Douglas León Natera (sonoro ese nombre, ¿ah?), presidente de la Federación Médica de Venezuela. El tipo salió a cuestionar el anuncio gubernamental de darle un parao a la grosería de los seudomédicos de las clínicas, pero de una forma más bien tibia: “Okey, regulen la vaina, pero de común acuerdo con nosotros”, ha dicho. Es decir, con los médicos-mercaderes; ni de vaina propuso ni propondrán él ni el Gobierno consultar a la gente del pueblo al respecto. Pero hubo en sus declaraciones una cosita sucia, un sedimento repulsivo del cual poca gente se ha percatado: el hombre protesta por la comparación que se ha venido haciendo entre “la medicina privada y la pública, cuando la verdad es que la salud es una sola”, tras lo cual podría decirse que en eso estamos de acuerdo con el tipo, pero entonces, ¿por qué si la salud es una sola hay que cobrar una tarifa en el hospital y otra en la clínica, coñoetumadre?

13 comentarios:

yabrina dijo...

DUQUE
CUANDO HABLAN DE QUE LA SOCIEDAD SE TIENE QUE ORGANIZAR PARA COMBATIR ASUNTOS TAN GRAVES COMO LA DELINCUENCIA, LA ESPECULACION, LOS MEDIOS Y PARE UD DE CONTAR ME ENTRA UNA ARRECHERA TAN GRANDE (Y NO ES QUE ESTE EN DESACUERDO CON ELLO) PORQUE YO ME DIGO Y ES QUE ACASO NO HAY UNOS HIJOS DE PUTAS A LOS CUALES ESTE PUEBLO ABUSADO HA PAGADO Y PAGA PARA QUE CUMPLAN ESTAS FUNCIONES DONDE ESTA EL FUNCIONARIO QUE DEBE CUMPLIR CON ESTE TRABAJO Y ENTONCES PARA QUE ESTAN ALLI PARA COBRAR UN SUELDO Y QUE LA SOCIEDAD ORGANIZADA LE HAGA EL TRABAJO NOJODA VALLAN A JODER UN PERRO(SIN ANIMOS DE OFENDER ) AHORA DIGO: SI ORGANICEMONOS LUCHEMOS CONTRA ESTOS MALES PERO TAMBIEN PARA JODER A ESOS COÑOS QUE LO QUE ENTORPECER LO QUE EL PUEBLO CON MUCHO SUDOR Y LAGRIMAS A TRATADO DE ESTABLECER SEÑORES EL PUEBLO LES VOLVERA A PASAR POR ENCIMA Y ES CIERTO TENEMOS QUE ESPERAR QUE CHAVEZ LO DIGA SALGA UN DECRETO NO MI HERMANO YA ESTA BUENO
ME PREGUNTO ALGO MAS SI LLEGARA EL DIA DE QUE LA MISION BOVES SE ACTIVE QUIEN LA APAGARA PORQUE NO QUEDARA RASTROS DE LA "INSTITUCIONALIDAD"

Hombre Lobo dijo...

En una sociedad normal, lo privado no es enemigo de lo público, sino su complemento. Ya que el Estado no puede cubrir las necesidades médicas de toda la población ni puede encargarse de la educación de todos sus ciudadanos (en este caso creo, además, que no debe), la idea de que aquellos que puedan pagarse esos servicios lo hagan no es perversa en sí misma.

Yo, por supuesto, no pienso que todo deba ser privado o que todo deba ser medido con criterios de ganancia y beneficio económico, pero sí creo que hay determinadas cosas en las que el Estado no debe inmiscuirse, y una de ellas es precisamente las iniciativas de carácter privado que, a fin de cuentas, son complemento del sector público y nada más, y por lo tanto, están sujetas a una ley de mercado. Si se vulnera esta ley, se supone que ya tenemos mecanismos que se encargan de corregir esto, sin necesidad de que el Estado sea quien tome el control total (que al final es lo que aspira el Estado venezolano).

Mi pregunta en todo caso sería: ¿tiene la culpa el sector privado (da igual que sea de salud o educación) de las deficiencias o carencias del sector público? ¿Son necesariamente enemigos? ¿Está obligado el sector privado a hacerse responsable absoluto de dichas carencias?

El problema es que, según yo lo veo, el Gobierno ha decidido que es más fácil expropiar y estatizar aquellas estructuras que NO creó, en vez de dedicarse a construir unas nuevas. Porque en un país con una renta como la del nuestro, es absurdo e inexplicable que la salud pública sea "inservible", como has escrito.

Por cierto, aqui donde vivo, si llegas de emergencia a una clínica privada, los médicos están obligados por ley a atenderte, independientemente de que tengas seguro o no, de que tengas plata o no, pero eso sí: después de que te curen tienes que ver como pagas. Aunque claro, supongo que como aqui las diferencias entre un hospital público y una clínica privada no son tan abismales como en Venezuela, la cosa no se convierte en una decisión de vida o muerte. Pero repito: si los hospitales públicos de Venezuela están hechos una mierda, ¿eso es culpa de quien?

JRD dijo...

Respóndate yo lo que te responda, las tribunas furibundas de Noticiero Digital ya tienen una respuesta a tu última pregunta: "Chávez". Eso tampoco tiene cura ni salvación. El pasado no existe: Chávez es el padre de todos los males.

JRD dijo...

Ya lo dijiste todo, Yabrina. Si este fracaso sangriento llamado Estado burgués ha asesinado tanta gente pobre y continúa sin funcionar después de largos siglos, ¿por qué insistir en "mejorarlo" o "perfeccionarlo", cuando lo que procede es liquidarlo?

RomRod dijo...

JRD el pasado si existe... lo que pasa es que poco a poco se está convirtiendo en pasado remoto y la cosa mejora pero como que muy lento para la paciencia de algunos. Saludos!

nbv dijo...

"El lamentable espectáculo de la aplaudidera artificial que se desata en los actos de inauguración de hospitales y clínicas revela el sustrato profundamente suicida de estas sociedades: el gentío que aplaude al cortarse o desatarse la cinta se ha acostumbrado a la idea de que algún día ha de enfermarse, y por lo tanto es un paciente o cliente potencial de uno de esos establecimientos."

Esta es la excusa más chimba que haya leído alguna vez para justificar el estado de deterioro y abandono en que se encuentra nuestro sistema de salud.

Para qué vamos a construir hospitales ¿verdad? si basta con la "mente positiva" para contrarrestar lo que sea.

Yo sé que no va a publicar este comentario, amigo, pero por lo menos me dí el gusto de amargarle el rato.

Saludos...

Anónimo dijo...

Si me permiten responderle al Hombre lobo; es absolutamente conocido, querido amigo que casi todos los conglomerados importantes de salud han sido establecidos por el estado a través de dos formas; el robo descarado de muchos que fueron directores de instituciones publicas de salud o a través de grandes estafas a través de los seguros corporativos de las instituciones del estado. Por otra parte Chávez no quiere estatizar la hermosa carnicería que son las clínicas privadas sino que exista un control en los precios de los procedimientos; seguramente hasta donde "tu vives" no llegan los cruentos y sangrientos cuentos de mala praxis de la medicina privada pero háblate fuera del asunto político con quince panas que vivan en este país y recibirás no menos de veinte cuentos que son para ponerse a pensar si prefiero a un malandro atracándome o a un médico privado diagnosticándome

JRD dijo...

nbv. Los comentarios que he decidido desechar, vegan de ti o de quien sea, son los que contienen insultos o interpelaciones contra mi persona. Este espacio es para debatir, no para que venga cualquier idiota a acusarme a mí de sus pesadillas, inconformidades sexuales, inseguridades atávicas y otros. Todo lo demás tiene cabida.

Leo Felipe Campos dijo...

Más pragmático y menos ideológico. Lo que digan o dejen de decir Douglas León Natera o Jorge Rodríguez me tiene sin cuidado: no los conozco y no creo que alguno de ellos tenga problemas para tratar sus hemorroides o amigdalitis donde les provoque.
Pero con la salud no se juega, compa. Estés donde estés.
Los hospitales son una mierda, casi nunca sus médicos. Las clínicas son más limpias, probablemente más seguras y muchísimo más costosas para el enfermo, lo que no quiere decir que sus médicos sean mejores. Las clínicas se convierten en una mierda cuando te cambian una fractura por un dolor de bolsillo o un letrero que dice "se reserva el derecho de admisión", no es ese el lugar, precisamente, para que los médicos laven sus culpas.
Lo realmente bueno es que esto no fuera tema de debate. Que inauguren más o menos hospitales y aplauda o no la gente, cuando yo llegue jodido porque no supe prevenir y me dio sirrosis, o porque me atropelló un mamaguevo cuando yo estaba distraído cruzando fuera del rayado, o porque se me atravesó una balita calibre 22, o porque me lancé a la piscina vacía; ese lugar al que vaya, privado o público, nuevo o viejo, me reciba y no empuje a la pobre de mi vieja a morirse primero que yo, porque no hay una maldita camilla donde acostarme o porque no me recibieron por pela bola.
Yo tengo como veinte años yendo a hospitales (también he ido a clínicas y a sanatorios y a ancianatos, mi familia es grande y el dinero va y viene); y siempre ha sido igual: deficiente. Casi una mierda. Lugares donde los que se salvan lo hacen por orgullo a no morirse en una pocilga.
Ni ahora ni antes, hay que ver si esa revolución alcanza a la salud; si hace de la excepción una regla. O como dice romrod, ver si es verdad que la cosa mejora. Aunque sea lento. Yo afortunadamente no he tenido que ir este último año para comprobarlo. Pero la última vez (2006) se veía muy parecida a la anterior (1999). Y a la primera también, por allá cuando mandaban los adecos y copeyanos.

Leo Felipe Campos dijo...

Mira, coñoemadre, ponme mi comentario, no seas rata. Los tres o cuatro que entramos en esta vaina queremos leerme. Un abrazo mi pana.

Lorenzo dijo...

Son ocho, que digo, nueve años de Chavez y la salud y educacion publicas, pagadas seguramente con el dinero que el Estado nos quita en impuestos, y con el dinero que saca del petroleo, que supuestamente era de todos, continua siendo la torta...

y el, chequera que camina por America Latina!

Ahora respondeme si eso es razon para caerle encima a las clinicas y colegios privados, que las del Estado sean una reverendisima ******.

Y preventivamente podemos sanar de una bala de esas que vuelan por Caracas o de un accidente de transito?

JRD dijo...

Leo. Complacido, ya te leímos. cada vez te acercas más a Egoernesto. Ánimo, ya casi lo alcanzas.

Lorenzo. Ni el Gobierno de Chávez ni ningún otro puede componer en ocho ni en cincuenta años lo que nació torcido. Un Estado que privilegia a las élites debe ser liquidado urgentemente si queremos hacer una revolución. Así haya que contrariar la opinión de quienes desean desesperadamente que el Estado funcione: "Yo pago mis impuestos, entonces dénme salud, educación y una policía que meta presos a los pobres que incomodan a los ricos".

pd: Esa "chequera que camina por América Latina" antes caminaba sólo por las arcas de las grandes potencias. ¿Dónde estarían los hipercríticos del despilfarro de hoy cuando todos los recursos iban a parar al hemisferio norte y a la chequera de los meritócratas de Pdvsa?

Lorenzo dijo...

En Venezuela practicamente nadie, (exceptuando ese mismo Estado) tendria ningun problema si dejan de cobrar impuestos...

Tampoco tendriamos ningun problema con quedarnos los impuestos que antes regalaban los gobiernos de la Cuarta y ahora la Quinta en el exterior. Oye, incluso podriamos dejarles el petroleo para que hagan toda la pompa y circunstancia que deseen.

Seguramente esa plata puede agenciarnos una educacion, salud, seguros, pensiones y demas mil millones de veces mejores que la que dizque ofrece el Estado. Incluso, una mejor seguridad personal, dada la inoperancia o delincuencia abierta de la que provee el Estado.

Basta haber trabajado una sola vez para saber que una caja de ahorros o fondo privados (de contribucion obligatoria, si, lo admito) funcionan infinitamente mejor y mas rapido que el Seguro Social.

Y yo siempre he sido critico del despilfarro gubernamental, aun mas cuando se el gobierno ES el unico emisor de dinero de la nacion. Porque despues de varias rondas de despilfarro y demagogia me encuentro que los bolivares que tenia ayer valen menos que papel tuale y que para tapar su quiebra me quieren clavar mas impuestos. Vale!